El nuevo presidente del Club Baloncesto Gran Canaria, Sitapha Savané, posa con el abonado Ruymán Santana y sus hijos Álvaro y Elena. / cober

«Muchas gracias por volver, Savané»

El Gran Canaria lanzó este miércoles la campaña de abonados con la presencia de muchos aficionados que dieron su apoyo al nuevo presidente en el Arena

ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria

Unidad, ilusión e identidad. Sitapha Savané está aplicando los pilares que abanderan su llegada a la presidencia del Club Baloncesto Gran Canaria. Una leyenda para reactivar una entidad sin rumbo claro y que este miércoles puso en marcha la campaña de abonados para el curso 2022-2023 en la Liga Endesa y en la EuroCup. Tras nueve temporadas como jugador en las que dejó una huella imborrable, Savané supone un aliciente de lujo para una afición necesitada de alegrías dentro y fuera de la cancha.

La búsqueda de una comunión que empieza por cimentar las bases para multiplicar la asistencia al Gran Canaria Arena, y lo hace con el lanzamiento de una campaña de nuevos abonados con el lema de « Yo soy Gran Canaria. CB Gran Canaria, una isla, un club. ¡Abónate!», con un carné que incluye la Liga Endesa -también el Playoff- y la EuroCup desde tan solo 114 euros en senior, 95 euros en joven y 85 euros en infantil.

Precisamente, el nuevo dirigente claretiano y los jugadores John Shurna y Khalifa Diop estuvieron presentes en la puesta en marcha de esta iniciativa para hacer las delicias de todos los que se acercaron al recinto de Siete Palmas en este primer día.

« Ya dije el día de mi presentación que es un objetivo fundamental mío y del club recuperar la ilusión de la afición, por eso queríamos lanzar esta campaña estando presentes», aseguró Sitapha Savané a los medios de comunicación presentes en el lanzamiento de captación de nuevos abonados para una campaña ilusionante con el entrenador esloveno Jaka Lakovic a los mandos de la nave amarilla.

El nuevo presidente del Gran Canaria adelantó que «habrá más días con los jugadores presentes para que la afición pueda acercarse y sacarse fotos con ellos para recuperar esa afición. Es muy importante volver a acercarnos a la afición. Venimos de dos años de covid que ha alejado muchísimo a la gente en todos los pabellones, ha cambiado mucho los hábitos y considero que como club debemos de hacer un esfuerzo para ir hacia la gente».

« Primero hubo la campaña de renovación, en la que el 80 por ciento ha renovado, y vamos a contactar con los que no también y tender la mano a la gente que no está viniendo porque es primordial recuperar la masa social del Granca y hacerla todavía más grande», ahondó el excapitán.

Cober

Savané quiso poner de manifiesto que «se han mantenido los precios porque sabemos el momento económico por el que estamos pasando. Los precios de todo han subido, pues que al menos los del Granca se queden en el mismo punto. Además, sigue siendo uno de lo más asequibles de la Liga, desde los 85 euros para los más jóvenes hasta los 114 euros para los senior».

«Y muchas otras ventajas como los premios a la fidelidad y otros que vamos a agregar para acercar a la gente, a mitad de temporada los que hayan ido a todos los partidos entrarán en un sorteo para una comida con los jugadores... Acercar a la primera plantilla a los aficionados es algo que se ha echado de menos y es una prioridad para nosotros», argumentó con el foco muy definido.

Cuestionado por los abonados con los que cuenta el Granca a día de hoy, Sitapha Savané aclaró que «hay que depurar una base de datos que seguro que no reflejaba ya la realidad con la que nos encontrábamos en el pabellón. Lo importante es llenar lo más posible el Gran Canaria Arena y recuperar un factor cancha que en cierto modo se ha ido perdiendo».

«Hay que maximizar las acciones para llegar a la gente e ir lo más alto posible. Ese es mi mensaje a toda la plantilla del club. Nuestra prioridad está con nuestros aficionados y nuestros partners -patrocinadores-, y tenemos que ir hacia ellos en cada momento, cada interacción con ellos tiene que ser positiva, por eso no podíamos lanzar solo la campaña de renovación y quedarnos quietos al lado del teléfono. Ese es un primer acto para incentivar la venta de abonados», incidió.

Vídeo. Cober

Una admiración profunda

Un acercamiento con los aficionados que no pararon de demostrar su cariño y admiración por la torre de Dakar. Y no solo los interesados en formalizar el carné por primera vez, incluso abonados de años que se acercaron para transmitir su aliento a Savané de cara a una misión de vértigo para relanzar al Granca. « Gracias por volver, Savané», apuntó un aficionado que apretaba su mano.

Luis Ramos, abonado desde la mudanza al Arena en 2014 y miembro de la Grada Loca, la zona de animación en el Arena, destacó que «aquí seguimos apostando. Creo que será un nuevo proyecto en el que tendremos que seguir apoyando y animando al club. La llegada de Savané me parece muy bien. La Grada Loca ya lo ha acogido y le hemos dado un detallito como es una bufanda».

Asimismo, Ruymán Santana, abonado desde hace 14 años, acudió a abonar a su mujer Malena y a sus hijos Elena y Álvaro. «Vengo desde el Centro Insular. Abono a mi mujer y a mis hijos porque parece que, quieras o no, vuelve un poco la esperanza. Llevamos uno años complicados».

La ilusión se ha disparado en la afición y es el momento de que el Granca otorgue un golpe de efecto.

Cober

Mil abonados menos desde la pandemia

El espíritu del Centro Insular de Deportes se esfumó, pero su memoria quedará para siempre por la ilusión de volver a sentirlo y completar grandes hazañas con una afición volcada ciegamente. La mudanza al Gran Canaria Arena en 2014 trajo una temporada de novelería para captar cerca de nueve mil abonados, pero, más allá de momentos puntuales en el resto de campañas con éxitos y sinsabores, la realidad es que se está perdiendo masa social y, por encima de todo, el sentimiento de pertenencia y la comunión entre el equipo y su afición que despertó elogios a nivel nacional y europeo.

El Club Baloncesto Gran Canaria no ha sido capaz de fidelizar ni encontrar alternativas para disponer de un gran número de aficionados en su fortín.

El recinto de Siete Palmas ya venía registrando entradas para reflexionar antes de la pandemia del coronavirus, llevándose a la máxima expresión en el ejercicio 2018-2019 que trajo la Euroliga a la isla por primera vez en la historia y, cómo no, en los compromisos de la competición doméstica. El desarraigo iba en constante crecimiento, con la desidia a nivel interno reflejándose en el exterior, hasta el punto de llamar la atención a nivel nacional las pobres entradas un partido tras otro en ambas competiciones.

Cober

Las asistencias al Arena no engañan y ponen en evidencia un baile de cifras de abonados que terminaban en el limbo. De hecho, desde el comienzo de la pandemia el club ha perdido más de mil abonados y no llega a la cifra de cinco mil abonados.

Ahora, toca apretar el acelerador para recuperar la masa social y aspirar a convertir el fortín de Siete Palmas en eso precisamente, un auténtico fortín para ganar y disfrutar.