La GC-500 permanece cerrada entre Taurito y Playa de Mogán por desprendimientos sobre la vía. / C7

Patrimonio Histórico autoriza el túnel de Taurito a Playa de Mogán

El Cabildo incorpora medidas para proteger la zona arqueológica de Cañada de Los Gatos y paliar el impacto visual de la salida del túnel

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria.

La Comisión Insular de Patrimonio Cultural ha informado favorablemente la obra del túnel previsto en la Cañada de Los Gatos (Mogán) para unir los núcleos turísticos de Taurito y Playa de Mogán, actualmente s eparados tras el cierre de ese tramo de la carretera GC-500 debido a un desprendimiento sobre la vía.

La Comisión dio luz verde con condicionantes al proyecto, que se ejecutará en el punto kilométrico 44.700 de la GC-500 y cuyo trazado afecta a la zona arqueológica de la Cañada de Los Gatos, declarada Bien de Interés Cultural (BIC) por su interés científico, su importancia dentro del marco cronocultural de la población indígena y por su estado de conservación.

En el proyecto del Gobierno de Canarias se incluirán medidas que garanticen la conservación y protección del BIC y que ninguno de los restos que lo integran vea comprometida su integridad, ni durante el transcurso de la obra ni en el uso posterior.

Vista general de la zona arqueológica de Cañada de Los Gatos, declarada Bien de Interés Cultural. / C7

Para paliar el significativo impacto visual de la salida del túnel en la zona arqueológica, se deberán ejecutar acciones de recuperación ambiental. En los 650 metros de carretera que la bordean y que no estarán abiertos al uso público, se eliminará el asfalto y se recuperará la topografía original, se retirarán las bandas quitamiedos y la señalética y se plantará vegetación autóctona.

Mejoras en la vía

En el resto de la vía que no será clausurada, las bandas quitamiedos se mimetizarán con el entorno o se sustituirán por otras más integradas en el paisaje, y en la construcción de la boca de salida se utilizará la misma piedra del entorno.

Además, deberán retirarse los escombros que se generaron cuando se construyó la GC-500 y que fueron depositados en el interior del BIC.