Las Rehoyas cree justas de tamaño las casas del Negrín

La plataforma vecinal cree que las casas que ofrece el Ayuntamiento frente al hospital deberían tener un mejor aprovechamiento de la superficie

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA

La propuesta de construcción de 152 viviendas frente al hospital Doctor Negrín, como medio de aliviar la presión demográfica que tiene Las Rehoyas, tampoco ha terminado de satisfacer a la plataforma vecinal. Si ya en su momento, los representantes de los vecinos afectados por el proceso de reposición mostraron sus quejas por el diseño del bloque de pisos que se construirá sobre el parque del barrio, ahora lamentan el aprovechamiento que se da a la superficie útil.

«Las viviendas en general son muy justas de tamaño, pero para la superficie que tienen pueden tener un aprovechamiento mucho más racional que el proyecto anterior», explican desde el colectivo ciudadano en un comunicado.

La principal queja viene por las dimensiones y la distribución de los baños, que consideran «inaceptables». En el análisis que realiza el arquitecto Carmelo Suárez para los vecinos, de acuerdo a la información proporcionada por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, se deja claro que «los lavabos arrimados a la pared no se pueden admitir, es un principio básico que en un lavabo la persona se puede lavar la cara sin que sus codos choquen con la pared, pero en este proyecto en todos los casos tenemos este problema».

Además, arremeten contra el plato de ducha. «No es de recibo que las medidas sean de setenta por setenta centímetros», explican, «la reivindicación mínima debe ser un plato de ducha de setenta por cien centímetros, esto es necesario para un mínimo de confort hoy, y además en los casos de tener que bañar a una persona mayor o a un bebé es un requisito indispensable».

El edificio se concibe como una sola comunidad de propietarios, donde los tres núcleos de ascensores y escaleras sirven a todas las vivienda. «Faltaría conocer cómo está resuelta la cuestión de los aparcamientos en sótano, cuantos hay y si existen trasteros. Quizás habría que valorar también si son necesarios los seis ascensores, habría que estudiar la opción de reducir a cuatro ascensores, en el caso de que fueran suficientes ello implica un ahorro significativo para la cuota de la comunidad de propietarios», se pregunta Suárez en el escrito.

El arquitecto señala también que la propuesta es más ordenada y racional que la hecha en el edifico del parque.