Los okupas reformaron a su antojo una parte del tanatorio abandonado. / C7

La pareja de okupas podrá vivir como mínimo medio año más en la Casa de la Condesa

El Ayuntamiento debe emprender un desahucio por vía judicial para sacarles del inmueble, una acción que suele tardar entre 6 y 18 meses

Juan Pérez Benítez
JUAN PÉREZ BENÍTEZ Telde

Según establece la ley, existe un plazo máximo de 48 horas en el cual se considera que la ocupación es un delito de allanamiento de morada. Durante este periodo la policía está autorizada, si el titular del inmueble así lo solicita, para entrar en la vivienda y expulsar a los okupas. Sin embargo, si se cumplen los dos días, la jurisdicción interpreta que quien ocupa ya ha constituido su vivienda, por lo que nadie podrá acceder a esta sin tener su consentimiento al ser un derecho amparado por el artículo 18 de la Constitución Española, en el que se establece que todo «domicilio es inviolable».

En estos jardines se está moviendo el Ayuntamiento de Telde en los últimos días para tratar de sacar a la pareja de okupas que actualmente residen en el tanatorio abandonado de la Casa de la Condesa, en Jinámar. Tras semanas viviendo en una de las habitaciones, a la administración local se le ha pasado el tiempo para sacar legalmente a Estrella y Jonathan de la que la ley ya considera su morada, a pesar de que en este caso han invadido unas instalaciones de titularidad pública.

Cabe recordar que esta fue la casa de verano de muchos condes hasta que Alejandro del Castillo y Del Castillo la decidió vender al Estado para que se usase como un lugar de recreo y de crecimiento cultural. Esta pasó a manos del Gobierno de Canarias, quien a su vez se la concedió al Ayuntamiento de Telde por 50 años para su gestión. Desde 2011, cuando el Gobierno local decidió clausurar el espacio debido a deficiencias en su estructura, el declive de este espacio patrimonial ha ido decayendo a ritmos muy acelerados. Hoy en día se ha convertido en un almacén de residuosy excrementos donde reinan los escombros, la basura, los okupas y la desidia política.

La Corporación municipal, como cualquier particular al que se le presente la misma situación, podría incurrir en un delito grave si intenta coaccionarles para que salgan. En las últimas horas la institución local intentó mediar ofreciéndoles una vivienda temporal en otro lugar de la ciudad hasta que encontrasen algo mejor, pero la pareja se negó rotundamente.

Imagen de la casona antes de ser reformada por la pareja. / coBER

En el mejor de los casos podrían salir en seis meses

Por ello el Gobierno local ya está trabajando en la única vía que les queda para recuperar el inmueble: emprender un proceso de desahucio por vía judicial. Según el abogado, Sergio Choolani, al que ha podido consultar este periódico, esta acción podría tardar, en el mejor de los casos para el Ayuntamiento, «seis o siete meses si se concluye que la unidad familiar que forma esta pareja no es vulnerable».

Según ha reconocido Estrella, ella es camarera de piso y su pareja realiza «trabajos sueltos». Sin embargo, la vulnerabilidad es un factor que no depende tan solo de si los sujetos tienen empleo o no. El artículo 5 del Real Decreto-ley 11/2020 considera que, con carácter general, se considera vulnerable a una unidad familiar cuyos ingresos se encuentren por debajo del «límite de tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples mensual (Iprem)». Es decir, si la suma de sus rentas es inferior a 1737,06 euros.

Imagen del interior del habitáculo. / cober

Una ley antidesahucio les cobija en caso de ser vulnerables

En el peor de los supuestos, el proceso de desahucio podría llegar a extenderse «hasta el año o, incluso, el año y medio», según explica Choolani. Además, no hay que olvidar que el Gobierno estatal aprobó en enero de 2021 una ley antidesahucios temporal para proteger a las familias vulnerables durante la pandemia, donde también se han incluido a los okupas. Una norma que se ha ido prorrogando tras el estado de alarma y que seguirá vigente al menos hasta el 31 de diciembre de este año.