Vinicius marca el primer gol del Real Madrid en el Celtic Park. / EP

Grupo F | Jornada 1

Dolor y gloria para el Real Madrid en el infierno verde

Los goles de Vinicius, Modric y Hazard resuelven un partido espinoso que deparó al campeón la preocupante lesión de Benzema

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Sometido por un Celtic rebosante de energía y arrojo en un primer tiempo de notable padecimiento visitante, el Real Madrid tiró de tablas, carácter, calidad, físico y pegada en una gran segunda parte para asaltar el Celtic Park y empezar con paso autoritario el nuevo desafío en su competición fetiche. Los goles de Vinicius, Modric y Hazard cuando las fuerzas del cuadro local declinaban sacaron a flote al catorce veces rey de Europa en una noche espinosa en el infierno verde de Glasgow que deparó al equipo de Carlo Ancelotti la preocupante lesión de Benzema y ofreció también un posible punto de inflexión para la resurrección del hasta ahora maltratado '7' belga. Dolor y gloria.

El hombre que pone el corazón del madridismo en vilo con un simple estornudo tuvo que retirarse cuando apenas se había alcanzado el tercio inicial del pleito por un problema en la rodilla derecha que vino a resquebrajar el hasta ahora idílico inicio de temporada del Real Madrid, que acumula seis triunfos consecutivos desde que regresó de París con la Decimoquinta, pero que tuvo que hacer gala de su capacidad de supervivencia en uno de los recintos más calientes del fútbol europeo para pasar de la agonía que supuso ver doliente a su máximo emblema al éxtasis por comprobar cómo todavía es posible la redención de quien llegó a Chamartín como figura para iniciar de inmediato una caída en picado que no parecía tener límites.

La bravísima salida al campo del Celtic metió enseguida el miedo en el cuerpo al Real Madrid, cuya tibia puesta en escena fue el reverso del ardor con el que la afición local catapultó a los Hoops en una media hora inicial de sufrimiento extremo para la tropa de Ancelotti.

0 Celtic

Hart, Juranovic, Carter-Vickers, Jenz, Taylor, O'Riley (Mooy, min. 72), McGregor, Hatate (Turnbull, min. 71), Abada (Maeda, min. 46), Jota (Haksabanovic, min. 83) y Giakoumakis (Furuhashi, min. 71).

3 Real Madrid

Courtois, Carvajal, Militao (Rüdiger, min. 46), Alaba, Mendy, Tchouaméni (Camavinga, min. 70), Modric (Asensio, min. 80), Kroos, Valverde, Benzema (Hazard, min. 30) y Vinicius (Rodrygo, min. 80).

  • Goles: 0-1: min. 56, Vinicius. 0-2: min. 60, Modric. 0-3: min. 77, Hazard.

  • Árbitro: Sandro Schärer (Suiza). Amonestó a Mendy y Maeda.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada del Grupo F de la Liga de Campeones, disputado en el Celtic Park ante unos 60.000 espectadores.

Abada tuvo el primero en sus botas tras un envío magistral de Jota, pero el israelí malogró una ocasión pintiparada rematando con enorme blandura. Poco después, McGregor estrellaba contra la madera un misil desde fuera del área y Militao desviaba 'in extremis' un golpeo de Hatate lleno de veneno.

Las desatenciones defensivas de sus pupilos desencajaron a Ancelotti, obligado a corregir sobre la marcha y forzado a recomponer su tridente ofensivo por la lesión de Benzema. El preparador transalpino sacó entonces del ostracismo a Hazard, que recompensó la apuesta de su míster con una actuación por fin digna de su talento.

Conexión letal

A la aguerrida presión del conjunto británico y sus ataques relámpago, finamente orquestados por O'Riley y McGregor, el Real Madrid replicó con la pausa en la distribución de Kroos y la efervescencia de Vinicius como principal argumento ofensivo. El brasileño, con buenos centinelas en la primera parte, encontró la forma de liberarse para desnivelar el choque después de que Valverde percutiese por la derecha y filtrase al segundo palo en una acción que recordó a la que decantó la final de París contra el Liverpool.

Hazard había tenido una participación secundaria en ese tanto que sacó del atolladero al Real Madrid al servir con el pecho el balón que Valverde aprovechó para lanzarse en estampida. Mucho más relevante fue su rol en la segunda diana de los visitantes, atrayendo con su conducción a dos zagueros y liberar a Modric, que tras recortar con delicadeza, definió con ese exterior cuyo virtuosismo no conoce límites.

Protagonista al fin en un duelo europeo con la elástica del Real Madrid, el ex del Chelsea redondeó la faena empujando un pase de la muerte de Carvajal después de que Kroos desarbolase a la retaguardia del Celtic con un envío milimétrico a la espalda de los defensores. Todavía hay tiempo para que brote la hierba en el jardín del Eden.