Borrar
Imagen de Antonio Navarro. C7

Caso Mediador: el audio del «bocata de calamares» para «los políticos locales»

CANARIAS7 desvela la grabación entre el empresario Raúl Gómez y el intermediador de la trama

Francisco José Fajardo y Francisco Suárez Álamo

Las Palmas de Gran Canaria

Viernes, 16 de febrero 2024, 09:44

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Un bocata de calamares» para «los políticos locales». Es una de las expresiones más conocidas de las grabaciones policiales del caso Mediador y así quedó reflejada en los informes elevados a la jueza instructora, María de los Ángeles Lorenzo-Cáceres.

CANARIAS7 desvela ahora la grabación. En ella intervienen Antonio Navarro, cuyo papel de intermediario da nombre al caso de presunta corrupción, y el empresario Raúl Gómez Rojo, uno de los investigados.

Raúl Gómez Rojo, identificado por los investigadores con el sobrenombre de Fotovoltaica por su interés en instalar paneles solares en las islas aprovechando los contactos de la trama, le explica a Antonio Navarro la conveniencia de crear uniones temporales de empresas con compañías locales de menor tamaño para conseguir licitaciones, añadiendo que el «bocata de calamares» para los «políticos locales» sería aportado por esas empresas de ámbito canario.

Según los investigadores, ese «bocata de calamares» serían pagos ilegales a los políticos locales.

Raúl Gómez Rojo fue uno de los empresarios que habría pagado a la presunta trama para lograr su intermediación y que después se habría sentido estafado porque no conseguía las adjudicaciones a las que aspiraba. La Policía Nacional ha cifrado en al menos 22.000 euros el dinero transferido a diversas cuentas vinculadas a Navarro y el entonces diputado Juan Bernardo Fuentes.

La conversación, grabada por Antonio Navarro y aportada junto con otras conversaciones y abundante material gráfico a la juez, se produjo el 27 de abril de 2021.

Raúl Gómez Rojo le explica a su interlocutor la importancia de formar una unión temporal de empresas entre sociedades peninsulares «y alguna empresa canaria también». «Hace muchos años que no estoy allí», dice Gómez Rojo, «que nos digan, que nos recomienden alguien de eso, que nos recomienden los políticos una».

«Para mí es importantísimo esto. A ver si pillo, si pillo un millón de euros, no me jodas...», dice el empresario, que agrega: «En este tema se suele hacer de la siguiente manera, a ver qué te parece (...) Te explico cómo suele hacerse manera habitual... Se coge una empresa con prestigio y solvencia para poder ganar el concurso y demás, en este caso sería Gestinsa Euroestudios, ¿no?».

Raún Gómez añade: «Yo he hablado con un amigo íntimo mío que lleva ahí toda la vida. ¿No? Que hicimos la carrera, me lo encontré el otro día en el funeral (...) Este chaval nos conocemos muchos... Y digo, oye ¿sigues ahí, Juan Pablo? Sí, sí ¿y oye, y del tema de puertos? Joder, acabamos de fichar hace tiempo a unos que vienen de una ingeniería y son muy buenos. Pues ya tienes todo lo que decir. ¿Para qué lo quieres? Para unas cosas que se van a hacer por el Sur, ya te avisaré. Vale, no te preocupes, cuenta conmigo. Vale, entonces estos tíos te dan el lustre y el barniz, yo incluso puedo meter a tíos ya jubilados de puertos históricos de estudios muy buenos, muy buenos, muy buenos de la época. El de Granadilla lo hizo Agroman, hace muchos años (...) Entonces, tenemos a estos grandes, una empresa grande que es la que te cubre, y luego haces una UTE en la cual vas en un porcentaje pequeño con una empresa local. ¿No? Que es la que trae la obra. Una empresa local o nosotros también podemos hacer una UTE a tres. Sin ningún problema. La misión de la empresa pequeñita es traer la obra o traer el proyecto, mejor dicho. A través de la empresa pequeña los políticos locales reciben su bocata de calamares o lo que tengan que recibir. ¿No?».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios