Luna llena de junio 2018: la luna de la fresa

28/06/2018

Este 28 de junio tenemos la primera luna llena del verano. Además, nuestro satélite no va a estar solo en el firmamento. Junto a él podremos ver, también, a Saturno. En una gran oportunidad para fotografiar ambos objetos juntos...

ETIQUETAS:

El momento exacto de plenitud de la luna llena será a las 06:53 (hora peninsular). Sin embargo, tanto las noches anteriores como las posteriores nos mostrarán una luna iluminada casi al 100%. Lo más atractivo, en esta ocasión, es que además Saturno acompañará a nuestro satélite en el firmamento. El planeta estará en oposición al Sol. Es decir, justo en el punto opuesto, visto desde la Tierra. Coincidiendo también con el momento de mayor cercanía entre ambos planetas.

El momento exacto de plenitud de la luna llena fue a las 06:53 (hora peninsular)

Es una buena oportunidad para fotografiar el planeta más distante que podemos observar a simple vista. Además, Saturno se encuentra en fase retrógrada. Por lo que parece moverse en dirección opuesta, de este a oeste, en comparación a las estrellas. Algo que sucede porque la Tierra adelanta, en su recorrido, al planeta. Provocando que desde nuestra perspectiva parezca que Saturno se mueve, durante un tiempo, en dirección opuesta.

Además, también será una buena oportunidad para observar Mercurio. El planeta más cercano al Sol, se pondrá bajo el horizonte aproximadamente una hora después que nuestra estrella. Si quieres ver Mercurio a simple vista, es posible hacerlo. Solo necesitas mirar en la dirección general en la que se pone el Sol. Eso sí, es imprescindible que mires solo después de que se haya puesto el Sol. Mirar a nuestra estrella sin la protección adecuada, aunque solo sea unos segundos, puede dañar nuestra vista de forma permanente.

Un cielo con muchos objetivos que ver

Además de poder ver a Mercurio (hay que insistir una vez más en que para verlo hay que esperar a que el Sol se haya puesto), también podremos ver Venus. Se pondrá, aproximadamente, hacia la medianoche. Siendo el objeto más brillante en el firmamento. A partir de la medianoche, además, podrás ver también a Marte. Permanecerá en el cielo hasta el amanecer. Júpiter, por su parte, también será visible durante el atardecer y hasta las 3 de la mañana.

En definitiva, estos días son buenas fechas para observar el firmamento. No solo por la luna llena, también porque casi todos los planetas (salvo Urano y Neptuno), incluyendo Mercurio, están en un buen momento para poder ser observados. Si lo que quieres es fotografiar la Luna, recuerda que lo mejor es esperar a las fases de cuarto creciente y menguante. En la fase de luna llena, su superficie está iluminada de lleno por el Sol.

Eso dificulta apreciar sus características, porque las sombras proyectadas son más cortas. En las fases de cuarto creciente y menguante, sin embargo, las sombras más largas permiten que sea mucho más fácil apreciar los detalles de la superficie de nuestro satélite. Del mismo modo, si lo que deseas es observar objetos del cielo profundo (nebulosas y similares), estas fechas son las peores. La luz de nuestro satélite dificulta ver muchos objetos tenues.

Luna llena de junio 2018: la luna de la fresa
La luna de la fresa

En la cultura popular, la luna llena de junio es tradicionalmente conocida como la luna de la fresa, porque estas son las fechas en las que las fresas salvajes están en el momento óptimo para su recogida. El nombre procede de las tribus nativas americanas. En otros lugares del mundo tiene otros nombres. Por ejemplo, en ciertas regiones de Canadá, la conocen como la luna de la puesta de huevos. Ya que algunos pájaros, en esta época del año, es cuando comienzan a ponerlos.

La luna llena de junio es tradicionalmente conocida como la luna de la fresa, porque estas son las fechas en las que las fresas salvajes están en el momento óptimo para su recogida.

En China, por su parte, este año, entre el 16 y el 18 de junio, se celebra el festival del bote del Dragón. Para los judíos y musulmanes, cuyos calendarios comienzan con la luna nueva. En el caso de los hebreos, la luna llena de junio 2018 tiene lugar en el mes de Tammuz. Mientras que para los musulmanes sucede en el medio de Shawwal, el mes posterior al Ramadán. Y, por supuesto, no solo en el hemisferio norte se da nombres a la luna.

En el hemisferio sur, sin embargo, no están disfrutando del verano. Allí, es el invierno el que acaba de llegar. Sus nombres para la Luna reflejan esa estación. Los maoríes, por ejemplo, llamaban a esta luna llena Rakaunui. Creían que estas fechas no son las mejores para la pesca de las anguilas. En Nueva Zelanda también se describía este mes con el frío propio del invierno. En cualquier caso, ¡esta noche tienes una gran cita con la luna y los planetas!