La pantalla de control de tráfico de Cemelpa está fundida. En la foto, uno de los monitores tampoco está en uso. / C7

Los problemas con el Cemelpa y los coches originan una protesta policial

El sindicato USPB impulsa una declaración de conflicto laboral ante las carencias que tienen los agentes a la hora de prestar el servicio

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

La Unión Sindical de Policía y Bomberos (USPB) ha hecho un llamamiento al resto de las secciones sindicales del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria para que se sumen a la declaración de un conflicto laboral que tendrá, como primera medida, una concentración de protesta en el pleno de enero de 2022.

Varios son los asuntos que motivan las quejas de los policías y que comienzan con el estado de la flota. El secretario general de la USPB, Víctor García, denuncia que de los 45 vehículos patrulla que la Policía Local tenía bajo el sistema de 'renting', en estos momentos solo doce están operativos. «Había dos grupos, uno compuesto por veinticinco Megane que se los llevó la empresa y otro de veinte Scenic de los que ocho están rotos», detalla.

Si se suman estas doce unidades en régimen de alquiler a las cinco que son de propiedad municipal, el número de radiopatrullas operativos en la ciudad se queda en diecisiete.

Coche patrulla en la central de la Policía Local. / C7

«La situación va a peor y nos tememos que esto se va a prolongar porque los expedientes de contratación no prosperan», asegura Víctor García, « el plan de seguridad de navidad vamos a tenerlo que hacerlo a pie porque no hay coches suficientes»

El concejal de Seguridad, Josué Íñiguez, reconoce los problemas del parque móvil. «Algún día hemos ido más justos pero no ha habido problemas para patrullar» ya que también se cuenta con el parque móvil de Tráfico o el grupo de intervención, GOIA. «El contrato del 'renting' va a salir», indicó. Serán casi cincuenta coches que empezarán a llegar entre marzo y abril. Y además, aseguró que el Ayuntamiento ha hecho un esfuerzo en la adquisición de motos, bicicletas y patinetes para la Policía Local, así como para dotar de vehículos a los agentes de movilidad.

El dato.

  • 3,62 millones. Es la cantidad, en euros, que acumulan las inversiones paralizadas en contratación: el 'renting' de cincuenta coches (2,58 millones), la compra de otros cinco (0.17) y de siete motos (0,07) y los uniformes (0,8).

El Ayuntamiento impulsó dos procedimientos de renovación: uno de compra de cinco unidades con mampara (tres para la Policía Local y dos para el GOIA), que quedó desierto; y otro de 'renting' para unos cuarenta o cincuenta vehículos (del que se beneficiarán también los agentes de movilidad) que está todavía en fase de evaluación de ofertas y que es al que se refiere Íñiguez. Aparte, está en tramitación la adquisición de siete motos Scooter, mientras que la compra de uniformes ha quedado suspendida por un recurso que fue presentado ante el Tribunal Administrativo de Contratos Públicos.

Centro de emergencias

La situación que relata USPB en el centro de emergencias (Cemelpa) no es mucho mejor. «Los problemas empezaron en el año 2018 cuando se acabó el contrato de mantenimiento de las instalaciones», explica uno de los trabajadores de la sala, «los agentes del 092 trabajábamos antes con cascos, con micrófono y un programa que gestionaba la entrada de llamadas y que permitía atender hasta seis a la vez». Ahora, la situación es bien diferente: «Tenemos que coger el teléfono a mano y apuntar a mano la incidencia para luego introducirla en el ordenador». Esto genera que solo se puedan atender dos llamadas -la segunda solo se puede responder cuando se está atendiendo la primera- y que muchos ciudadanos se queden a la espera y acaben colgando. «Recibimos muchos quejas diciendo que no cogemos el teléfono pero es por esta razón», explican las fuentes consultadas. Además, la gran pantalla que servía para controlar el tráfico en la ciudad ya no funciona. En su lugar, se instalaron dos monitores a su lado, de los que uno ya está fundido.

Por si fuera poco, esto afecta también a las comunicaciones con los agentes que están en la calle. Para contactar con ellos, los operarios del Cemelpa están usando emisoras policiales, pero éstas fallan porque dentro de la sala hay poca cobertura. «O no te oyen, o ellos llaman y nosotros no los escuchamos», dicen.

El edil Íñiguez reconoció que el problema del Cemelpa lleva meses y que se esperaba que la renovación de sus equipos se iniciar a este año pero el pliego sigue en contratación. Espera que el año que viene se inicie la inversión de 300.000 euros en la modernización de los equipos. En todo caso, discrepó del número de llamadas que se puede atender al mismo tiempo y dijo que eran tres. «Es verdad que el Cemelpa no está como debería, pero tampoco es el apocalipsis», dijo, «lo complicado era hacer el pliego del contrato y ya está hecho».

Por otro lado, desde UGT se manifestó el apoyo a la declaración de conflicto debido a la situación «insostenible» que se vive. «En estos últimos años», expone el delegado del sindicato, Yeray Vega, «la dejadez y el pasotismo han creado un clima laboral que se ha visto acrecentado en las últimas fechas con la falta total de planificación por parte de la jefatura».

El alcalde, Augusto Hidalgo, y el edil de Seguridad, Josué Íñiguez, presidieron el homenaje a los policías jubilados. / C7

Los etilómetros llegarán al servicio antes del próximo 16 de diciembre

Otra de las quejas de los policías es la referida a la falta de etilómetros. También Coalición Canaria se hizo eco de esta situación. Su portavoz, Francis Candil, denunció los hechos: «Los agentes solo tienen un etilómetro, que además les ha prestado otro municipio. De los diez propios, ninguno funciona», criticó.

Por su parte, el edil de Seguridad, Josué Íñiguez, explicó que los aparatos han sido ya verificados y aseguró que llegarán en los próximos días. Y lo mismo ocurre con los cinemómetros. «Todos los contratos, todo lo que piden los agentes está al caer», aseguró el concejal.

Pero la Unión Sindical de Policía y Bomberos considera que las carencias son «una falta de respeto» y critica también «la falta de empatía y la negativa sistemática por parte de la Jefatura en las solicitudes de descanso y cambios de los días libres».

El malestar de los agentes se conoce el día en el que el Ayuntamiento realizó un acto de homenaje a trece policías locales jubilados recientemente o a punto de jubilarse.