Borrar
Un sonómetro mide las emisiones de la Noche de Reyes en San Bernardo. Arcadio Suárez
Las Palmas de Gran Canaria

La Noche de Reyes se encamina a una denuncia en los juzgados por parte de vecinos de Triana

Las personas que pidieron al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria que no autorizara el acto, anuncian acciones legales para defender sus derechos

Javier Darriba

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 16 de enero 2024, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La continuidad de la Noche de Reyes en el entorno de Triana va camino de decidir su futuro en el ámbito judicial. Los vecinos y vecinas que solicitaron al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria que no autorizara la festividad que suele organizarse en la noche en que llegan los Reyes Magos, con barras en las calles y conciertos, han anunciado que seguirán en el ejercicio de las acciones legales «de toda clase» que procedan para la defensa de sus derechos fundamentales.

Los afectados por los ruidos, la suciedad, los orines y las dificultades de movilidad que impone una celebración multitudinaria como la de Triana reaccionan así a la resolución del concejal del distrito Centro, José Eduardo Ramírez, por la que se desestimó la reclamación que presentaron los propios vecinos el pasado 22 de diciembre, ocho días después de que el Ayuntamiento adjudicara el contrato de producción de la Noche de Reyes de 2024.

Esta parte de la ciudadanía que se considera afectada por el evento asegura, a través una portavocía autorizada, no sentirse sorprendida por la desestimación de sus peticiones por parte del Consistorio capitalino.

Noticia relacionada

El año pasado, tras la celebración de la noche de Reyes, un grupo de ciudadanos ya se planteó presentar una denuncia contra este acto, si bien la iniciativa no acabó fructificando.

Este año, los residentes concernidos plantearon una estrategia de defensa de sus derechos más programada y comenzaron a solicitar en diciembre al Consistorio capitalino que evitase el hecho «porque se incurriría en vulneración de la legislación vigente».

Estos vecinos entienden que la actividad debería trasladarse «fuera de dicha zona, a un lugar donde no se alteren la condiciones de vida de los vecinos, dada su incompatibilidad con los usos propios del carácter residencial del entorno».

Hay que recordar que la última sentencia relativa al carnaval de día en Vegueta iba en el sentido de llevar la fiesta allí donde no causase molestias a la ciudadanía. En su resolución, el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) advertía de la imposibilidad material de evitar el ruido por encima de los niveles tolerables. «Ni se adoptaron por el Ayuntamiento medidas que justificaran la suspensión de los niveles de ruido permitidos en condiciones normales, ni es posible adoptarlas por la propia morfología de las calles en que tiene lugar el evento. Ello condena a los recurrentes a ver lesionados sus derechos año tras año sin que jurídicamente ello sea amparable por muchos títulos que reciba el evento. Que el Carnaval de Día haya sido declarado 'Fiesta de interés turístico de Canarias' así como 'Fiesta de interés turístico nacional' no es incompatible con que se celebre en un lugar en el que se puedan adoptar tales medidas correctoras oportunas para que no se vulneren los derechos de ningún vecino» .

Medidas para reducir el ruido

Este año, lo que hizo el Ayuntamiento fue adoptar una serie de medidas que trataban de reducir el impacto que la fiesta tenía sobre los vecinos y vecinas, pero sin renunciar a la celebración. Así, se ordenó la restricción del horario de los conciertos, que acabaron a las 00.30 horas; se hizo que las barras de bares y restaurantes solo funcionaran hasta las 01.00 horas; se redujo el volumen de toda la megafonía; y se dejó, para el día siguiente, el desmontaje del escenario de San Bernardo para no aumentar la afección por ruido de madrugada, tras los conciertos.

Sin embargo, los vecinos entendían que la reducción de horario no significaba una disminución de los daños recibidos. De hecho, referían la vulneración de varios derechos fundamentales por la celebración de la Noche de Reyes, como es el caso del derecho a la integridad física y moral, a la intimidad personal y familiar, a la inviolabilidad del domicilio y la dignidad de la persona.

En base a ello, solicitaron una indemnización de 2.000 euros al día por cada uno de los denunciantes en concepto de daño moral; y otra cantidad no fijada por los daños materiales «que se ocasionen en 2024 y los que se sigan ocasionando hasta el efectivo cese de dichas inmisiones».

Los vecinos también se quejan de que el Consistorio capitalino les negase el acceso al expediente relativo al contrato de producción de la Noche de Reyes. El Ayuntamiento entendía que como no se había producido la vulneración de derechos -porque no se había celebrado el acto- los vecinos carecían de legitimación para tener la documentación.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios