Memphis Depay selló el empate del Barça ante el Athletic. / EP

Análisis

Conexión 'Oranje'

Memphis Depay y Frenkie de Jong son las dos mejores noticias del inicio liguero del Barça

DANIEL PANERO MADRID

El Barça decepcionó este sábado en su visita a San Mamés. El conjunto de Ronald Koeman logró un empate a uno, y gracias, ante un Athletic que superó a los blaugranas con una mayor intensidad y una presión alta que el Barça se vio incapaz de sobrepasar a lo largo de todo el choque. En mitad de ese vendaval dos futbolistas neerlandeses dieron un paso al frente y demostraron que son la mejor noticia del equipo en el inicio de temporada. Memphis Depay y Frenkie De Jong son la conexión 'Oranje' del Barcelona.

«Se nota que no está Messi. Si le das un pase a Leo, normalmente no la pierde. Lo sabemos y no se puede cambiar», afirmó con semblante serio Ronald Koeman en rueda de prensa. El técnico neerlandés del Barça sigue inmerso en esa búsqueda de referentes capaces de echarse el equipo a la espalda después de la marcha de su máxima estrella.

Pese a que todavía está lejos de encontrar ese líder, Koeman sabe que puede contar con sus dos compatriotas: Frenkie De Jong y Memphis Depay. El primero de ellos inicia su tercera temporada en el club y lo hace con buenas sensaciones. Ante el Athletic sostuvo a los suyos en mitad de la avalancha con varias acciones defensivas de mérito y fue el encargado de lanzar el contragolpe que culminó su compañero en la 'Oranje'. «Ha sido muy importante. Rompe líneas y ha hecho un gran pase a Memphis. Tiene mucha rapidez con balón y ha hecho un gran partido», aseguró el técnico del Barça tras el choque.

El caso de Memphis es todavía más sorprendente. Tan solo ha disputado seis partidos entre la pretemporada y las dos primeras jornadas de Liga y ya puede presumir de acumular cuatro goles y dos asistencias, cifras de auténtico crack. Su irrupción en la punta de ataque, unida a la calidad que atesora y la necesidad de aferrarse a una estrella de la parroquia culé, le han valido para ser uno de los jugadores que más ilusiona en la era post-Messi.

Frente al Athletic, Memphis fue una vez más la gran amenaza. En un día gris de Antoine Griezmann y Martin Braithwaite, el ex del Olympique de Lyon fue un quebradero de cabeza para los de Marcelino. Cayó a banda, dribló a sus rivales, regaló pases para empujar a gol a sus compañeros y marcó el único tanto de su equipo tras un envío en largo que cazó con clase y definió como un nueve puro, sin pensar demasiado. «Tuvo su peligro en la segunda parte, pero sobre todo ha hecho un gran gol. No tenemos muchos jugadores para jugar arriba», aseguró Koeman, sabedor de que su compatriota ahora mismo es un futbolista clave para el ataque de su equipo.

Griezmann, el desaparecido

La explosión de Memphis se ha llevado por delante a Griezmann. Se esperaba mucho de él en su tercera temporada como blaugrana y el comienzo de curso no ha sido, de momento, del todo prometedor. Ante la Real Sociedad, fue Braithwaite el que decidió el encuentro con un doblete, mientras que contra el Athletic el que salvó los muebles fue Memphis.

El encuentro ante el Athletic tampoco dejó satisfecho al propio Griezmann. El francés habló tras el choque y reconoció que no había sido el mejor día del Barcelona. «Creo que no hemos hecho un gran partido», afirmó. El galo reconoció también que Koeman espera más de él. «Quiere que coja más protagonismo, pero para mí no va a cambiar nada, intento ayudar al equipo sea en defensa o en ataque. Donde me ponga, a trabajar», concluyó.