Jordi Alba celebra eufórico la victoria en la tanda de penaltis ganada contra Suiza.

Eurocopa 2020/2021

Un equipo castigado físicamente

La columna vertebral de España soporta muchas horas de fútbol, con cinco futbolistas por encima de los 4.000 minutos y otros tantos superando los 3.200

ROBERT BASIC

Dice Luis Enrique que el cansancio físico está relacionado con el estado emocional. Si uno va feliz por la vida -léase por los campos de fútbol-, los kilómetros se relativizan y los músculos soportan mejor la exigencia de la Eurocopa. «Si de cabeza vas bien y estás convencido, resulta que vuelas», dijo el asturiano en su comparecencia previa al choque frente a Suiza, en el que la selección jugó otra prórroga y pese a las palabras de su entrenador dio síntomas de agotamiento. El estallido de alegría fue monumental con el paso a las semifinales, sudadas en dos horas largas de fútbol y barnizadas con la memorable actuación de Unai Simón. Pero en la burbuja de la felicidad de la La Roja también hay sitio para la fatiga, que cala poco a poco en un bloque que ha disputado cinco encuentros en 18 días. En estos momentos hay cinco jugadores por encima de los 4.000 minutos y otros tantos que superan los 3.200, casi todos ellos titulares indiscutibles con el técnico gijonés. Y el martes espera Italia, despojada de su histórico manto ultradefensivo y convertida en un conjunto que despliega un juego alegre y efectivo.

El seleccionador nacional ha conformado un bloque fácilmente identificable en el que hay piezas inamovibles. Unai Simón y Aymeric Laporte han jugado todos los minutos de esta Eurocopa (510), y Pedri solo se ha perdido uno porque fue sustituido en la recta final del duelo ante los suizos (509). En este club de los indiscutibles entran también Jordi Alba (433), Koke (411), Morata (393) y Busquets (292) -se perdió los dos primeros choques por el coronavirus-, entre otros, sin olvidar los ya muy empleados Pau Torres (361), Azpilicueta (317) y Ferran (305). Pero estos registros son solo la punta del iceberg, que debajo de la superficie contabiliza los correspondientes recorridos en los respectivos torneos domésticos e internacionales.

Pedri es el jugador de España que acumula más partidos: 57. Le siguen de cerca Jordi Alba (54), Busquets (53), Koke (50), Gerard (50) y Dani Olmo (50). El lateral del Barcelona y autor del disparo que dio el primer gol a La Roja ante Suiza tras rebotar en Zakaria es el hombre con más minutos en el equipo, 4.629, seguido por Unai Simón (4.440), Pau Torres (4.336), Koke (4.099) y el propio Pedri (4.035). Ellos cinco están por encima de la barrera de los 4.000, aunque hay otros tantos que se estiran por encima de los 3.200: Azpilicueta (3.935), Gerard (3.817), Busquets (3.810), Olmo (3.525) y Morata (3.216). Son cifras importantes que van aumentando con el transcurso de las semanas y suponen una nada desdeñable acumulación de esfuerzo y horas de juego.

De acuerdo con los datos que maneja el cuerpo técnico de la selección, la respuesta física de los futbolistas es buena a pesar del cansancio y los golpes que arrastran los más habituales. «Si vieran los números de los GPS... Son impresionantes. Hay sesiones de entrenamiento en las que los jugadores repiten esos datos. Físicamente estamos a tope», afirmó el jueves Luis Enrique, consciente de la alta exigencia del torneo y al mismo tiempo confiado en que sus hombres sean capaces de soportar el resto de la Eurocopa. No será sencillo porque la fatiga se dejó notar ante Suiza, la falta de frescura, que se tradujo en hasta seis cambios y señales de agotamiento. Y si en el horizonte aparece Italia, que cuenta todos sus partidos por victorias y tiene una plantilla de campanillas, estar enteros será fundamental para pelear por la final.

Cargas italianas

Los italianos también llevan kilómetros en las piernas. Hay cuatro jugadores con mucho protagonismo en la Eurocopa que están por encima de los 4.000 minutos -Donnarumma, Di Lorenzo, Barella e Insigne- y otros seis que se han ido por encima de los 3.100 -Spinazzola, Acerbi, Bonucci, Jorginho, Chiesa e Immobile-. Todos llegan con la mochila cargada de horas de fútbol, aunque se trata de un equipo físicamente poderoso. Las diferencias no son grandes, pero todo cuenta en la fase final de un torneo en el que cada carrera supone aproximarse al límite. Y si no que se lo digan al mejor lateral izquierdo de esta Euro, Leonardo Spinazzola, quien se rompió el tendón de Aquiles en un sprint contra Bélgica. Una baja notable para la 'Azzurra', que tirará de Emerson -solo ha consumido 101 minutos en el torneo- ante La Roja.

Habrá que ver cómo recuperan ambas selecciones antes de verse las caras el martes en Wembley. España viene de jugar dos partidos seguidos con prórroga (Croacia y Suiza), mientras que Italia tuvo que ir al tiempo extra ante Austria. Solo disponen de tres días -en realidad menos si se descuentan los viajes- para descansar y preparar la semifinal. Se avecina un clásico continental entre dos equipos cansados y felices por su trayectoria en la Eurocopa. «Si de cabeza vas bien, resulta que vuelas», recuerda Luis Enrique. La cuestión es saber quién de los dos lo hará más alto esta vez.