c7

Sigue la sismicidad en La Palma tres meses después del fin de la erupción

El Instituto Geográfico Nacional (IGN) ha localizado en la última semana 27 terremotos, dos de los cuales fueron débilmente sentidos por la población

EFE Santa Cruz de La Palma

La sismicidad asociada a la erupción volcánica en Cumbre Vieja, La Palma, continúa tres meses después de que finalizara la emisión de lava, cenizas y gases y cesara el tremor de forma abrupta.

El Instituto Geográfico Nacional (IGN) ha localizado en la última semana 27 terremotos, dos de los cuales fueron débilmente sentidos por la población. Tuvieron una intensidad máxima de II en una escala del I al XII. Las magnitudes de estos 27 temblores oscilan entre 0,9 y 2,3 (mbLg).

La localización de los hipocentros continúa bajo la zona central de Cumbre Vieja, en las mismas zonas que en semanas anteriores, a profundidades entre 0 y 16 kilómetros.

La red de estaciones permanentes GNSS de la isla no muestra deformaciones significativas que puedan asociarse a actividad volcánica, mientras continúan las altas concentraciones de gases nocivos en zonas confinadas como Puerto Naos.

En una publicación reciente, el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) explicaba los motivos por los que continúa la actividad sísmica en Cumbre Vieja.

Concreta Involcan que una vez terminada la erupción y al desaparecer el tremor volcánico, es decir, la vibración del volcán causado por su actividad explosiva estromboliana, se pueden detectar eventos de magnitud pequeña, muchos de los cuales no son terremotos, sino los conocidos como eventos de largo periodo.

Este tipo de evento sísmico está causado generalmente por el movimiento de fluidos hidrotermales en las fracturas que permean las rocas en el subsuelo de un volcán, especifica Involcan.

Los eventos de largo periodo en el volcán de Cumbre Vieja están relacionados con el proceso de desgasificación y tienen su origen en el enfriamiento del magma todavía presente en el reservorio magmático.

El enfriamiento del magma libera gradualmente los gases que tenía disueltos. Por lo tanto, la sismicidad que sigue observándose en el volcán de Cumbre Vieja tiene como origen principal el movimiento de fluidos hidrotermales (gas, agua y vapor) liberados por la cámara magmática en profundidad en su ascenso a la superficie.