Vista de la carretera antigua por donde hubo desprendimientos. / C7

Habrá túnel hasta Mogán, pero con medidas correctoras

Cabildo y Ayuntamiento pactan que un estudio pormenorizado fije medidas compensatorias sobre la posible afección de la boca del tubo al BIC de Cañada de Los Gatos

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Mogán

Todo apunta a que habrá túnel finalmente en la nueva GC-500 que se hará entre Taurito y Mogán, pero antes habrán de fijarse medidas correctoras y compensatorias que contribuyan a recuperar el patrimonio incluido dentro del Bien de Interés Cultural (BIC) del yacimiento arqueológico de Cañada de los Gatos que pueda verse afectado por la apertura de la boca del túnel que dará a la playa de Mogán. Así lo informó este miércoles la alcaldesa de este municipio, Onalia Bueno, tras salir de la reunión que mantuvo en la capital con el Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo. Sus técnicos habían puesto pegas a la alternativa seleccionada por el Gobierno de Canarias, y por la Consejería de Obras de la misma institución insular, como la mejor opción para el trazado de la nueva carretera. La solución elegida incluye un túnel para salvar el tramo más peligroso del viejo trazado de la GC-500, una sinuosa y estrecha carretera que discurre emparedada entre el precipicio y la pared de la fachada marítima que lleva cerrada desde el verano de 2017 por graves desprendimientos de piedras.

Según Bueno, se encargará un estudio pormenorizado del BIC y de la zona afectada, que será el que fijará esas medidas correctoras y compensatorias. La idea es que pueda estar listo para después del verano. La alcaldesa se mostró optimista tras la reunión al entender que se ha puesto sobre la mesa una vía para propiciar que la obra se ejecute.

Bueno acudió acompañada por técnicos municipales y por el presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT), José María Mañaricua, que representó al sector turístico y deportivo afectado por el cierre de esta importante vía del sur de la isla. Por su parte, por el Cabildo estuvieron también el propio consejero del área, Teodoro Sosa, el director insular de Patrimonio Histórico, Juan Sebastián López, y los técnicos del departamento.

Desde la institución insular se confirmó este miércoles el apoyo del Cabildo al proyecto, pero siempre que se salvaguarde la integridad del BIC. En efecto, apuntan que en el acuerdo se pactó también aprovechar esta coyuntura para restituir aquellos bienes arqueológicos que se vieron afectados por el trazado de la carretera vieja y que se arbitren medidas para poner en valor todo este patrimonio.

En todo caso, las mismas fuetnes subrayaron que con ese estudio y todo, la última palabra la tendrá la Comisión insular de Patrimonio Histórico. Sin ese visto bueno, la obra no se podrá ejecutar.