Jornada 6

Asensio abandera el festival del líder

El balear firma un partido redondo ante el Mallorca, triplete incluido, para mantener al Real Madrid en la cima de la tabla

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Marco Asensio se reconcilió con el Santiago Bernabéu. Ante el Mallorca, el equipo que le pulió desde que era un chaval, el '11' del Real Madrid firmó un partido redondo, triplete incluido, que sirvió para que su escuadra recuperase la condición de líder que había perdido de modo provisional el día anterior frente al Atlético. Después de jornadas convulsas en las que desde su entorno se dejó caer el descontento del futbolista por la falta de minutos en las últimas citas, el internacional español se reivindicó con una actuación digna, por fin, de su extraordinario talento. Atrevido como en sus mejores tiempos, sin atisbo del apocamiento que venía agarrotándole en los más recientes, abanderó a un bloque que ha encontrado en la juventud un divino tesoro. Lo suyo fue un festín de lozanía.

Como adelantó en la previa, Ancelotti agitó el once. Los principales beneficiados fueron Miguel Gutiérrez, cada vez más asentado en el primer equipo, Camavinga, Asensio y Rodrygo. El viento sopla a favor del francés. El balear y el paulista aún tienen que romper el cascarón, pero ante el Mallorca se sacudieron complejos, sobre todo el primero.

Enfrente, Luis García Plaza también apostó por la savia nueva juntando a Kubo y Kang-In Lee, las dos grandes promesas asiáticas de la Liga. Era el quinto enfrentamiento del nipón con el Real Madrid, club que posee sus derechos y escruta con lupa su evolución, pero por primera vez pisaba el Bernabéu, donde sueña con triunfar un día.

6 Real Madrid

Courtois, Nacho (Santos, min. 79), Militao, Alaba, Miguel Gutiérrez, Camavinga (Blanco, min. 60), Valverde, Asensio (Isco, min. 72), Rodrygo (Lucas Vázquez, min. 72), Benzema (Jovic, min. 79) y Vinicius.

1 Mallorca

Reina, Sastre, Valjent, Oliván, Gayà (Antonio Sánchez, min. 59), Battaglia, Febas (Jaume Costa, min. 59), Kubo (Baba, min. 46), Kang-In Lee, Lago Junior (Mboula, min. 75) y Hoppe (Abdon Prats, min. 59).

  • Goles: 1-0: min. 2, Benzema. 2-0: min. 23, Asensio. 2-1: min. 24, Kang-In Lee. 3-1: min. 28, Asensio. 4-1: min. 54, Asensio. 5-1: min. 78, Benzema. 6-1: min. 84, Isco.

  • Árbitro: Alberola Rojas (Comité Castellano-Manchego). Amonestó a Camavinga, Baba y Nacho.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la sexta jornada de Liga, disputado en el Santiago Bernabéu ante unos 20.000 espectadores.

Ese sueño comenzó a forjarlo Benzema hace doce años. Hoy es el amo de la pradera y simplifica la vida de cuantos le acompañan. Atraviesa un momento extraordinario y contra el Mallorca sentó cátedra desde el inicio. Resbaló el debutante Gayà donde cada tembleque amarga la existencia, robó el '9' y cruzó para superar a Reina.

El movimiento de piezas podía acarrear el riesgo de desorientar al grupo. Le sucedió a Zidane hace un par de años con idéntico adversario. Sufrió un rejonazo de los gordos. Pero el Real Madrid difuminó cualquier sospecha con un alarde de energía. Asensio intentó el gol olímpico. No lo logró de milagro. Poco le importaría.

Los bermellones cimentaron su retorno a Primera haciéndose fuertes atrás y con idéntico libreto comenzaron el curso, pero la pujanza juvenil del Real Madrid les pasó una tremenda factura. Un par de golpeos desviados de Kubo y un latigazo de Lago Junior que se marchó alto por un palmo fueron sus primeras réplicas tras minutos de muchísimo sufrimiento.

Ovación del Bernabéu

A los pupilos de Ancelotti les placía un partido de ida y vuelta porque tenían vigor de sobra. Así, a la carrera, doblaron la renta. Filtró Vinicius para Rodrygo, que dejó atrás con la fortuna de que el rebote en un zaguero visitante le cayó a Asensio, que comenzó su redención.

El Mallorca se repuso enseguida. Le bastó con sacar de centro para iniciar una acción frenética que culminó Kang-In Lee rebasando a Courtois con un golpeo ajustado al palo largo. Pero el Real Madrid no estaba de humor para rumiar errores y en un pestañeo volvió a poner tierra de por medio. Cedió Benzema a Asensio, que penetró en el área como una bala y ajustició de nuevo a Reina.

El Mallorca llegó al descanso resoplando. Le habían caído tres pero el daño pudo ser mayor. Porque Vinicius y Rodrygo atormentaba por las bandas y Asensio y Benzema hacían diabluras por el centro. El choque era un regalo para el espectador. Divertimento puro.

Del paso por vestuarios no regresó Kubo porque Luis García Plaza prefirió meter más músculo con la entrada de Baba. Pero el Madrid siguió sin cadenas. Rodrygo sacó de rueda a Battaglia y centró para que Benzema empalase. El gol no subió al marcador porque desde el VAR advirtieron a Alberola Rojas de una falta del ariete a Sastre. Fronteriza. Dio igual. Porque Rodrygo volvió a asociarse con Benzema, que frenó en seco, atisbó por el retrovisor a Asensio y entregó para que el protagonista de la noche rematase la faena antes de retirarse ovacionado por el respetable.

Todavía hubo más. Porque Benzema, tras un control circense con la espalda que siguió a un envío magistral de Alaba, hizo el quinto para elevar su cuenta a ocho goles y siete asistencias en lo que va de campaña. Una simetría casi perfecta. Y Vinicius convidó a Isco para cerrar la fiesta. Hasta Jovic quiso sumarse con un remate de tijera. No entró. Hubiese sido el no va más.