El concejal Doreste, a la derecha, interviene durante el pleno ante la mirada del alcalde, Augusto Hidalgo. / C7

La reducción de casas sociales en Tamaraceite Sur, «para evitar guetos»

El Ayuntamiento dice que distribuirá por toda la ciudad la construcción de unos seiscientos pisos protegidos

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de GRan Canaria

El Pleno aprobó de modo definitivo la modificación del Plan General de Ordenación en el ámbito de Tamaraceite Sur, que reordena la zona comprendida entre el centro comercial Alisios y la Cruz del Ovejero. La configuración a la que se da impulso ahora recupera el parque de La Suerte -sobre el que se habían proyectado cinco edificios de viviendas- y reduce el número de casas previstas (-743), sobre todo las que tienen algún régimen de protección (-670).

La reducción del número de viviendas protegidas y su ordenación estuvo en el centro del debate. El grupo de gobierno, a través del concejal de Urbanismo, Javier Doreste, desarrolló el argumento de que se apuesta por un nuevo modelo de desarrollo, «de Ciudad Jardín para todos». El edil aseguró que el Ayuntamiento va a construir por toda la ciudad unas seiscientas viviendas protegidas y que se evita su concentración en Tamaraceite Sur para «evitar el efecto gueto». Doreste aseguró que en esta zona se construrián unas doscientas viviendas sociales, de la que un centenar serán de precio asequible y el resto, de alquiler asequible. «Estarán al lado de las de vivienda libre, con las mismas condiciones urbanísticas», expuso.

Precisamente, los estándares de construcción y las posibles diferencisa entre viviendas públicas y privadas fue una de las preocupaciones de los grupos de la oposición. Para el viceportavoz del PP, Angel Sabroso, merece crítica el hecho de que se mejoren las condiciones urbanísticas de toda la zona, excepto del solar cedido al Gobierno de Canarias (Visocan) para la construcción de viviendas protegidas. «Este nuevo urbanismo del que habla Doreste es solo para quien tiene dinero», expuso, «estamos ante un urbanismo de ricos y pobres».

También el portavoz de CC, Francis Candil, defendió que se aplicaran «los nuevos estándares edificatorios y de calidad a la parcela de viviendas sociales».

Por su parte, la edila de Ciudadanos, Lidia Cáceres , se quejó de un exceso de regulación en la definición de las construcciones. Y la concejala no adscrita Carmen Guerra se posicionó en contra de los guetos