Una gris Inglaterra no pasa del empate en el derbi británico

Inglaterra - Escocia | Eurocopa 2020-2021 Grupo D Jornada 2 Una gris Inglaterra no pasa del empate en el derbi británico

Escocia reacciona a su mal debut y anula con Tierney, Gilmour y O'Donnell a los tres leones, hoy sin colmillo

BEÑAT ARNAIZ

Inglaterra y Escocia han empatado a cero esta noche en Wembley en un derbi británico en el que los escoceses han sido mejores y han anulado por completo al rival. Tierney, Gilmour y O'Donnell han igualado el potencial de los tres leones, que hoy no han mostrado en ningún momento el colmillo.

Ante el mal primer partido que hizo Escocia en la primera jornada ante la República Checa, Steve Clarke ha introducido cuatro cambios en su once titular. Los más destacados han sido los de Tierney para formar la defensa de tres junto a McTominay y Hanley y la entrada de Che Adams en la delantera tras la suplencia del lunes.

0 Inglaterra

Pickford, Shaw, Mings, Stones, James, Philips, Rice, Sterling, Mount, Foden (Grealish, min. 63), Kane (Rashford, min. 74).

0 Escocia

Marshall, McTominay, Hanley, Tierney, Gilmour (Armstrong, min. 76), O'Donnell, McGinn,McGregor, Robertson, Dykes, Adams (Nisbet, min. 85).

  • Árbitro: Mateu Lahoz (español). Amonestó aos visitantes McGinn (min. 16) y O'Donnell (min. 87).

  • Incidencias: partido de la segunda jornada del grupo D disputado en el estadio de Wembley de Londres, Reino Unido.

El del Southampton ha servido de referencia y su participación se ha notado en el juego de los escoceses. Con un referente han podido combinar con mayor esperanza de llegar arriba y así ha llegado su primera oportunidad de la primera parte, con el 10 disparando dentro del área y la defensa inglesa bloqueando el tiro.

Southgate, por su parte, tan solo ha tocado a los dos laterales. Ha metido a James por Walker y a Shaw por Trippier y los favoritos del grupo D han iniciado el encuentro con el once más joven de la historia de la selección en un gran torneo: 25 años y 31 días, con Mings como el más veterano.

A la inversa de lo que se podía pensar, si Escocia ha tenido esa ocasión fruto de la combinación en el cuarto minuto, Inglaterra ha asomado sobre la portería defendida por Marshall en jugadas aisladas. Primero, a través de un córner en el que Stones se ha aprovechado de una sucesión de bloqueos y movimientos para terminar liberado en el área pequeña y mandar el cabezazo al poste. Después ha sido Sterling el que ha robado el balón a McTominay en fase de construcción, pero el del Manchester City no ha podido conectar con Foden.

Gran parada de Pickford

La gran oportunidad de la primera parte ha llegado al alcanzar la primera media hora de juego. Tierney, al que se le ha visto frecuentemente en posiciones de arriba partiendo desde la posición de central izquierdo en defensa de tres, ha llegado hasta línea de fondo para recortar y servir un gran centro que O'Donnell ha rematado de volea. E l disparo iba a gol y Jordan Pickford se ha tenido que emplear a fondo y con acierto para despejar el peligroso balón. La intervención tenía su dificultad por lo rápido que estaba el césped y lo mordido que se ha ido acercando el esférico a la portería, pero el guardameta del Everton, con una sola mano, ha cumplido para evitar el 0-1.

Escocia ha terminado con muy buenas sensaciones la primera parte. Gilmour, que debutaba hoy con la selección absoluta, ha tenido un rendimiento excelente. Omnipresente a sus 20 años, no ha fallado ningún pase en los primeros 45 minutos (20 de 20) y ha capitaneado a un equipo que ha mostrado seguridad a la hora de ir hacia arriba.

Inglaterra, gris y sin sobreponer su calidad técnica, por fin ha mostrado su deseo de marcar en la reanudación. Ha empezado a asediar el área de sus vecinos del norte con velocidad en la circulación de balón, pero sin acierto y peligro en los metros finales. El partido se ha ido abriendo poco a poco y ha sido otra vez Escocia la que ha tenido las ocasiones más claras. En una segunda jugada tras un córner James, bajo palos, ha sacado un disparo de Dykes ha estado a punto de marcar en el 62.

Ha sido prácticamente la última oportunidad del enfrentamiento. Escocia, sólida en defensa, no ha dejado ni un metro de más a los atacantes ingleses e incluso ha salido con más claridad hacia la portería rival.

Inglaterra, con cuatro puntos y sin tener cerrada su clasificación, se enfrentará el martes a la República Checa, empatada también con cuatro, en la lucha por el primer puesto. Escocia se medirá a Croacia con el objetivo de ganar y tratar de clasificarse a la siguiente fase en su regreso a una Eurocopa.

Inglaterra y Escocia han mantenido siempre una relación ambigua y tensa. Una territorialidad siempre discutida. Épocas de paz y momentos cruentos de guerra. Por supuesto, el fútbol no es ajeno a esta habitual tensión. Los partidos entre ambos exceden el aspecto deportivo. Rivalidad que se alarga desde hace casi 150 años. Porque un Inglaterra-Escocia es el partido más antiguo de la historia. Ocurrió un 1872, en Partick. Acabó con empate a cero. Desde ese momento se han visto las caras en 114 partidos y, sorprendentemente, la igualdad es máxima: 48 victorias inglesas por 41 escocesas, con 25 empates. Durante un siglo (de 1884 a 1984), Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda -luego Irlanda del Norte- han disputado el British Home Championship. La primera victoria escocesa sobre los ingleses en esta competición se produjo en 1928. Hoy se ven las caras en Wembley en una Eurocopa, torneo en el que los hombres de Steve Clarke no aparecían desde hacía 25 años. Lo consiguió para esta ocasión tras superar a Serbia en el play-off.

Los choques entre ambos no han acabado sobre el césped. Por este motivo, las autoridades han pedido a los aficionados escoceses sin entrada que no viajen a la capital inglesa. No quieren incidentes. Incluso los pub van a limitar el acceso de personas. Hay quien alarma, además, de una propagación del coronavirus. Sobre el césped también ha ocurrido de todo, como una invasión de campo en la victoria de Escocia en 1978, con aquellas icónicas imágenes con aficionados colgados del larguero de las porterías. También pasó algo similar en la Eurocopa del 96. Hechos que se quieren evitar hoy en Wembley, estadio que ha visto 33 duelos entre estos equipos, casi el doble que frente a cualquier otro rival. Ninguno de los choques anteriores acabó sin goles. Los últimos duelos entre ambos fue en las eliminatorias previas al Mundial 2018, con victoria inglesa en su campo (3-0) y empate en Hampden Park (2-2).

El fútbol escocés pareció anclarse en el siglo pasado. Pero esto ha quedado atrás. Steve Clark ha formado un grupo granítico con tres anclas como son Robertson, McTominay y Adams, futbolistas trascendentes en sus clubes. Pero la derrota en el primer partido frente a la República Checa convierte el partido en determinante. Necesita una victoria para seguir con vida. En el debut en el torneo se vieron las características que siempre les ha acompañado. Salieron al campo con el cuchillo entre los dientes y con su fútbol vertical de toda la vida, que tanto gusta a los aficionados. Por cierto, en la convocatoria resalta la presencia de Billy Gilmour, un joven futbolista que todavía no ha debutado en la selección. Juega en el Chelsea. Tuchel lo ha recuperado para los últimos choques tras una temporada de baja por lesión.

Algo más tranquilo se presenta Inglaterra tras el triunfo por la mínima ante Croacia. Southgate combina veteranía con insultante juventud. De Harry Kane o Raheem Sterling a Phil Foden o Mason Mount. Además, cuenta con el futbolista más joven en debutar en una Eurocopa. Se trata de Jude Bellingham, al que el técnico español Pep Clotet dio la alternativa con 16 años en el Birmingham City. Con esa edad disputó 44 partidos en una temporada. «Es un futbolista que va a marcar una época en Inglaterra», indicó Clotet en Marca. En el choque ante Croacia disputó los últimos nueve minutos de partido tras sustituir a Harry Kane. El técnico ha reforzado la defensa, siempre el talón de Aquiles de esta selección, para dejar la fantasía al ataque.