Olek Balcerowski machaca el aro del Monbus Obradoiro en el último partido del Granca. / acb Photo - A Baulde

Confirmación y despegue para el Granca en Fontajau

Tras el parón FIBA, el combinado claretiano retoma el pulso a la competición con el reto de mantener el ritmo para acelerar por un billete para la Copa del Rey

ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria

Vuelve la Liga Endesa y vuelve el Club Baloncesto Gran Canaria. Tras un nuevo parón durante la fase regular por la celebración de la ventana FIBA de clasificación para el Mundial 2023, la competición se reanuda con el combinado claretiano en la tercera posición merced a un balance de cinco victorias (Barça, Casademont Zaragoza, Covirán Granada, Río Breogán y Monbus Obradoiro) y dos derrotas (Unicaja y Lenovo Tenerife), estando en una posición de privilegio para el acelerón final para estar en la próxima edición de la Copa del Rey.

Restan diez jornadas para la conclusión de la primera vuelta, pero toca ir partido a partido para lograr el objetivo de volver a la fiesta copera cinco años después. La primera es este sábado, a partir de las 19.45 horas en el exigente Fontajau -Movistar Deportes 3 (dial 61)-, y con el Bàsquet Girona de las leyendas Aíto García Reneses y Marc Gasol como rival. Una cita de confirmación y despegue para proseguir creciendo y creyendo en un grupo que funciona.

Para esta batalla ante un recién ascendido con mucha historia, Jaka Lakovic continuará sin disponer de Oliver Stevic y Jovan Kljajic. El interior serbio está en la recta final de la recuperación de una lesión en el ligamento lateral interno de su rodilla izquierda, mientras que la vuelta del exterior montenegrino, que se comunicó que padecía una contusión en el muslo izquierdo, se antoja más complicada y prolongada en el tiempo.

«Están jugando muy bien»

El técnico del Bàsquet Girona y examarillo, Aíto García Reneses, reconoció ayer que «es indudable que será un partido muy difícil» para su equipo porque el rival está «jugando muy bien».

Para aspirar al la victoria, el entrenador madrileño considera que el Girona deberá jugar «muy concentrado» y ser «muy intenso y seguir un poco en la línea de los últimos partidos y de hacer cada día un poquito más».

Sin duda, una batalla de altura para que el Granca reafirme las sensaciones y resultados de antes del parón y mire con más optimismo al futuro.