Harry Kane y Luka Modric.

Eurocopa 2020/2021 La revancha de Kane y Modric

Los capitanes de Inglaterra y Croacia se enfrentaron en las semifinales del pasado Mundial, coincidieron en los Spurs y se rebelaron ante las críticas

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Madrid

Capitanes, líderes y excompañeros en el Tottenham, Harry Kane y Luka Modric focalizan el duelo con sabor a revancha que este domingo enfrenta a Inglaterra y Croacia en primera sesión de tarde de esta extraña Eurocopa. Enorme duelo en Wembley que rememora la semifinal del pasado Mundial de Rusia, cuando los balcánicos se impusieron en la prórroga por 2-1.

Un cuarto de siglo después de organizar su Eurocopa y de la frustración que supuso caer en las semifinales ante Alemania por penaltis, los ingleses aspiran a desquitarse y conquistar por vez primera un torneo continental que vuelven a jugar en casa casi en su totalidad. Si terminan líderes del grupo D, los 'Three Lions' disputarían en Wembley todos sus partidos hasta una hipotética final. El mismo escenario, aunque de nueva construcción, en el que conquistaron el Mundial de 1966, su único gran título internacional.

El seleccionador Gareth Southgate debe elegir entre un elenco de jugadores con tanto vuelo como Rashford, Sterling, Jadon Sancho o Phil Foden, pero asume que Kane es indiscutible, el más letal de todos los delanteros ingleses. Autor de 34 goles y 13 asistencias en 54 apariciones internacionales, su pegada tranquiliza a la 'British Army'. Apelan los ingleses a su capitán para ahuyentar fantasmas como el del sonoro fracaso de Francia 2016, con derrota en octavos ante la modestia Islandia, o no haber ganado jamás en un estreno de la Eurocopa.

A Kane puede afectarle el hecho de no saber dónde jugará la próxima temporada. Quizá influenciado por José Mourinho, que antes de ser despedido en los Spurs le aconsejó un cambio de aires para seguir progresando, el bueno de Harry quiere volar más alto. Lleva años sonando para el Real Madrid. Enfrente, Luka Modric, quien como los buenos caldos mejora con los años. Va envejeciendo, camino de los 36 años, pero acaba de renovar un curso más con el Real Madrid y es el metrónomo de Croacia.

Alineaciones probables

  • Inglaterra. Pickford; Walker, Stones, Mings, Chilwell; Phillips, Rice, Sterling, Mount, Foden; Kane

  • Croacia. Livaković; Vrsaljko, Vida, Ćaleta-Car, Barišić; Brozović, Kovačić, Modrić; Rebić, Perišić; Petković

  • Hora y lugar. 15.00 horas. Estadio de Wembley (Londres).

La presión del pequeño Luka

La 'Vatreni' de Zlatko Dalic tiene la presión añadida de ser la subcampeona universal, pero a Modric no le asusta semejante responsabilidad. La última vez que Croacia jugó un torneo internacional, Modric ganó el Balón de Oro y rompió la hegemonía que mantenían desde 2007 Messi y Cristiano Ronaldo. Conquistó tanto la Liga de Campeones como el Mundial de Clubes con el Real Madrid en 2018, pero fue su papel de protagonista en el Mundial de Rusia, por el que fue nombrado jugador del torneo, lo que le encumbró. No será esta Eurocopa el canto del cisne para el incombustible Luka. En el Madrid, ha jugado esta Liga más minutos (2.743) que cualquier otro jugador de campo excepto Karim Benzema y Casemiro, y ha registrado su mejor marca con cinco tantos.

Hoy suena a broma, pero hubo un tiempo en el que ambas figuras conocieron la frustración. Kane estuvo cerca de dejar el balón ya de niño, cuando a los nueve años fue descartado por el Arsenal. Bastante más tarde, cuando el Tottenham lo cedió por cuarto año consecutivo, se cuestionó muy en serio su profesión. Había pasado por Leyton Orient, Milwall, Norwich y Leicester, solo había anotado 14 goles en tres temporadas, tenía 21 años y no se sentía valorado. Modric llegó a ser considerado el peor fichaje que el Real Madrid pudo realizar. Así, como suena. En diciembre de 2012, 'Marca' publicó una votación en la que solo el 32% de los hinchas consultados apoyaba su fichaje por 30 millones.

Ambos se levantaron, soportaron las críticas y crecieron a base de palos. Quizá hubo un germen de su rebeldia. Se inoculó en noviembre 2011, la única vez que jugaron juntos. El croata ya tenía 26 años y el inglés 18. El Tottenham afrontaba la penúltima jornada da la fase de grupos en la Liga Europa y necesitaba derrotar al Paok de Salónica para depender de sí mismo. Los griegos vencían 1-0 ya en el primer cuarto de hora y los Spurs deambulaban. Pasada la media hora, Modric lanzó un córner, el portero salió mal y el balón llegó rebotado a los pies de Kane, que remató a placer pero vio cómo un defensa cortaba con la mano. Penalti transformado por Modric e ilusión recobrada. Pero el triunfo nunca llegó y Kane acabó sustituido. Modric jugaría la última campaña en Londres y pasaría a sufrir las críticas madridistas. Solo una campaña después, Modric era campeón de la Copa del Rey y la Champions con el Real Madrid. A los 21 años, Harry Kane se convertía en el '9' titular del Tottenham y sellaba 21 goles en 34 partidos. «El fracaso es lo que más me ha hecho mejorar», confesó el inglés.