Imagen de archivo de una concentración de protesta de los 187 despedidos de Limpieza. / C7

El Tribunal Supremo ratifica que el despido de los 187 de Limpieza fue improcedente

El Alto Tribunal desestima los recursos que presentaron tanto el Ayuntamiento capitalino como los propios afectados

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Grna Canaria

El Tribunal Supremo ha ratificado la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) que tumbó el expediente de regulación de empleo de extinción que aplicó el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria contra 187 barrenderos del servicio municipal de Limpieza en enero de 2020. Aquella resolución, publicada a fines de octubre de ese mismo año, declaraba que el despido había sido improcedente.

El Alto Tribunal ha desestimado ahora los recursos que presentaron tanto los empleados -quienes aspiraban a que el despido fuera declarado nulo, de modo que la administración no tuviera más remedio que readmitirlos en sus puestos de trabajo- como el propio Consistorio, que aspiraba a obtener una sentencia que determinara que el despido fue ajustado a derecho.

El fallo, que declara firme el de octubre del TSJC, vuelve a depositar el futuro de los 187 trabajadores despedidos en manos del Ayuntamiento. El Consistorio deberá decidir ahora si los readmite o los indemniza.

La Sala de lo Social del Supremo considera que el grupo de gobierno mostró una «voluntad de entendimiento en el seno del proceso de despido colectivo y de alcanzar acuerdos, sin perjuicio de que finalmente no fuera posible». Por eso, desecha el argumento del comité de empresa de que hubiera ausencia de buena fe por parte de la administración. Y excluye la posibilidad de que se hubiera producido una quiebra de la garantía de indemnidad.

Pero también rechaza la justificación dada por el Ayuntamiento, de que su readmisión tendría efectos en las limitaciones de la ley de estabilidad presupuestaria. «No consta una situación de insuficiencia presupuestaria, entendida como un desajuste entre los ingresos públicos y los gastos, esto es, no consta el presupuesto básico consistente en una situación de déficit», alega el Supremo.

El coste

  • 6,51 millones. Es la cantidad, en millones de euros, que el Consistorio capitalino estima que hubiera costado la declaración de nulidad del despido de los 187 trabajadores del servicio municipal de Limpieza.

«La estabilidad presupuestaria puesta de relieve a lo largo de este litigio y la necesidad de personal que, en todo caso, ha exigido y exigirá el servicio de limpieza afectado -para la cobertura de necesidades básicas de limpieza de la ciudad, reza la contratación atiente a la bolsa de empleo- con los costes indudables que apareja, lo enervan y determinan, en fin, que la causa económica que la Corporación local aduce para sustentar la medida extintiva, no pueda entenderse probada».

Por tanto, el Alto Tribunal considera que el despido fue improcedente. Así, se afirma que «el despido colectivo no es ajustado a derecho ante la carencia de concurrencia de las causas económicas alegadas».

El origen

Los 187 empleados formaban parte de una bolsa de trabajo que, en un primer momento, estaba compuesta por un total de 245 personas. Estas personas se incorporaron al servicio municipal de Limpieza a principios de julio del año 2019. De ellos, 47 procedían de otro grupo -los 138 que fueron readmitidos finalmente en el Ayuntamiento como consecuencia de otra sentencia que declaró nulo su despido- y otros once renunciaron a sus puestos de trabajo. Al final, se quedaron en 187 los que formaron parte de un proyecto de limpieza de barrios con una duración concreta.

Estos trabajadores estuvieron ocupando sus puestos hasta principios de enero de 2020 pero como la finalización del contrato no fue comunicada con la antelación debida, se les mantuvo en sus trabajos hasta fines de ese mismo mes. Su despido dio paso a una denuncia que generó la sentencia del TSJC que ahora ha sido ratificada por el Supremo.

La sentencia se conoce en el momento en el que el Ayuntamiento está tratando de privatizar la limpieza viaria de cuatro sectores (Arenales, Alcaravaneras, Schamann y Escaleritas) que hasta ahora han estado cubiertos por el servicio público.