Jornada 1

El Real Madrid salva el susto, pero se lleva un aviso

Los goles de Lucas Vázquez y Alaba en la segunda parte permiten la remontada del campeón frente a un Almería sin complejos en su regreso a la élite

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

El Real Madrid rozó un patinazo de envergadura en el primer partido de un campeonato que dominó con puño de hierro el pasado curso. El Almería, carente de cualquier tipo de complejos en su regreso a Primera siete años después, tuvo contra las cuerdas durante más de la mitad del partido al equipo de Carlo Ancelotti, cuyo desempeño con la alineación más disruptiva elaborada por el técnico de Reggiolo en muchos meses reforzó la tesis sobre la que Carletto pergeñó una campaña inolvidable: lo que funciona es mejor no tocarlo demasiado.

El tempranero gol de Ramazani, que retrató la falta de costuras de una zaga inédita y, por tanto, sin los automatismos necesarios, en el Real Madrid hizo soñar a la afición que reventó el Power Horse Stadium con ser testigo de una de esas campanadas que se recuerdan durante años. Pero en la segunda parte emergió el oficio del campeón, que remontó con dianas de Lucas Vázquez y Alaba para sumar el triunfo en una de esas plazas que conviene asegurar para marcar territorio desde el principio.

Tal y como había adelantado, Ancelotti refrescó el once del Real Madrid introduciendo cinco variantes respecto al que dispuso en la Supercopa de Europa, con mención especial para el estreno como titulares de los dos fichajes del curso: Rüdiger y Tchouaméni. Salvo la portería y la delantera, el italiano tocó todas las líneas y el efecto de ese movimiento de piezas se tradujo en un equipo desajustado, especialmente en defensa. Sacó rédito de ello enseguida el Almería, que festejó su regreso a Primera con un gol de Ramazani a pase de Eguaras. El belga aprovechó que Rüdiger se quedó enganchado para burlar el fuera de juego y batir a Courtois cruzando con la diestra.

1 Almería

Fernando, Chumi, Kaiky (Arnau, min. 81), Ely, Babic, Akieme, Samú, Eguaras (Portillo, min. 81), Robertone (Curro, min. 57), Ramazani (Lazo, min. 71) y Sadiq (Dyego Sousa, min. 71).

2 Real Madrid

Courtois, Lucas Vázquez, Rüdiger, Nacho, Mendy (Alaba, min. 74), Tchouaméni (Hazard, min. 58), Camavinga (Modric, min. 46), Kroos (Ceballos, min. 83), Valverde, Benzema y Vinicius (Casemiro, min. 83).

  • Goles: 0-1: min. 6, Ramazani. 1-1: min. 61, Lucas Vázquez. 1-2: min. 75, Alaba.

  • Árbitro: Martínez Munuera (Comité Valenciano). Amonestó a Camavinga, Sadiq, Curro y Arnau.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada de Liga, disputado en el Power Horse Stadium ante 15.283 espectadores.

El tanto del Almería, que venía a recompensar su energético comienzo de encuentro, elevó la presión sobre el vigente campeón de Liga y de Europa, que dispuso de una gran ocasión para nivelar el marcador casi a renglón seguido, pero Benzema perdonó donde no acostumbra. Atendiendo a la entidad del rival, Rubi orquestó una defensa de cinco que selló los espacios y logró anestesiar a un Real Madrid plano y de ritmo cachazudo en el que solo los culebreos de Vinicius y las conducciones de Valverde abrían grietas en el muro indálico.

El equipo de Ancelotti sitiaba el área del Almería, aunque sin desarbolar a una retaguardia muy compacta porque a los blancos les faltaba clarividencia en el pase y Benzema estaba extrañamente errático. Por si eso fuera poco, las pocas veces que el cuadro de Rubi se atrevía a estirarse, agujereaba con suficiencia un centro del campo en el que a Tchouaméni aún le falta experiencia para fungir como boya en solitario. En el Mónaco acostumbraba a jugar junto a otro mediocentro defensivo y por el momento carece de la cintura táctica de Casemiro.

Luz tras el apagón

El apagón visitante fue de tal calibre que a Ancelotti no le quedó más remedio que alistar a Modric tras el descanso para engrasar el ataque de un equipo romo. El Almería había envidado con un bloque de futbolistas sin experiencia en la élite, a excepción de Ely, pero se conducía con un aplomo extraordinario en el que sobresalía la figura de Fernando, el veterano guardameta que ha visto cumplido el sueño de jugar en Primera a sus 32 años y que tuvo un estreno casi impecable.

Las acometidas más nítidas del Real Madrid morían una y otra vez en los guantes del portero murciano, lo que llevó a Ancelotti a elevar la apuesta sacrificando a Tchouaméni para ubicar a Hazard en el tridente ofensivo, retrasando a Valverde al centro del campo y situando a Kroos como ancla.

Reconfigurada apenas la disposición de sus tropas, el Real Madrid encontró al fin alivio en un balón rechazado por Fernando tras un eslalon de Vinicius en el área que le cayó a Lucas Vázquez para que el gallego contuviese la sublevación del Almería. El gol fue mano de santo para el Real Madrid y supuso una losa muy pesada para el Almería, al que el derroche de energía le pasó factura. Acantonado en campo contrario, el equipo de Ancelotti multiplicaba sus llegadas, aunque fue a balón parado como logró voltear el marcador para sumar los tres puntos con un zapatazo ajustado al palo de Alaba, recién salido al campo, que evitó que el campeón comenzase la defensa del título con sonrojo.