Baldeo del casco histórico de la capital grancanaria por parte de un equipo de FCC. / JUAN CARLOS ALONSO

Más del 60% de las quejas ciudadanas en el último año tuvo su origen en la falta de limpieza

El Ayuntamiento se aferra a las 2.145 denuncias presentadas en los últimos doce meses para privatizar la limpieza viaria

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

Entre los argumentos que esgrime el Ayuntamiento a la hora de justificar la propuesta de privatización de la limpieza viaria de dieciséis barrios es el de las quejas ciudadanas. En el informe que se elabora para respaldar la externalización de parte de este servicio, se hace mención a un análisis, hecho por el Negociado de Gestión y Control e Inspección del Servicio Municipal de Limpieza, que determina que más de un 60% de las quejas que elevan los ciudadanos es por falta de limpieza. Esto implica que, en el último año, más de 2.000 denuncias han tenido su origen en la suciedad que perciben los vecinos de la capital grancanaria.

«El número de denuncias ciudadanas del periodo comprendido entre el 1 de julio de 2020 y el 31 de julio de 2021, a través de LPGC Avisa, así como los recibidos mediante escritos o correos electrónicos, asciende a un total de 3.560 denuncias, de las cuales más de un 60% (2.145) corresponden a la existencia de hierbas, limpieza general y papeleras», recoge el escrito. No se aclara si estas denuncias fueron respondidas ni si las deficiencias denunciadas fueron solucionadas.

El dato

  • 1.679 papeler. Es el número de papeleras que están instaladas en los cuatro sectores que se quiere privatizar: Arenales, Alcaravaneras, Schamann y Escaleritas. Aquí se contabiliza un total de 645 kilómetros de barrido lineal manual y 541.221 metros cuadrados de aceras.

El informe, que supone el primer reconocimiento oficial de que la ciudad está sucia, ha sido criticado por los grupos de la oposición. La portavoz del PP, Pepa Luzardo, lamentó que se aproveche «el mes de agosto para hacer una adjudicación directa, sin publicidad, concurso ni concurrencia». La edila recordó que ya lo hicieron con Recogida durante el estado de alarma y también apuntó a que «la misma izquierda fue la que hizo el primer ERE de la historia del Ayuntamiento y que afectó a más de 134 trabajadores de Limpieza».

Luzardo recordó que este servicio «está peor que nunca, tras seis años de gobierno del PSOE con Podemos y NC», aunque paradójicamente esto sucede cuando «cuentan con más presupuesto, pasando de 39 millones que gestionaba el PP en su última etapa a 60 millones ahora».

Su compañero, Ángel Sabroso, subrayó que «es evidente que el PSOE está dejando morir el Servicio Municipal de Limpieza». En su opinión, «todo ha estado encaminado a una privatización de los servicios públicos sin ni siquiera convocar concursos públicos. Si uno apuesta por externalizar servicios que lo diga, con transparencia, con valentía y sin complejos», enfatizó.

También apuntó las contradicciones del grupo de gobierno la portavoz de Ciudadanos, Lidia Cáceres y criticó su «demagogia», al recordar que «siempre se han llenado la boca hablando del fomento del empleo y de los servicios públicos, pero ahora pretenden hacer todo lo contrario». La concejala liberal entiende que el recurso a la externalización de la limpieza viaria «es solo una muestra más de la mala gestión del tripartito, del que los otros hitos fueron la sentencia que obligaba a reincorporar a los 132 peones o el juicio abierto por el despido de otros 187. «El servicio está judicializado y la ciudad está cada vez más sucia», agregó.

Por su parte, el portavoz de Coalición Canaria-Unidos por Gran Canaria, Francis Candil, acusó a la concejala de Servicios Públicos, Inmaculada Medina, de «mentir». El edil nacionalista aseguró que «Medina va por la vida, igual que el resto del grupo de gobierno, diciendo que defiende lo público, pero luego se come sus palabras y termina anunciando una privatización del servicio. Ha engañado a los trabajadores y ha engañado públicamente porque decía que jamás iba a privatizar el servicio».

En su opinión, «la política de limpieza es la casa de los líos porque un día firman la Relación de Puestos de Trabajo y, al otro, la incumplen; y porque les dicen a los trabajadores una cosa y luego hacen otra».

Para Candil, el recurso a la privatización de los cuatro nuevos sectores de limpieza viaria «es la constatación de que la ciudad está sucia. Las Palmas de Gran Canaria nunca ha tenido tanto presupuesto en limpieza y nunca ha habido tantas denuncias de los ciudadanos».

«No va a pasar ningún trabajador municipal a la empresa privada»
Inmaculada Medina. / C7

Aunque la concejala de Servicios Públicos del Ayuntamiento, Inmaculada Medina, no quiso ofrecer su versión a este periódico, desde el grupo de gobierno se envió una respuesta escrita en la que se asegura que «no va a haber ningún tipo de privatización. No va a pasar ningún trabajador municipal a la empresa privada».

Esta explicación choca con la propuesta que emana del servicio municipal de Limpieza, que plantea poner en manos privadas cuatro sectores de la ciudad (Arenales, Alcaravaneras, Schamann y Escaleritas) bajo el argumento de que solo así se garantiza la limpieza viaria en condiciones.

«Con la propuesta que estamos negociando con los trabajadores queremos seguir mejorando las condiciones laborales de los empleados públicos, así como el servicio que prestamos a los vecinos del municipio», transmitió el portavoz autorizado del grupo de gobierno.

«Este gobierno es el que aprobó la Relación de Puestos de Trabajo (RPT), una demanda de hace más de treinta años que se ha logrado para mejorar notablemente las condiciones de los trabajadores, y en ese camino estamos trabajando», prosiguen desde el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, «la próxima semana nos volvemos a reunir para llegar a un acuerdo».

La reunión se celebrará a mitad de la semana que viene y en ella, los representantes de los trabajadores presentarán una propuesta que trata de mejorar el servicio sin tener que privatizar nuevos sectores.