Obras de la calle Hoya de La Gallina, en Siete Palmas. / C7

La obra de la calle de conexión de Siete Palmas con San Lázaro terminará el 20 de diciembre

Los peatones tendrán una acera para ir en dirección al camposanto y se habilitará un carril guagua tras arreglar el socavón que había en Hoya de La Gallina

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria concluirá el próximo 20 de diciembre la obra de reparación y reforma de la calle Hoya de La Gallina, en Siete Palmas, entre Fondos del Segura y la rotonda de acceso al cementerio de San Lázaro. Cuando acaben los trabajos, que se iniciaron en agosto, habrá desaparecido un socavón enorme que se había producido en esta zona como consecuencia de que la erosión de la lluvia y el empleo de un material de poca calidad en los rellenos sobre los que se asienta la calle.

El alcalde de la ciudad, Augusto Hidalgo, explicó que la calle tendrá tres carriles en dirección al cementerio -uno para guaguas y dos para el tráfico privado- y otros tres en el sentido contrario. También destacó que se solucionará un problema antiguo de accesibilidad ya que la obra permitirá la construcción de una acera de la que carecía la vía.

La actuación ha sido posible gracias a una inversión de 318.000 euros que se financia con cargo al plan de cooperación del Cabildo de Gran Canaria. Su presidente, Antonio Morales, detalló que la capital grancanaria ha recibido en los últimos años más de veinte millones de euros de la institución insular para el impulso de diferentes proyectos que responden a las peticiones vecinales.

Augusto Hidalgo, Antonio Morales y Javier Doreste conversan con los representantes de la asociación de vecinos Siete Palmas. / C7

La actuación también permitirá la renovación de la red de alumbrado y del sistema de recogida de pluviales, así como la plantación de dieciséis árboles, según explicó el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Las palmas de Gran Canaria, Javier Doreste.

La vía es transitada por miles de vehículos cada día, pero soporta una mayor presión de tráfico durante la época navideña -por la existencia de dos centros comerciales- y en los días de partido de la Unión Deportiva Las Palmas y del Club Baloncesto Gran Canaria, cuyas instalaciones están allí.

Dos representantes de la asociación de vecinos Siete Palmas se presentaron también en la obra para hacer llegar a las autoridades las otras reivindicaciones que tiene el barrio. Tanto el presidente, David Rodríguez, como la vocal María Teresa Caballero reclamaron al Ayuntamiento la mejora del estado de los árboles, que están muy afectados por las plagas de mosca blanca y pulgón. «Está afectando a los vecinos porque impide que abran sus ventanas y se ventilen las viviendas», expuso Rodríguez, «dicen que no tiene solución pero no nos vamos a resignar a esto, hay que apostar por sanear los árboles».

También exigieron el desplazamiento de contenedores y una mejora de la limpieza de las calles.

Respecto a la obra de Hoya de La Gallina, Caballero dijo estar «un poco más contenta de que las personas que van al cementerio tengan una acera accesible porque lo que tenían era un camino de cabras».

Los vecinos también demandan la construcción de un local social en el barrio.