Eurocopa 2020/2021

La UEFA rechaza que el Allianz Arena se ilumine con los colores arcoiris

Cede a las presiones del Gobierno magiar y rechaza la petición de iluminar el Allianz Arena con la bandera arcoíris en el partido contra Alemania

JUANMA MALLO

La UEFA recibió ayer duras críticas y provocó una corriente de indignación en toda Europa por su negativa a que el Allianz Arena se ilumine esta noche con los colores de la bandera arcoíris, durante el Alemania-Hungría (21 horas), en señal de apoyo a la comunidad LGTBI magiar, golpeada por una ley de su Gobierno que prohíbe hablar de homosexualidad o de identidad sexual en los programas escolares. Distintos organismos, deportistas, equipos de fútbol... Desde todos los ámbitos se reprochó esta estrategia del órgano que rige este deporte en el Viejo Continente, que argumentó su rechazo en que se trata de «una organización no política y religiosamente neutra» y que no puede aceptar esta demanda por su «contexto político».

El mundo del balón y otras instancias clamaron contra la decisión de la UEFA, que no permite que se ilumine esta noche el Allianz Arena, pero que sí propuso varias fechas alternativas. «El 28 de junio, el Día de la Liberación de Christopher Street, o entre el 3 y el 9 de julio, que es la semana del Christopher Street Day en Múnich», indicó en un comunicado en el que reitera su compromiso con «con la diversidad y la inclusión».

Sin embargo, esta estrategia no contentó a nadie más que al ministro húngaro de Asuntos Exteriores. «Gracias a Dios, los dirigentes del fútbol europeo han dado prueba de sentido común (...) no participando en lo que habría sido una provocación a Hungría», reaccionó Peter Szijjarto. El país magiar, en este sentido, es el único que permite el 100% del aforo en esta Eurocopa y se presentó voluntario por si la UEFA decidía trasladar la fase final de Londres por las cuarentenas.

Este 'Rainbow-gate' (caso arcoíris) arrancó con la petición realizada por el Ayuntamiento de Múnich, indignado tras conocer la decisión. «Encuentro vergonzoso que la UEFA nos prohíba, aquí en Múnich, enviar una señal por el cosmopolitismo, la tolerancia, el respeto y la solidaridad con las personas de la comunidad LGTBI», denunció Dieter Reiter. Como respuesta, el regidor anunció que se adornarán varios edificios emblemáticos de la ciudad con los colores arcoíris.

El Bayern, propietario del estadio, también lamentó el paso de la UEFA: «Nos habría gustado que el Allianz Arena hubiera podido brillar el miércoles con los colores arcoíris», declaró el presidente del club, Herbert Hainer. «La apertura al mundo y la tolerancia son valores fundamentales». Y no fue el único equipo alemán que reaccionó con tremendo enfado. Varios estadios de la Bundesliga se iluminarán con los mismos colores por la noche: los del Fráncfort, Colonia, Wolfsburgo, Augsburgo y el olímpico de Berlín. El Barcelona publicó, en las redes sociales, su escudo sobre un fondo arcoíris.

Clamor internacional

También las críticas nacieron fuera de Alemania. «Hubiera sido un milagro que la UEFA» lo hubiera autorizado, declaró Luca Dudits, portavoz de la ONG 'Hatter', defensora de los derechos LGTBI en Hungría. También se expresaron futbolistas y políticos. Por ejemplo, Antoine Griezmann tuiteó una fotografía del Allianz Arena iluminado con los colores arcoíris.

En España, el presidente del Consejo Superior de Deportes, José Manuel Franco, expresó su adhesión a la causa en las redes: «Hemos desplegado la bandera arcoíris en la sede del CSD como muestra de apoyo a la diversidad y plena inclusión del colectivo LGTBI en el ámbito deportivo. Cabemos todos y todas», subrayó. Y se refirió a Manuel Neuer, el portero de Alemania y del Bayern, que ha estado en el punto de mira de la UEFA.

El capitán teutón portó un brazalete arcoíris y el órgano continental abrió una investigación para analizar si esa acción podía ser sancionada. No lo hizo, y Neuer portará esta noche esa prenda en un partido que se prevé caliente ya que está prevista la presencia de aficionados húngaros en las gradas.