Los 187 barrenderos despedidos exigen su incorporación a Limpieza

Los trabajadores afectados inician movilizaciones para reclamar su reintegro en la plantilla como interinos no fijos. Denuncian que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria los tuvo trece días de enero trabajando sin contrato. Los operarios lamentan que el grupo de gobierno no los quiera recibir

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA

Los operarios del servicio municipal de Limpieza despedidos en enero han comenzado a movilizarse para exigir su reincorporación en calidad de interinos no fijos. Este lunes protagonizaron una manifestación desde el parque de San Telmo hasta las oficinas municipales, donde se concentraron ante la falta de respuesta por parte del grupo de gobierno municipal.

Los afectados denunciaron que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria incurrió en fraude de ley al contratarlos bajo la modalidad de obra o servicio determinado. «La limpieza requiere de un trabajo indefinido y no por finalización de obra», explicó Mariló Medina, «por tanto, no podían contratarnos por seis meses».

Los barrenderos que se encuentran en esta situación dicen seguir la senda que marcaron varios compañeros. «En noviembre ya hubo dos sentencias favorables y el juez le dio la razón a los trabajadores», prosiguió, «y pasaron a ser interinos no fijos».

Los 187 empleados formaban parte de una bolsa de 245 personas que se incorporaron al servicio de Limpieza el pasado 8 de julio. De ellos, 47 procedían de otro grupo -los 138 que fueron readmitidos en enero como consecuencia de una sentencia que declaró nulo el despido- y otros once renunciaron a sus puestos de trabajo.

El grupo que permaneció en la bolsa inicial (los 187) mantuvo su relación contractual con el órgano de Limpieza hasta principios de enero. Pero como no se les comunicó con la antelación suficiente el despido, se les mantuvo en sus puestos de trabajo hasta fines de mes. «Nos llamaron por teléfono y nos comunicaron que seguíamos trabajando sin contrato desde el 8 al 21 de enero», aseguró Medina.

Su versión la corrobora otro de los afectados, Miguel Álamo, quien asegura que «nos tuvieron sin contrato».

Los trabajadores acumulan años de contratos temporales con la administración local. Mariló Medina lleva «entrando y saliendo desde 2010», mientras que Miguel Álamo lleva en esta situación «desde hace quince años».

Criticaron que el grupo de gobierno no se haya dignado a recibirlos ni a contestar sus peticiones. «En octubre pedimos una reunió con el alcalde, Augusto Hidalgo, pero ni nos han llamado ni nos han dado fecha», dijo Álamo. Ese mismo mes se presentó un requerimiento para evitar la presentación de una demanda por fraude, pero el Ayuntamiento tampoco contestó.

Este periódico intentó conocer la versión del grupo de gobierno municipal respecto a este asunto, pero desde el Consistorio capitalino se quiso ofrecer ninguna valoración.

La portavoz del Partido Popular (PP) en el Ayuntamiento, Pepa Luzardo, mostró su respaldo a los 187 trabajadores del servicio de Limpieza despedidos a finales de enero en virtud de un expediente de regulación de empleo (ERE) impulsado por Hidalgo y su grupo de gobierno.

«Los trabajadores que se manifestaron padecen la doble cara que caracteriza a Augusto Hidalgo, que por un lado habla de políticas progresistas y de apoyo a los trabajadores y por otro, los somete a procesos masivos de extinción de su puesto de trabajo», expuso la edil, «no nos olvidemos que es el mismo alcalde que, por primera vez en la historia del Ayuntamiento, contrata seguridad privada para suplir o sustituir a policías y bomberos».

Luzardo lamenta que el alcalde no tuviera ningún pudor para hacerse la foto cuando los contrataron, mientras que ahora los concejales del gobierno «están escondidos debajo de la mesa».

Por su parte, el concejal de Coalición Canaria-Unidos por Gran Canaria David Suárez también criticó la política de la imagen del alcalde y de la concejala de Limpieza, Inmaculada Medina. «Tanto Medina como Hidalgo estuvieron para la foto el pasado mes de julio», expuso, «en cambio, ahora salen por la puerta de atrás».

«Ya está bien de que la gestión de limpieza se haga en los juzgados y las convocatorias de empleo público siguen paradas», añadió.