Los vecinos de Miguel Rosas denuncian amenazas de los okupas: «Me he quedado con tu cara, calladito, no seas chivato...»

Después de que grabasen un vídeo de las peleas en el inmueble abandonado cerca de Las Canteras

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Los okupas que viven en las dependencias de la antigua comisaría de la calle Doctor Miguel Rosas, en Las Palmas de Gran Canaria protagonizaron serios altercados el pasado fin de semana como mostró CANARIAS7 en un vídeo que se ha viralizado.

En la madudraga del sábado protagonizaron otra riña con lanzamiento de piedras en plena calle, como llegaron a grabar algunos vecinos. Estos denunciaron los altercados, ruidos y violencia que se vive desde hace año en la misma zona, lo que ha provocado que los okupas les hayan amenazado tras hacerse público un vídeo de los últimos incidentes.

Antonio García, seudónimo para que no lo identifiquen, aseveró este lunes en COPE Canarias que llevan más de 5 años sin poder descansar «sufriendo las constantes peleas», el menudeo de droga y hasta prostitución en ese edificio situado en la calle Miguel Rosas. Este vecino asegura que han recibido amenazas por parte de los okupas y que la situación es insostenible.

Además, comento que aunque el ayuntamiento tiene conocimiento de lo que está pasando en ese lugar, por lo que han pedido una orden de desahucio, el problema es que «el juez ha parado dicha orden porque ha solicitado al ayuntamiento un informe social de la situación de los okupas».

«Esto es un tema que lleva 5 años ocurriendo. Además, esto es un foco de peleas, tráfico constante de drogas, violencia y prostitución. Esto está ocurriendo en el corazón turístico de la ciudad y no puede ser. Es increíble que se nos haya dejado completamente desatendidos así tanto tiempo», aseveró este vecino.

El afectado además apunta a que el edificio lo ocupan jóvenes magrebíes, pero destaca que no son menores. Asegura que no es una cuestión de raza, ya que «hemos tenido problemas desde el primer momento de la ocupación, con canarios, después fueron holandeses... Ahora hay una mezcla de canarios y magrebíes, nosotros no queremos enfocarlo como una cuestión de raza. Lo que queremos es vivir en Paz, porque esto es insostenible».

Antonio García insiste en que las amenazas son constantes y que lo han sufrido todos los vecinos que han grabado o han intervenido en los medios. «cualquier vecino que haya grabado alguna de estas peleas, que son constantes y los alborotos que hay, los ocupantes claro que nos han amenazado, porque intuyen que el Ayuntamiento y la Policía están próximas a hacer algo. Por favor, esto tiene que terminar»

5 años de amenazas y peleas

«Nos dicen: no me grabes, me he quedado con tu cara, calladitos, no sean chivatos... Además, en el momento en el que algún vecino ha intentado decirles que no pueden más, que necesitan dormir y estar en paz, se han encarados con ellos. Es gente que lleva años medicada para intentar conciliar el sueño porque es insoportable por las noches, de lunes a domingo con problemas a diario. Llevamos 5 años esperando y es una barbaridad», añade.

Estos incidentes cargan de razones a los vecinos, que ya no saben qué puertas tocar para pedir a las administraciones públicas que pongan fin a la conflictividad que se vive en esta calle de Santa Catalina después de que la vieja comisaría se haya convertido en un foco de inseguridad.

Recientemente el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria aprobó por unanimidad una moción del PP en la que se acordaba el desalojo y tapiado de este inmueble, que lleva años abandonado.