Imagen de archivo de una protesta de los agentes de Bomoberos y Policía en la plaza de Santa Ana. / C7

La Policía Local vuelve a reforzar turnos y a hacer horas extraordinarias

Los avances en la negociación con el Ayuntamiento permiten atisbar el fin del conflicto colectivo abierto desde hace meses

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

Los agentes de la Policía Local han acordado volver a realizar horas extras, una opción que fue aparcada en mayo para denunciar los retrasos en los pagos, las carencias de material que tiene el cuerpo y otros problemas de tipo organizativo.

Con ello, la jefatura podrá disponer de agentes suficientes para reforzar los fines de semana y las noches, así como los eventos especiales que se celebran en la ciudad a lo largo del año.

«Como estamos viendo que los concursos mayores (uniformidad, vehículos, campo de tiro y centro de emergencia) se están tramitando y adjudicando con vistas a tener un servicio en condiciones, y como estamos llegando a acuerdos sobre las horas extras y la organización, en la asamblea del martes el colectivo aprobó normalizar los refuerzos», explicó el secretario general de la Unión Sindical de Policía y Bomberos (USPB), Víctor García.

En la presentación de las nuevas siete motos adquiridas por el Ayuntamiento para la Policía Local, el concejal de Seguridad, Josué Íñiguez, aseguró que la renovación del material «empieza a dar sus frutos y ha ayudado a que los policías desconvoquen el conflicto laboral».

No llega a tanto la versión de los agentes, quienes sí reconocen los avances. «Seguiremos reivindicando que se cumpla lo acordado con la Corporación. Si observamos que se incumple, volveremos a la misma situación», advirtió el representante de USPB.

Horas extras y complemento salarial

El acercamiento tiene que ver con un nuevo sistema de organización que permitirá que la jefatura disponga de más horas de libre disposición a cambio de que su retribución se incluya en un complemento salarial.

En estos momentos, los policías ceden tres jornadas de trabajo que son de elección por parte de la jefatura. Y está ya firmado que se eleven a cuatro a partir de enero de 2023, de modo que las tres diurnas se paguen a 361,12 euros cada una; y la nocturna, a 451,4 euros. Sobre la mesa está también el compromiso de que se eleve a seis para los años siguientes.

También ha habido avances en cuanto a las horas extras con el reconocimiento de una hora extras de eventos multitudinarios, tal y como aparece recogido en un escrito encabezado por los sindicatos USPB, CC OO, UGT y CSIF.

Hasta ahora solo había reconocido dos categorías de horas extras: la diurna, que va desde los 35,57 euros que percibe la jefa a los 24,13 euros de un agente; y la nocturna y de día festivo, comprendida entre los 40,66 euros de la jefa y los 27,57 euros de los agentes.

Pero ahora se va a reconocer la hora extras en eventos multitudinarios, solo que todavía no se ha acordado su importe. Los sindicatos quieren que el rango oscile entre los 52,85 euros de la jefatura y los 35,84 euros de los agentes; y el Ayuntamiento en cambio, estudia dos escenarios que irían entre los 46,76 euros y los 31,7 euros para las mismas categorías, o entre los 50,82 euros y los 34,46 euros respectivamente.

Con estas propuestas, así como una redistribución de los turnos y la incorporación de nuevo personal, se espera que se pueda evitar los retrasos en el pago de las horas extras, que se suele producir debido a la prohibición de aplicar más de un 10% del importe de la masa salarial del Ayuntamiento a gratificaciones.

En el caso de la capital grancanaria, esta bolsa tenía una consignación de 2,45 millones de euros. En mayo del presente año, el Consistorio dio la orden de pago de las horas extras pendientes de pago de 2021, que alcanzaban 1,4 millones de euros para los bomberos, y 689.000 euros para la Policía Local.

El año pasado fue el primero en el que las horas extras realizadas por bomberos (75.000 horas) superaron a las de los policías (48.000) debido a la reducción de eventos extraordinarios como consecuencia de la pandemia; y a la necesidad de cubrir el servicio de extinción de incendios por sus graves carencias de personal.

Víctor García calcula que desde que los policías y bomberos se negaron a hacer horas extraordinarias hace cinco meses, el Ayuntamiento se ha ahorrado en torno a un millón de euros. Con esta disminución de la deuda y la aplicación de los acuerdos alcanzados con la administración, USPB confía en que se reduzca el importe que la Corporación debe cada año a sus trabajadores y que, a medio plazo, se elimine el problema de los atrasos.

Antonio Santana, de Comisiones Obreras, destacó que estos acuerdos equilibran «la falta de plantilla y se da un mejor servicio al ciudadano», pero también aclaró que «la vuelta a la normalidad se mantendrá mientras se cumplan estos objetivos, tanto en el pago razonable en tiempo de horas extras como en el cumplimiento de acuerdos».

Desde CSIF, Iván Jiménez recordó que todavía se deben diez meses de atrasos a los policías. Por eso, insiste también en que «no se acaba la lucha, solo cedemos un poco como acto de buena fe». Y espera que los acuerdos se materialicen: «las promesas no dejan de serlo y tardan en llegar, como la de los nuevos vehículos radiopatrullas, que no poseen emisoras propias y tenemos que conectarnos en zonas sin cobertura a través de nuestros móviles particulares».

Yeray Vega, en representación de UGT, resaltó «la buena predisposición» de la administración con las reivindicaciones de los trabajadores. «Queda todavía por culminar la subida de nivel en el complemento de destino y el acuerdo para que las horas extras se paguen en tiempo y forma, y que no haya ningún tipo de perjuicio para el trabajador», dijo.

Protesta de bomberos en Triana. / Juan Carlos Alonso

Los que mantienen su pulso con el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria son los bomberos. En la asamblea que se celebró en la noche de este miércoles, los trabajadores decidieron mantener su negativa a cubrir las bajas del servicio mediante horas extras.

Esto ha provocado que en los últimos meses se haya tenido que cerrar los parques zonales de La Isleta y Vegueta por falta de personal.

Los bomberos aseguran que mientras sigan denunciados por el Ayuntamiento o se informe de cómo van los contratos, no habrá ninguna aproximación.

Los bomberos recibieron el apoyo del Sindicato Unificado de Guaguas. «No entendemos cómo el equipo de gobierno de esta ciudad se niega sistemáticamente a facilitar los medios materiales y humanos para que puedan desarrollar su labor de manera segura y eficaz», dijeron, «desde este colectivo queremos expresar nuestro rechazo a la actual política municipal respecto a los servicios públicos y al trato irresponsable que se viene brindando a los trabajadores municipales desde el Consistorio».

Los guagüeros manifestaron que para tener unos sevicios públicos de calidad se necesita «previsión, organización y, por supueto, inversión».