Foto de archivo de la playa de Maspalomas. / JUAN CARLOS ALONSO

«Todas las playas de San Bartolomé son excelentes»

José Palacios, presidente de Adeac-FEE, aclara que la pérdida de las banderas azules se ha debido a cuestiones formales y «puntuales»

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO

«Los ciudadanos no tienen motivos para preocuparse, todas esas playas tienen una calidad excelente en el agua, un servicio de socorrismo excelente, y una información y educación medioambiental excelente». Así de contundente se mostró ayer José Palacios, el presidente de la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (Adeac-FEE), respecto a las playas de San Bartolomé de Tirajana, San Agustín, Maspalomas y Meloneras, que por decisión de esta entidad se quedan este año sin bandera azul.

Pese a esa afirmación de partida, Palacios explica que no se les ha podido distinguir con esa prestigiosa enseña «por problemas puntuales». En ese sentido, ratifica la explicación dada por el Ayuntamiento respecto a que el motivo que incidió para que Maspalomas perdiera su bandera ha sido el expediente abierto en Costas por la escollera.

«Hemos actuado de manera preventiva porque es que uno de los criterios fijados a nivel internacional: no se le puede otorgar bandera azul mientras haya un expediente abierto», subraya.

Incumplido el criterio del respeto a la legislación

Se mostró convencido de que ese expediente quedará resuelto y que el año que viene Maspalomas recuperará su bandera azul, pero dejó claro que la asociación no actúa ni juzga, no entra a valorar lo que ha pasado, sino el cumplimiento o no de los requisitos. «En este caso, uno de los criterios, que es el respeto por la legislación del litoral, no se ha cumplido y procedemos».

No le consta que ese expediente ya existiera el año pasado, cuando se le dio la bandera a Maspalomas en 2021. «A nosotros Costas nos informó recientemente». Y es que, como recuerda Palacios, Costas pertenece al jurado Bandera Azul de España, como el Ministerio de Sanidad, comunidades autónomas y muchas universidades. «El jurado lo componen más de 50 personas de más de 30 entidades distintas de toda España», advierte. «Esta decisión no es de una persona, es de un jurado».

Años insistiendo en que había que mejorar en accesibilidad

Respecto a las otras dos, a San Agustín y a Meloneras, confirma también la versión municipal. «No llegaron a tiempo». De entrada, apunta Palacios que la asociación llevaba «varios años insistiendo en que había que respetar la normativa vigente en materia de accesibilidad». Le pusieron una fecha tope, «con la mala suerte de que ha coincidido con este año; el jurado se reunió a principios de febrero y el Ayuntamiento terminó las obras en abril».

Deja claro que el jurado no puede decidir sobre asuntos de futuro, de ahí que en febrero tuviera que optar por no otorgarles las banderas. «Si se hubieran reunido ahora, evidentemente sí se las habrían dado».

José Palacios informa de que estuvo en el Ayuntamiento y de que se reunió con la alcaldesa, Conchi Narváez, y con el edil de Cuidado del Litoral, Samuel Henríquez, para explicarles los motivos de la decisión. «Fue una reunión muy positiva», asegura. «Noté que el Ayuntamiento seguirá trabajando por recuperar las banderas».

35.000 kilómetros todos los veranos

El presidente de Adeac informa de que la asociación inspecciona el 100% de las playas con bandera azul. Con ese fin, sus inspectores recorren 35.000 kilómetros durante el verano. «Todas las playas se inspeccionan, cada visita da lugar a un informe, y esos informes se envían a los ayuntamientos antes de transcurridos dos días». Si fuera una playa nueva, la inspección se hace el verano anterior. Si ya tiene bandera, y el municipio prueba con documentación que está solucionado el problema, se le mantiene la bandera.

«Hay que entender que hay unos criterios y unos plazos que cumplir, y sé que es una pena en casos como el de San Bartolomé, pero si no, no tendrían las banderas el prestigio que tienen». Entiende que el municipio haya recibido mal la decisión, pero está convencido de que servirá de revulsivo, como cuando el Prestige con contaminó las costas y Adeac retiró más de 100 banderas del norte de España. «Fue un acicate».