Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 25 de febrero
Imagen del agresor y de la la mampara rota. C7

La última agresión a un guagüero: una piña y la mampara de seguridad rota a golpes

El incidente se produjo porque el agresor se empeñó en salir por la puerta delantera

Javier Darriba

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 10 de agosto 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

A.O.G es un conductor de Guaguas Municipales que lleva un año y medio en la empresa, en diferentes líneas y en horario diurno. Se cogió tres semanas de noche para poder atender por la mañana a su hija pequeña. En la madrugada del miércoles al jueves se convirtió en el cuarto guagüero agredido en lo que vamos de año.

Los hechos ocurrieron en el polígono residencial de Cruz de Piedra, hasta donde el profesional había llevado la línea L2 con unas veinte personas en su interior, sin mayores contratiempos. En ese momento, justo después de rebasar una parada en la Carretera General del Norte, el pasajero que estaba sentado a la espalda del puesto de conducción tocó el timbre. Se había subido en Mesa y López y había estado buena parte del trayecto discutiendo por teléfono. «Aunque se pasó un poco la parada, decidí dejar que se bajara porque eran las cuatro y media de la mañana, pero entonces veo que se quiere bajar por delante», expone el conductor, «le digo que no y, poco a poco, empieza a calentarse y a insultarme».

«¡Abre la puerta, subnormal, retrasado!», le gritó, según la versión ofrecida por el agredido. «Yo me negué de buenas maneras y le dije que tenía que bajar por detrás, y fue entonces cuando me amenazó», prosigue, justo después de pasar los reconocimientos médicos y presentar la correspondiente denuncia. «¿Quieres que te pegue una piña?», recuerda.

El supuesto autor de los hechos, dentro de la guagua.
El supuesto autor de los hechos, dentro de la guagua. C7

En ese momento, la reacción del conductor fue bloquear las puertas y decirle al viajero que lo iba a llevar a la comisaría de la Policía Local, en Miller Bajo.

«Se puso como un energúmeno, empezó a dar patadas y rompió la mampara», prosigue el relato del chófer. La guagua ya estaba en marcha, camino de la comisaría. Entonces, trató de agarrar el volante y le lanzó una piña que impactó en el pecho del conductor. Y finalmente rompió la mampara. Al final, tras recuperar el control de la guagua, el chófer paró el vehículo y comenzó a pedir ayuda al resto del pasaje para que alguien llamara a la policía, mientras mantenía presionado el claxon.

El hombre empezó a accionar los botones de las puertas hasta conseguir que se abriera, dejando al chófer con el susto en el cuerpo y con la sorpresa de que ningún otro viajero lo hubiera ayudado en esos momentos.

Ocho horas después, sigue con el miedo instalado en los huesos, ya que tiene que incorporarse a su puesto de trabajo este viernes. «Así son las noches», comenta, «quién me dice que no voy a verlo otra vez».

Su temor es la indignación del comité de empresa. El representante del Sindicato Unificado de Guaguas (SUG), Andy Moreno, denunció el desamparo que sienten los conductores. «Hace tres días escupieron a otro chófer en la cara y lo insultaron», indicó, «se están produciendo dos o tres casos semanales» de inseguridad.

«Queremos que la alcaldesa, Carolina Darias; el concejal de Movilidad, José Eduardo Ramírez; y todo el grupo de gobierno tomen cartas en el asunto y no esperen a que pase una desgracia», añadió.

Los guagüeros insisten en que se les reconozca el papel de autoridad para conseguir que cualquier agresión sea castigada con mayor dureza, pues entienden que solo así puede ponerse fin a la situación de inseguridad que denuncian. Un aviso del SUG, firmado por su secretario, Alexis Brito, insta a las autoridades «a que se tomen medidas más duras, condenando este tipo de hechos con las penas máximas posibles».

El nivel de agresiones físicas en 2022 fue de 0,42 casos por cada millón de viajeros, según los datos de Guaguas Municipales, que tiene activo un protocolo de respuesta ante cualquier tipo de agresión, sea verbal, sea física.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios