Borrar
Directo Shaqiri iguala el partido y rubrica la reacción suiza
Messi saluda a la afición del PSG. reuters / atlas
Ligue 1

Messi, la joya de la corona en el faraónico PSG

El argentino, que será presentado este miércoles, ficha por dos campañas más una opcional y completa una plantilla de ensueño en un club poco dispuesto a prescindir de Mbappé

Martes, 10 de agosto 2021, 11:27

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Terremoto en el fútbol mundial. Era un secreto a voces en las últimas horas, pero faltaba el comunicado y la imagen que confirmaran lo que ningún barcelonista ni quería ni podía asumir como cierto. Lionel Messi ya es jugador del París Saint-Germain. Lo será durante las dos próximas temporadas más otra opcional a razón de 40 millones de euros netos por cada curso y provocará una acumulación de talento en un solo equipo como no se recuerda otra igual en el fútbol europeo. Quizá ni siquiera aquel Real Madrid de los 'Galácticos' podía presumir de semejante monopolio de estrellas.

Messi se une en el Parque de los Príncipes a su amigo Neymar, pero también a Mbappé, Di María, Verratti o los también fichados este verano Sergio Ramos, santo y seña de la defensa madridista en los últimos tres lustros; Wijnaldum, uno de los mejores centrocampistas del Viejo Continente tal y como demostró en el Liverpool y en la selección de Países Bajos; Donnarumma, el portero de la Eurocopa; y Achraf, sensación en los carriles del Dortmund en las últimas dos campañas.

A lo largo de todo el martes, y a pesar de que el acuerdo entre el futbolista y su nuevo club era un hecho desde el mediodía, el PSG paladeó su conquista como quien no está dispuesto a renunciar a un instante del placer que otorga semejante adquisición. Mientras Messi se subía en el aeropuerto de El Prat a bordo de un avión que le condujo a París, el gigante francés-catarí jugaba en las redes sociales, con vídeos que dejaban caer pistas de lo que luego se anunciaría oficialmente a última hora. Siluetas del jugador, detalles relacionados con Argentina y ya las evidencias: los seis Balones de Oro de Messi ante la Torre Eiffel y una camiseta oculta entre las de Neymar -que ya dio la bienvenida a su nuevo compañero antes de tiempo en su perfil de Instagram- y Mbappé.

Que el '7' del francés escoltase el lugar reservado a la nueva joya de la corona del faraónico proyecto catarí en el PSG no es una cuestión baladí. Consituye una firme declaración de intenciones cuando se especula con la salida de Mbappé rumbo al Madrid, una vez que el galo entra en su última temporada de contrato y el exceso de estrellas y sus correspondientes salarios invitan a pensar en un traspaso para aliviar las arcas y cumplir con el cada vez más discutido 'fair play' financiero de la UEFA. 'Nada de eso', pareció gritar el PSG en ese vídeo, 'queremos a orillas del Sena un tridente ofensivo formado por Neymar, Mbappé y Messi'.

Esta disposición a no desprenderse de ninguno de sus pilares sobre el césped ha levantado ampollas en el fútbol europeo, sacudido en los últimos tiempos por el impacto de la colosal capacidad financiera de los llamados 'clubes Estado', que como el propio PSG o el Manchester City, reciben ingentes cantidades de dinero procedentes de Catar y Emiratos Árabes Unidos. Precisamente la dificultad de convivir con semejante competencia alienta el proyecto de la Superliga europea, con el que siguen insistiendo Madrid y Barça, Florentino Pérez y Joan Laporta, dispuesto incluso a renunciar a Messi por rechazar el dinero procedente del acuerdo entre LaLiga y el fondo de inversión CVC.

Trabajo para Pochettino

Está por ver si esta fórmula que prioriza los nombres da resultado sobre el verde, donde lo que cuenta es el comportamiento colectivo. Después de dos temporadas muy cerca de la ansiada Liga de Campeones -finalista en 2020 y semifinalista en 2021-, la apuesta catarí se redobla en pos de la 'orejona', el único objetivo a la altura de la inversión. Pochettino será ahora el que tenga que exhibir mano izquierda con un vestuario plagado de calidad pero también de los egos propios de las figuras, tan propensos a los incendios.

Tras generar una enorme expectación en la capital de Francia, pues por segundo día consecutivo se vieron aglomeraciones de aficionados en el aeropuerto Charles de Gaulle -aunque el crack aterrizó en el aeródromo de Le Bourget ataviado con una camiseta con el lema 'Ici c'est Paris', 'Esto es París'- y en los alrededores del Parque de los Príncipes, Messi pasó reconocimiento médico antes de que el fichaje se hiciese oficial. Será presentado hoy, a partir de las 11:00 horas, en el que ya es su nuevo hogar.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios