Dos bomberos mantienen la vigilancia sobre la casa para evitar que resurjan las llamas. / C7

Un informe propone tapiar la casa incendiada en Vegueta para poder arreglarla y pintarla

El Ayuntamiento no tomará una decisión hasta que se analice el estado del cuarto que está en la segunda planta

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El arquitecto del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento de la capital grancanaria ha propuesto en un informe que se organice una limpieza de choque en la casa que se vio afectada por el incendio del pasado lunes y que es propiedad municipal.

La acción deberá ser abordada con cautela ante posibles riesgos de desplome, en especial de la techumbre de madera que ardió.

Además, fija la necesidad de extraer todos los elementos que puedan representar un peligro inminente y luego proceder a un tapiado provisional de los accesos, de modo que se facilite la reparación y la pintura de la fachada.

El servicio de Patrimonio municipal no tomará, sin embargo, ninguna decisión al respecto hasta que se elabore un segundo informe respecto al cuarto que está en la segunda planta y al que no se ha podido acceder por la acumulación de rescoldos.

Será en unos días cuando se tome la decisión de qué hacer con la vivienda.

Una casa que fue adquirida por el Ayuntamiento en octubre de 1960

La vivienda que se vio afectada por las llamas en la noche del lunes se construyó a fines del siglo XIX. Sus propietarios alquilaron la casa a los padres de los actuales moradores en 1943 con un contrato de renta antigua y un pago anual.

La propiedad no pasó a ser pública hasta octubre de 1960, que fue cuando la compró el Consistorio por un importe de 80.041,5 pesetas. La idea era convertirlo en sala de exposiciones, pero no prosperó.

La compra se hizo sabiendo que la casa estaba alquilada y la familia permaneció en ella pese a que pasó a ser un bien público.

Los residentes siguieron en el inmueble. Y pasaron los años. El padre fallece en el año 2006 y la madre, en 2020, de modo que son los tres hijos del matrimonio los que siguen haciendo uso del inmueble y reclamando su derecho a seguir en él, pese a que el contrato de alquiler se agotó hace ya doce años. El Consistorio también intentó usar el edificio como comisaría de la Policía Local pero sus dimensiones reducidas desaconsejaron este uso.

Por otro lado, ayer se habilitó el paso a los dos negocios que se cerraron por seguridad. La calle Audiencia sigue cerrada aunque está habilitado el paso a la cafetería.

También se habilitó ay el accso peatonal desde la calle Mendizábal.