Borrar
Directo En directo | Illa: «Hubo muchos oportunistas y advenedizos durante la pandemia»
El artista sevillano Salvador Jiménez-Donaire, delante de su serie escultórica realizada sobre alabastros azules, que integran 'La Lentitud de las Piedras'. COBER
La poética estructura reticular que para el tiempo

La poética estructura reticular que para el tiempo

El joven artista Salvador Jiménez-Donaire exhibe 'La Lentitud de las Piedras', el fruto de su residencia en la Fundación Martín Chirino

Victoriano Suárez Álamo

Las Palmas de Gran Canaria

Miércoles, 14 de diciembre 2022, 23:08

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Casi como un susurro imperceptible que llama al sosiego y el relax desde la poética frente al ritmo acelerado que en muchas ocasiones nos lleva al borde del abismo. Así se presenta 'La Lentitud de las Piedras', la exposición que protagoniza el joven artista sevillano Salvador Jiménez-Donaire en la Fundación de Arte y Pensamiento Martín Chirino, en su sede de la capital grancanaria.

Esta apuesta pictórica y escultórica es el resultado de su estancia durante tres meses de trabajo en la isla, fruto del programa de Residencia Artística de esta institución. «Ha sido un privilegio poder trabajar aquí y en estas condiciones tan profesionales para llevar a cabo mi proyecto discursivo. Todo el tiempo volcado en el taller con la producción de la obra, sin preocupaciones económicas», subraya el artista sobre las casi cincuenta piezas que incluye en esta exposición que abrió este miércoles sus puertas y que se podrá visitar hasta el 15 de enero de 2023.

«Llegué a esta estética de manera intuitiva, pero esta temática discursiva es colectiva. Creo que esa pulsión por la velocidad es una de las claves de la experiencia contemporánea. Esta preocupación está ahí y son muchos los autores que reflexionan sobre la misma, demandando frenar y tomar distancia. Estoy haciendo una tesis doctoral sobre esta misma reflexión», explica el creador nacido en Sevilla en 1994.

Salvador Jiménez-Donaire se decanta por una «estética reduccionista que asume principios minimalistas» y que es evidente en todo el conjunto.

El foco principal de la muestra son doce esculturas en alabastro azul. «Están lijadas y pulidas a mano para conseguir una superficie lisa y suave en la que después intervine con una punta seca trazando esta especie de estructura reticular, que es el elemento clave y que figura en todas las piezas, tanto las escultóricas como las pictóricas», reconoce.

También ha incluido «otras cinco piezas en alabastro rosa» de formato más pequeño, «que han sido trabajada con la misma metodología y a las que he incorporado oro fino de 23 kilates», señala Jiménez-Donaire.

«Anteponiendo al peso de la gravedad de la piedra he apostado por trabajar también en papel japonés, con la idea de aludir a ligereza y la levedad. Los he trabajado con la misma punta seca y las he teñido con pigmentos naturales, con veladuras de gesso y pigmento (extraído de piedras semipreciosas como la sodalita), y tierras volcánicas de Islandia», puntualiza.

En papel japonés

Al igual que los alabastros, combina piezas de gran formato sobre papel japonés -dos metros de alto por uno de ancho- con otras de formato medio.

Este recorrido por 'La Lentitud de las Piedras' se completa con «seis libros de artistas que llevo haciendo desde 2017». «En algunos casos tienen 176 páginas y en otros son de 48 páginas. Tienen la intención de plasmar el paso del tiempo con el trabajo pausado y minucioso», dice.

Esta propuesta ha supuesto su incursión en «un esquema cromático» novedoso dentro de su universo creativo. Al mismo también ha incorporado la escultura. «A partir de esta beca he asomado la cabeza a la escultura, ya que me considero escultor. De todos los soportes el alabastro me pareció el más pictórico, por sus vetas y transparencias», apunta quien lo trabajó durante tres meses en un taller cercano al Castillo de La Luz, sede de la Fundación Martín Chirino.

El artista sevillano, en la Fundación Martín Chirino. cober

Una evocación «de tiempos más propicios para la creación»

Esta exposición, fruto de su Residencia Artística Martín Chirino, supone un paso más dentro del universo reflexivo y creativo de este joven artista. «Es una síntesis de mi trabajo, es todo un continuo. Este tipo de convocatorias son ideales para seguir profundizando, porque me ha dado el tiempo y el espacio para hacerlo», destaca Salvador Jiménez-Donaire.

'La Lentitud de las Piedras' se enmarca dentro de la «tesis discursiva» que el artista plantea desde 2016 y que en los próximos meses contará con dos nuevas exposiciones, avanza.

«Martín Chirino trabajaba casi de manera obsesiva con la espiral. En esta serie yo lo he hecho con esta retícula, esta estructura lineal que tiene que ver con esta voluntad de rendirse a un tiempo u otro. Me sirve para evocar tiempos más propicios para la creación en estos tiempos actuales tan acelerados y digitalizados, donde parece que estamos siempre fuere de plazo. He querido evocar otras temporalidades desde la propia línea y su incisión, que lleva un tiempo, siempre con una poética reduccionista», explica.

Una vez culmine la muestra, la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria se queda con una de las piezas de la misma que elige el propio artista, apunta Jesús María Castaño, director de la Fundación de Arte y Pensamiento Martín Chirino. «Esta Residencia es un escaparate para los jóvenes creadores. Sin ir más lejos, la muestra de la artista del año pasado, Cristina Ortega, está ahora en Pinta, en Miami», añade.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios