«La ampliación de terrazas no busca interferir con la vida vecinal»

La zona comercial Triana responde a los vecinos del casco histórico de la capital grancanaria que el crecimiento en superficie servirá para «garantizar la correcta aplicación de las medidas sanitarias» impuestas en la desescalada

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA

El presidente de la zona comercial Triana, Carlos Bethencourt, respondió ayer a la asociación de vecinos Triana-San Telmo que la intención de la petición para ampliar la superficie de terrazas en la vía pública no pasa por recortar el espacio del peatón. «Lo que solicitamos es que se pueda ampliar, en aquellas zonas donde sea posible, evidentemente, por no interferir con la vida vecinal, para garantizar la correcta aplicación de las medidas sanitarias», expuso, «de lo contrario, la reapertura de terrazas no será viable».

El representante de los empresarios de esta zona comercial e histórica recordó la «pasmosa crisis económica» que estamos viviendo «en todos los órdenes productivos y servicios». Y aclaró que la petición hecha por todas las zonas comerciales abiertas «no supone colocar más terrazas, sino que simplemente se van a colocar el 50% de las terrazas permitidas como máximo, pero con más espacio, pues de lo contrario no es siquiera posible disponer de ese 50% de aforo en terraza».

«Si lo que desea la representante vecinal es que se mantenga el vecindario como hasta antes del día 11 de mayo, esto es, sin actividad comercial y de restauración para el exclusivo deleite de unas pocas personas que han hecho de la actividad de Triana una batalla personal», prosiguió Carlos Bethencourt, «quizás convendría que aceptara nuestra invitación para que, cara a cara, y con luz y taquígrafos, nos aclarara y concretara qué es lo que pretende».

Los empresarios de las diferentes zonas comerciales de la ciudad han presentado ante el Ayuntamiento la solicitud de ampliación de superficie para unas 130 terrazas, tal y como permite la regulación municipal y la orden estatal, pero la asociación de vecinos Triana-San Telmo se ha mostrado contraria a esta posibilidad.

Mientras, tanto las zonas comerciales siguen esperando la respuesta del Ayuntamiento. Ayer no se pudo producir una reunión con el concejal de Urbanismo, Javier Doreste por un problema de salud.

Sin embargo, desde algunos colectivos se criticó que no se dé una respuesta a sus peticiones. La gerente de la zona Santa Catalina, Angélica Rodríguez, lamentó que «por un problema personal se paralice el Ayuntamiento». Pidió más eficiencia al Consistorio porque «está en juego el trabajo y el mantenimiento de más de trescientas familias». Desde Vegueta, la gerente de Avor, Olga Palacios, también criticó que no se haya respondido en una semana y que la Policía Local esté aplicando un 50% de aforo «cuando la norma habla de las mesas, con lo que hay un descontrol absoluto».