Dani Carvajal, antes de caer lesionado ante el Valencia. / EP

Análisis

El Real Madrid busca explicaciones al azote de las lesiones

Los blancos acumulan 40 percances físicos en lo que va de curso, solo cuatro futbolistas han evitado la enfermería y Zidane tuerce el gesto al verse sin margen de maniobra

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Zinedine Zidane está preocupado y le sobran los motivos. A una semana de viajar a Bérgamo para medirse al Atalanta en la ida de octavos de final de la Liga de Campeones, el Real Madrid tiene a ocho futbolistas en el dique seco, lo que dificulta en grado sumo la preparación de un encuentro crucial para el devenir de los blancos. El último en ingresar en la enfermería fue Dani Carvajal, que recayó ante el Valencia de la lesión en el muslo derecho que ya le hizo perderse los siete partidos anteriores y sumó su cuarto contratiempo físico del curso, el tercero de carácter muscular. El lateral de Leganés tiene afectado además el tendón, por lo que estará unos dos meses alejado de los terrenos de juego.

A estas alturas de competición, el vigente campeón de Liga encadena 40 lesiones, 25 más de las que ha sufrido el Atlético y 15 más que el Barça. Una auténtica sangría que a la que no se ve fin y que compromete seriamente la capacidad competitiva de un equipo que sobrevive como puede y se aferra a las remotas opciones que tiene de pelear por el título de Liga tras encadenar tres triunfos consecutivos, los dos últimos manteniendo además su portería a cero, aunque frente a rivales venidos a menos.

Solo Lunin, Mendy, Casemiro y Vinicius se han librado de la escabechina que ha puesto contra las cuerdas al Real Madrid, que en las últimas semanas ha tenido dificultades para confeccionar un once de garantías y se ha visto obligado a poblar el banquillo de canteranos para hacer frente a las múltiples ausencias. Mención especial entre los supervivientes merece el mediocentro de contención, cuya última lesión se remonta a noviembre de 2018. Desde aquel esguince de tobillo por el que tuvo que perderse siete duelos, apenas contabiliza los quince días de baja que estuvo el pasado mes de noviembre por el coronavirus. Su resistencia es un seguro de vida para Zidane, puesto que es el único que no tiene recambio natural en la plantilla del Real Madrid.

A Carvajal, cuyo calvario comenzó en octubre con una lesión en el ligamento lateral interno de la rodilla derecha sufrido en un entrenamiento, se suman Sergio Ramos, Odriozola, Militao, Marcelo, Valverde, Rodrygo y Hazard en la nómina de jugadores con los que no puede contar actualmente Zidane, que no encuentra explicación a la plaga que asola a su equipo. «Como entrenador no lo entiendo. Son muchas lesiones», apuntó tras el triunfo del Real Madrid frente al Valencia.

Posibles causas

La ausencia de una pretemporada al uso y el agotador ritmo en una temporada marcada por la pandemia están causando estragos en casi todos los conjuntos. Zidane, al igual que hicieran Ronald Koeman o Diego Pablo Simeone, por citar solo a los técnicos de los grandes, ya cargó contra la avalancha de compromisos sin el necesario descanso. « El calendario es demasiado. Yo pienso en la salud de los jugadores. No paran nunca. Hay muchos equipos que están viviendo lo mismo. Estoy preocupado», dijo en noviembre, cuando el Real Madrid visitó al Villarreal con un nutrido parte de bajas tras un parón de selecciones en el que cayó, sin ir más lejos, Sergio Ramos.

Pero esa concatenación de choques no explica por qué el Real Madrid es, de lejos, el más afectado por las lesiones de entre los equipos de Primera. De hecho, los blancos han disputado tres partidos menos que el Barça, vivo todavía en la Copa del Rey, cuando la escuadra de Zidane sucumbió en dieciseisavos, y solo dos más que el Atlético, cuya principal amenaza está siendo el coronavirus. De ahí que Zidane tuerza el gesto y busque otras razones a un mal que reduce su margen de maniobra con un plantel ya de por sí disminuido tras las salidas en el mercado invernal de Jovic y Odegaard. La preparación física, cierta precipitación en la vuelta de algunos jugadores o incluso causas psicológicas podrían estar detrás del azote que está sufriendo el Real Madrid.