Borrar
Ithaisa Suárez, madre de Yéremi Vargas. Juan Carlos Alonso
Las forenses concluyen que no hay evidencias de que Yéremi presentara signos de cianosis

Las forenses concluyen que no hay evidencias de que Yéremi presentara signos de cianosis

Tribunales ·

El Imlcf dice que el menor no padecía patologías crónicas y la acusación pide que sean forenses de Madrid quienes hagan otro informe

Francisco José Fajardo

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 26 de febrero 2024, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Un informe del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Las Palmas (Imlcf) ha concluido que «no hay anotaciones en los informes médicos» que constan en el historial de Yéremi Vargas «sobre la existencia de signos de cianosis» en el niño, una tesis que sostenía su familia para demostrar la incriminación de Antonio Ojeda, alias el Rubio, en su muerte.

Hay que recordar que este estudio fue solicitado por el abogado Marcos García Montes, que ejerce la acusación particular tras lograr la reapertura del procedimiento, con el objeto de acreditar que Yéremi padecía una insuficiencia respiratoria que le dejaba la piel azulada en situaciones de estrés, como así afirmó presuntamente el Rubio a un preso de confianza cuando ambos estaban encarcelados en una prisión de la península.

El «informe de ampliación sobre la presencia de signos de cianosis en la historia clínica» del menor -al que ha tenido acceso este periódico- fue redactado por dos médicas forenses del Imlcf. Estas profesionales analizaron la documentación médica que consta de Yéremi Vargas desde el 18 de julio de 1999, día en que nació, hasta el 25 de abril de 2006, menos de un mes antes de la fecha de su desaparición.

En el documento, las especialistas no encontraron «patologías de interés reseñables» en lo que se refiere a la historia de salud en Atención Primaria y Cuidado de Enfermería desde el 18 de julio de 1999 hasta el 25 de abril de 2006 y tampoco en la hoja de registro del Programa de Niño Sano en las fechas comprendidas entre el 21 de septiembre de 1999 y el 6 de septiembre de 2005.

También refieren que en todos los informes clínicos de los servicios de urgencias, solo constaba como antecedentes personales un «broncoespasmo, como único dato a reseñar».

En este escenario, las conclusiones médico forenses de las redactoras del informe determinan que Yéremi Vargas «no presentaba patología crónica que le hiciera llevar un tratamiento específico o revisiones periódicas». También, que no existen «anotaciones en los informes médicos sobre la existencia de signos de cianosis» y que, «desde el punto de vista médico», no les constaba de que el menor «fuera separado del programa de control de niño sano, por patología alguna».

A su vez, aseveraron que todas las patologías recogidas en el informe eran «las habituales que puede desarrollar cualquier niño en los distintos rangos de edad que se describen».

Finalizaron el estudio advirtiendo que, «de existir otros informes médicos donde haya información a valorar, y que estas peritos no han tenido en cuenta, rogamos sean aportados por el letrado para su estudio».

Listado de visitas al médico

Las forenses expusieron un largo listado de las veces en las que Yéremi acudió a centros médicos desde su nacimiento para ser tratado de cuestiones como bronquiolitis, viriasis, laringitis, bronquitis, otitis, amigdalitis, traqueitis, hiperactividad y falta de atención, gastritis, parotiditis, otalgia, varicela, náuseas, fiebres y tos recurrentes, entre otras.

El Imlcf ya realizó un informe el 16 de febrero de 2022, pero «debido a la falta de claridad en algunos extremos», según manifestó la acusación particular, esta parte solicitó su aclaración o ampliación el 3 de marzo, «no llegando a producirse dicha aclaración sino hasta el pasado 18 de julio de 2022», insistió García Montes.

Al abogado le resultó «sorprendente» que la aclaración realizada sobre el informe inicial de 16 de febrero de 2022, «no especificase todos los puntos de pericia solicitados», por lo que nuevamente -el 26 de julio- insistieron en pedir «otra aclaración». La instructora les respondió el 7 de octubre año que «accedía», librando nuevamente oficio al IMLCF.

Tras la interposición de dos escritos de solicitud de impulso procesal, el ansiado informe llegó con fecha 2 de diciembre de 2022 aunque les fue notificado el 24 de enero de 2023. Una vez más, según esta parte, las forenses «no se pronunciaron sobre aspectos que se configuraban como fundamentales», alegó el abogado, por lo que solicitó sin éxito la comparecencia en sede judicial de las especialistas que elaboraron el estudio.

El letrado junto a Ithaisa Suárez. Juan Carlos Alonso

García Montes se queja de que solo valoraron un «listado» del historial

El letrado Marcos García Montes respondió al informe de Imlcf con un contundente escrito en el que se quejó de que las forenses solo hubiesen examinado «un listado» correspondiente al historial de Yéremi Vargas con la única información del «motivo por el que fue atendido médicamente. Todo ello sin «entrar a valorar» si esas causas de asistencia médica estaban relacionadas o no «con el objeto de la diligencia solicitada» que era esclarecer si el menor presentaba signos de cianosis.

En el escrito, el letrado advierte al Juzgado de Primera Instancia número 2 de San Bartolomé de Tirajana que se ve «obligado a solicitar que se remita oficio al Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Madrid», a quienes deberán darle «traslado de toda la documentación médica» Yéremi Vargas, «así como los informes periciales realizados por los médicos forenses adscritos al Imlcf de Las Palmas». Todo ello con el objeto de que sean los médicos del centro madrileño los que «efectúen un informe completo» del historial del menor «acorde a lo solicitado».

Todo ello, abunda el letrado, en un contexto en el cual «durante aproximadamente dos años», expone, los profesionales del Imlcf de Las Palmas «se han negado» a realizar el estudio que el letrado había solicitado «o lo han eludido para hacer un pseudoinforme que no aclara los extremos cuestionados», insiste.

La solicitud de que la nueva valoración sea realizada por el Imlcf de Madrid, agrega el escrito, es «completamente pertinente, útil y necesaria».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios