Cartel de vivienda vacacional / c7

El Gobierno de Canarias pidió que no se restringiera de modo injustificado el alquiler vacacional

La Consejería de Economía del Gobierno de Canarias presentó, en noviembre de 2018, una alegación a la regulación impulsada en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria para la vivienda vacacional.

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

«En dicha regulación, ha de tenerse sumo cuidado con no restringir injustificadamente la libre competencia, imponiendo restricciones que obstaculicen de forma sustancial la entrada y la capacidad de competir de las viviendas vacacionales», exponía el documento, «toda restricción debe estar amparada en la corrección de fallos de mercado o en la protección de un objetivo de interés público».

La alegación del Ejecutivo autónomo fue desestimada por el Consistorio capitalino por entender que « la regulación establecida en esta Modificación de las Normas Pormenorizadas del Plan General para la vivienda vacacional es la adecuada porque se incorpora en la normativa como uso alojamiento turístico en coherencia con lo regulado al respecto en la legislación canaria, y como tal uso se permite en las zonas donde el Plan General permite el alojamiento turístico, y con las mismas condiciones de independencia con respecto a las viviendas de un edificio que las exigidas para el resto de usos no residenciales».

EN NÚMERO 2.400

    Los técnicos de Urbanismo detallaron que la vivienda vacacional se incluye en el uso Alojamiento Turístico, de acuerdo a lo establecido al respecto por el Gobierno de Canarias. Y señalan que la diferenciación del uso residencial solo traslada lo que ya existía en la norma de edificación.

    Es el número de viviendas vacacionales registradas en el municipio capitalino. De ellas, alrededor de 1.400 se concentran en el entorno más próximo a la playa de Las Canteras. El sector genera un negocio anual de 30 millones de euros.