Imagen de archivo de la limpieza del casco histórico capitalino. / ARCADIO SUÁREZ

El Ayuntamiento se plantea privatizar la limpieza viaria de 16 barrios más

Los 87 peones que ahora se encargan del barrido de estas zonas serían trasladados al Cono Sur, Miller y los turnos de tarde y noche

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El Consistorio capitalino ha puesto sobre la mesa la posibilidad de aumentar la externalización del servicio de Limpieza Viaria. En un informe elaborado a principios de este mes, se plantea la posibilidad de privatizar la actividad en cuatro sectores (Arenales, Alcaravaneras, Schamann y Escaleritas) que hasta ahora han estado cubiertos por el servicio público.

La propuesta está siendo negociada estos días y aunque no hay nada cerrado todavía, se justifica la privatización en los problemas de higiene que se han detectado en las calles de la ciudad por la falta de recursos (en torno a un 20% de la plantilla está de baja, según Limpieza), en la imposibilidad de incorporar nuevo personal y en la interrupción del servicio algunos fines de semana como consecuencia de la entrada en vigor de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) y su definición de las jornadas laborales.

«Debido a la imposibilidad de nuevas contrataciones para llevarla a cabo (la labor de limpieza), se hace necesario y urgente la prestación de estos servicios de forma inmediata y así garantizar las condiciones de salubridad e higiene de los ciudadanos y visitantes del municipio de Las Palmas de Gran Canaria, evitando la acumulación de residuos que puedan incidir negativamente en el entorno urbano», se explica desde el Servicio Municipal de Limpieza

La externalización de los cuatro sectores urbanos tendría un coste que rondaría los 3,16 millones de euros al año

De prosperar la iniciativa, un total de dieciocho barrios pasarían a estar cubierto por la empresa privada en lo referido al barrido manual y mecanizado, recogida de papeleras y baldeo, entre otros cometidos. Estos núcleos serían los de Ciudad Jardín, Fincas Unidas, Lugo, Canalejas, Alcaravaneras, La Minilla, Schamann, Las Rehoyas, el polígono residencial Cruz de Piedra, Cuevas Torres, la urbanización Sansofé, San Antonio, El Polvorín, Escaleritas, Las Chumberas y el Barranquillo de Don Zoilo.

Estos barrios se suman a los que ya están siendo limpiados por la empresa FCC y que son los de Vegueta, Triana, Santa Catalina, Guanarteme y La Isleta, así como los parques de la ciudad.

El término municipal capitalino se encuentra dividido en trece sectores, a efectos de organización de la limpieza viaria. De ellos, la parte pública se encarga de nueve sectores, mientras que la privada es responsabilidad de los cuatro sectores restantes. Si la iniciativa de Limpieza siguiera adelante, los sectores privatizados serían mayoría: ocho frente a cinco.

Coste económico

La privatización de los cuatro sectores y dieciséis barrios tendría un precio para el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria cercano a los 264.000 euros al mes, un cálculo que se hace tomando como base los costes de la mano de obra del convenio colectivo de la empresa FCC y sus servicios complementarios de limpieza mecanizada.

El presupuesto anual que requeriría la externalización del servicio en los cuatro sectores rondaría los 3,16 millones de euros. De esta cantidad, un total de 2,56 millones se iría en el pago de la mano de obra; otros 61.000 euros se deberían a los costes de mantenimiento de la maquinaria; algo más de 114.000 euros sería para la adquisición de material auxiliar; y unos 219.000 euros para gastos generales.

La reorganización que está barajando el servicio municipal de Limpieza pasa por destinar una media de 87 peones de Limpieza Viaria, del servicio público, que en la actualidad prestan servicio en los cuatro sectores que han sido propuestos para la externalización, a otras zonas de limpieza en régimen de gestión directa, en la parte alta de la ciudad y en su extrarradio. En concreto, se propone su traslado a los sectores del Cono Sur, a Miller (tanto alto como bajo), así como a servicios complementarios y los turnos de tarde y noche.

En cambio, para los sectores sobre los que planea la sombra de la privatización (Arenales, Alcaravaneras, Schamann y Escaleritas), se considera que solo se necesita un dispositivo formado por 62 trabajadores de la empresa privada. De ellos, cuatro serían mandos capataces y los 58 restantes, barrenderos.

Limpieza de una mancha de aceite. / Cober

«La ciudad perderá, poco a poco, el servicio municipal de Limpieza»

La propuesta de privatización de la limpieza viaria de los cuatro sectores fue rechazada este miércoles por los empleados públicos, que han decidido elaborar un contrainforme que ofrezca alternativas que garanticen la mejora de la limpieza de las calles sin tener que recurrir a la externalización. La intención de los trabajadores municipales es presentar su propuesta en la próxima reunión, que se celebrará la semana que viene.

«Nos tememos que los sectores que se quieren privatizar no los vamos a recuperar nunca y que, poco a poco, nos quedemos sin el servicio municipal de Limpieza», denunció el presidente del comité de empresa de Limpieza Viaria, Marcos García, quien calcula que la ciudad necesita unos doscientos trabajadores para poder garantizar unos servicios de limpieza de viaria de calidad en todo el término municipal capitalino.

Por eso, considera que la propuesta de cubrir los dieciséis barrios con 62 peones de la empresa privada -en estos momentos, el servicio público se presta con 87- debe entenderse como un «parche» que «no va a cubrir las necesidades reales de limpieza».

Los trabajadores niegan que se esté produciendo un problema de salubridad pública, si bien reconocen que no hay empleados suficientes y que la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) que se firmó con el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria fijó la jornada de trabajo para muchos empleados de lunes a viernes, con lo que los fines de semana hay problemas. «Cuando se firmó la RPT dijeron que apostaban por 1.10 trabajadores en las calles, pero parece que se quedaron a medias porque hoy somos 600 en todo el servicio», dijo.