Imagen de archivo del local social municipal. / JUAN CARLOS ALONSO

La ciudad se disculpa por la mora en un pago a una vecina que murió esperando a cobrar su deuda

El Consistorio dice que acelerará el abono del alquiler que se debe desde 2017 por el local que ocupaba el centro social de Guanarteme

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El coordinador general de Economía y Hacienda del Ayuntamiento, Antonio Ramón Balmaseda, reconoció este miércoles que el expediente de pago del alquiler que ocupaba el local de Servicios Sociales en la calle Mario César, en Guanarteme, no se había realizado con la debida diligencia. Tanto es así que su propietaria murió sin que el Consistorio saldara su deuda, que se remonta al año 2017. «Pedimos disculpas por los perjuicios causados a la familia», reconoció Balmaseda, quien informó de que se va a tratar de dar la mayor agilidad posible para pagar los recibos, que ascienden a 50.223,03 euros.

Los hijos de Modesta Marrero habían reclamado el abono del alquiler desde hace tiempo. El Ayuntamiento les alquiló su local en 2006 y estuvo pagando, en algunos casos con retrasos, hasta el verano de 2017, cuando venció el contrato de arrendamiento. La intención del Consistorio era seguir en este lugar y entonces se dirige a la familia propietaria para que siguiera facturando mensualidades mientras se redactaba un nuevo contrato. Sin embargo, el Ayuntamiento interrumpe el pago y en noviembre le informa de que va a organizar un concurso para el arrendamiento de un local.

En febrero de 2020, la familia es informada de que cobrarían cuando se aprobaran los presupuestos, pero tampoco fue así. De hecho, todavía tuvieron que esperar hasta agosto de 2020 para que la administración le reconociera las facturas.

Sin embargo, Modesta, que era nonagenaria, murió sin ver ingresada esta cantidad. Esto complicó aún más cosas, según informó el coordinador de Hacienda, porque hasta que no se hizo el reparto de la herencia el Ayuntamiento no pudo definir las facturas. Ahora se quiere pagar, pero todavía queda mucho trámite burocrático por delante, ya que las facturas deben pasar por diferentes servicios para su fiscalización.

La familia no cree que el fallecimiento de Modesta se pueda invocar como causa del restraso porque ya son cuatro años de reclamación del pago y quince meses desde que el Ayuntamiento reconoció las facturas.

De los 50.223 euros, alrededor de 2.000 euros son en facturas por el consumo de luz. DE la cantidad restante habrá que descontar