reuters

Jornada 28

Una victoria de oro con un coste preocupante

Los blancos dejan prácticamente sentenciado el título de Liga derrotando al Mallorca en un choque que arroja las lesiones del bigoleador Benzema, de Rodrygo y de Mendy

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

El Real Madrid dio un golpe prácticamente definitivo a la Liga sumando un triunfo de oro a un coste preocupante. Un gol de Vinicius a pase de Benzema y un doblete del artillero lionés, que acumula ocho tantos en sus cinco últimas apariciones pero encendió la luz roja al echarse mano al gemelo, vencieron la resistencia de un Mallorca aguerrido pero débil en las áreas que terminó diluyéndose con el empuje del líder.

El equipo de Carlo Ancelotti, desatado tras cinco días de júbilo, sacó tres puntos decisivos del feudo balear, pero pagó una elevada factura en forma de lesiones. Benzema, con un problema muscular; Rodrygo, que sufrió un duro golpe en el escafoides del pie derecho en una disputa por un balón dividido con Raíllo, y Mendy, también tocado en el último tramo, dieron la voz de alarma a seis días de un clásico que los blancos afrontarán con diez puntos de renta sobre el Sevilla, aunque pendientes de la enfermería.

La resaca europea y la vecindad del litigio con el Barça convertían la relajación en una posible trampa para el líder que, consciente de ello, salió con intensidad. Un mano a mano de Benzema con Sergio Rico del que resultó victorioso el arquero descorchó el duelo frente a un Mallorca en el que Kubo percutía por la izquierda y Ángel secundaba a Muriqui en la delantera.

0 Mallorca

Sergio Rico, Maffeo, Valjent, Raíllo, Brian Oliván, Baba (Grenier, min. 87), Antonio Sánchez (Salva Sevilla, min. 68), Kubo (Kang-in Lee, min. 78), Dani Rodríguez (Amath, min. 78), Ángel (Abdón Prats, min. 68) y Muriqi.

3 Real Madrid

Courtois, Lucas Vázquez (Carvajal, min. 70), Nacho, Alaba, Mendy (Marcelo, min. 80), Casemiro (Camavinga, min. 60), Valverde (Modric, min. 60), Kroos, Rodrygo (Asensio, min. 70), Benzema y Vinicius.

  • Goles: 0-1: min. 55, Vinicius. 0-2: min. 77, Benzema, de penalti. 0-3: min. 82, Benzema.

  • Árbitro: Sánchez Martínez (Comité Murciano). Amonestó a Valverde, Vinicius, Ángel, Lucas Vázquez, Ancelotti, Raíllo y Maffeo.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la 28ª jornada de Liga, disputado en el Visit Mallorca Estadi ante 17.196 espectadores.

El kosovar desperdició una ocasión pintiparada tras un gran centro de Brian Oliván que le había dejado solo en el corazón del área, aunque fue Maffeo quien más cerca estuvo de anotar antes del descanso disparando contra el palo tras recoger una bola que Nacho le había rebañado a Ángel.

La suplencia de Modric restó pausa a los visitantes y contribuyó a generar un pleito de ida y vuelta en el que el Real Madrid asumió quedar bastante expuesto ante un Mallorca valiente, aunque con más tensión y rifirrafes que ocasiones de peligro en una primera parte entretenida, si bien algo discontinua por esas recurrentes faltas que tan baratas se cobran a veces los trencillas en la Liga, mientras son permisivos en el apartado disciplinario en entradas feas como la de Maffeo sobre Vinicius que sí entrañan riesgo para los protagonistas del espectáculo.

Vinicius aclara el horizonte

Tras el paso por la caseta, Ancelotti ordenó subir líneas a sus laterales, convertidos casi en extremos. La apuesta daba espacio a Kubo para ser más profundo, pero despejó el horizonte del Real Madrid, que se adelantó pronto. Encimó Valverde a Baba, que se fue al suelo y perdió la bola ante Benzema para que el francés sirviese a Vinicius y el brasileño batiese a Sergio Rico por debajo de las piernas.

Minimizó riesgos Ancelotti retirando a un amonestado Valverde y a Casemiro, que había coqueteado en dos ocasiones con una amarilla que le habría privado de disputar el clásico del domingo. Talento y energía para el último tercio del encuentro con la entrada de Modric y Camavinga, a los que luego se unirían Carvajal y Asensio por Lucas Vázquez y Rodrygo, que salió en camilla. Acudió Luis García Plaza a la experiencia de Salva Sevilla y el oficio de Abdón Prats en busca de un gol que frenase la caída del Mallorca.

Se desordenó el choque con los cambios y ahí expiraron las opciones del Mallorca. Benzema, engañando desde los once metros a Sergio Rico para convertir un penalti sobre Vinicius, puso otra piedra en el camino hacia un triunfo que abrochó anotando, de cabeza tras centro de Marcelo, su vigesimosegundo gol en la Liga para dejar casi sentenciado el título a las puertas de un clásico en el que peligra su concurso.