Jornada 2

Memphis es un puntazo

El neerlandés rescata un empate para el Barça en un partido en el que el Athletic perdonó innumerables ocasiones

DANIEL PANERO MADRID

El Barcelona no despejó en San Mamés la incertidumbre respecto a su rendimiento esta temporada. El equipo que dirige Ronald Koeman se vio superado durante muchos minutos por la intensidad del Athletic y solo cuando los de Marcelino acusaron el cansancio físico, lograron nivelar la balanza y empatar gracias al acierto de Memphis Depay.

Hay futbolistas que parecen hechos a la medida para un equipo. Ese es el caso de Memphis. El ex del Olympique de Lyon ha caído de pie en el Barcelona y lo ha demostrado ya en las diferentes versiones del equipo culé. Brilló ante la Juventus en el Joan Gamper, repitió en el debut liguero y lo hizo este sábado en la versión más gris de los de Koeman. Su acierto es un puntazo en un día en el que los culés se pudieron ir de vacío después de que Iñigo Martínez hiciera saltar todas las alarmas.

El partido comenzó con un continuo toma y daca. El Barcelona quiso un intercambio de golpes de inicio y el Athletic, fiel a su historia, aceptó la batalla. Los culés salieron al terreno de juego con la idea de combinar su fútbol tradicional de toque con alguna que otro balón en profundidad para que lo aprovecharan sus puntas. Así generaron muy pronto una ocasión clara después de que Memphis driblara a Iñigo Martínez y dejara el gol en bandeja a un Martin Braithwaite que no supo acertar con la portería de Agirrezabala.

El Athletic no rehusó el cuerpo a cuerpo y enseguida contestó con hasta tres ocasiones consecutivas. Iñaki Williams probó a Neto después de ganar a Eric García en velocidad, Sancet estrelló un balón contra el larguero después de un disparo a la media vuelta y Berenguer se quedó con la miel en los labios después de un centro lateral. El Barça no encontraba la manera de eludir la presión alta del Athletic y, para colmo de males, perdía por lesión en el minuto 29 a Gerard Piqué después de que el central se llevara un golpe en la cadera.

1 Athletic

Agirrezabala, Lekue, Vivian, Iñigo Martínez, Balenziaga, Berenguer (Morcillo, min. 82), Dani García (Zarraga, min. 82), Vencedor (Vesga, min. 66), Muniain (Nico Williams, min. 76), Iñaki Williams y Sancet (Raúl García, min. 66)

1 Barcelona

Neto, Dest (Emerson, min. 82), Eric, Piqué (Araujo, min. 29), Jordi Alba, Busquets, De Jong, Pedri (Sergi Roberto, min. 62), Braithwaite (Demir, min. 62), Griezmann y Memphis

  • GOLES: 1-0: min. 50, Iñigo Martínez. 1-1: min. 75, Memphis

  • ÁRBITRO: Martínez Munuera (Comité Valenciano). Amonestó a Iñigo Martínez y Jordi Alba, y expulsó a Eric García

  • INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la segunda jornada de Liga, disputado en el estadio San Mamés ante unos 10.000 espectadores

El Barça no podía frenar la sangría. Sancet se dejaba caer al centro del campo, un central le seguía y ese espacio era atacado una y otra vez por un Iñaki Williams que por entonces ya rumiaba el «no creo que explote como goleador» que dijo Marcelino en rueda de prensa en la previa del choque sobre él. El 9 del Athletic tuvo hasta tres ocasiones en los primeros cuarenta minutos, pero no pudo certificar la superioridad rojiblanca antes del descanso. Los leones habían perdonado pese a ser superiores.

La segunda parte comenzó con los mismos derroteros. El Athletic llenó el depósito de gasolina en el descanso y salió con la misma lectura tras la reanudación: máxima intensidad, presión adelantada y balones a la espalda de los centrales. Así llegó el primer aviso después de que Iñaki Williams le comiera la tostada a Eric García y Berenguer rematara. Araujo salvó el gol en la línea. A la segunda iba a ser la definitiva. Saque de esquina botado por Muniain y remate picado inapelable de Iñigo Martínez para aprovechar el bloqueo a su marca de Vivian y batir a Neto ante la pasividad de la zaga culé.

La pelota estaba ahora en el tejado de Koeman. El Barça había sido incapaz de superar la primera línea de presión del Athletic durante los primeros 60 minutos, incapaz también de hacer valer el peso combinativo de futbolistas como De Jong y Pedri y no conseguía asustar a Agirrezabala, meta del Athletic desde la primera mitad. La solución para el técnico neerlandés pasó por introducir a Sergi Roberto y Demir por Pedri y Braithwaite.

Los cambios de Koeman y el bajón físico del Athletic después de 70 minutos trepidantes provocaron un nuevo escenario más propicio para que el Barça ejerciera su fútbol y cambiara la inercia del encuentro. Los de Marcelino dieron un paso atrás y lo pagaron caro. De Jong lanzó una vaselina al travesaño y Memphis no iba a perdonar un envío en largo. Controló y definió con la zurda para igualar el encuentro. Empate y partido a 15 minutos.

Los últimos minutos fueron para los dos. El Barça se lanzó a por la victoria y el Athletic aprovechó la velocidad de los hermanos Williams para hacer temblar a la zaga culé. En una de esas Nico, el menor de los hermanos, ganó en carrera a Eric García y provocó la segunda cartulina amarilla, obligada para evitar que el punta encarara a Neto. El Barça acabó con uno menos y en su área ante un Athletic que por momentos desnudó al equipo de Koeman, pero que volvió a pagar cara su falta de gol.