Imagen de archivo de las obras de MetroGuagua en la calle Galicia. / JUAN CARLOS ALONSO

El Ayuntamiento afronta el pago de 2,4 millones de euros por intereses de demora en obras

Geursa tiene veintisiete procedimientos judiciales pendientes de resolución que fueron iniciados por parte de las empresas adjudicatarias

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

La sociedad de Gestión Urbanística (Geursa) tenía, al cierre de sus cuentas de 2020, un total de veintisiete procedimientos judiciales instados por parte de las empresas adjudicatarias de diferentes obras, que reclaman el abono de intereses de demora por el pago tardío de certificaciones. El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria se enfrenta así a unas reclamaciones que suman un total de 2,41 millones de euros.

De esta cantidad, está suspendido el juicio sobre la reclamación de 7.866,68 euros en un caso de indemnización por un accidente; y en otro, en el que se reclama el abono de 240.712,96 euros, Geursa ha contestado a la demanda solicitando, en su lugar, el pago de 143.447,8 euros por incumplimiento del contrato, daños y perjuicios.

Entre las empresas con más reclamaciones se encuentran Petrecan, que exige el pago de más de 31.000 euros por los intereses de demora por obras de pavimentación y asfaltado en cuatro de los cinco distritos de la ciudad, así como por la actuación en el entorno del puente de Escaleritas-La Feria; o Hermanos García Álamo, que también demanda algo más de 7.000 euros en intereses por el pago tardío de la repavimentación de Zárate, San Nicolás, Tafira o Schamann; o Constructora San José, que exige el abono de más de 347.000 euros en las obras del pabellón de deportes del Cono Sur, la implantación de la MetroGuagua en la calle Pío XII o su participación en el área de renovación urbana de Tamaraceite; y también Lopesan, que reclama algo más de 83.000 euros por el abono tardío de las facturas en la creación de viales en Tamaraceite Sur, la plaza del acuario Poema del Mar o la pavimentación de calzadas en el distrito de Vegueta-Cono Sur-Tafira de 2016.

El portavoz de CC-UxGC, Francis Candil, lamenta que el tripartito deje a Geursa «a los pies de los caballos» con su deuda

Geursa tarda unos nueve meses en pagar sus facturas. De hecho, esta demora es la que lastra el periodo medio de pago a proveedores del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria hasta los 122 días, que es el noveno peor de todo el país.

El alcalde ya explicó el mes pasado a los lectores de CANARIAS7 que el origen del retraso en los pagos se debe a los problemas de tesorería que Geursa viene arrastrando de hace una década.

Parte de ellos se explican por la propia deuda que tiene el Ayuntamiento con la sociedad urbanística. No en vano, el Consistorio debe a Geursa 10,41 millones de euros, de los 5,3 millones se corresponden a facturas pendientes de contabilizar.

Tres plazas de España

Los intereses de demora que se dilucidarán en los tribunales y a los que hace frente Geursa fueron utilizados por parte de Coalición Canaria-Unidos por Gran Canaria (CC-UxGC) como un ejemplo de mala gestión. Su portavoz, Francis Candil, denunció ayer, a través de una nota de prensa, que «los ciudadanos nos gastamos el coste de tres obras de remodelación de la plaza de España por la nefasta gestión del Ayuntamiento de esta ciudad, gobernado por PSOE, Nueva Canarias y Podemos».

Francis Candil criticó que la «actitud irresponsable» del Ayuntamiento lleve a Geursa a estar sometida a pleitos judiciales por casi 2,5 millones de euros anuales y, además, haya provocado un incremento muy significativo en cuanto a los intereses de demora con respecto al año pasado de casi un millón de euros.

«Resulta desalentador que, con la situación económica que atraviesa Las Palmas de Gran Canaria y con la necesidad acuciante de destinar recursos económicos a otros servicios de primera necesidad, parte del dinero de todos nosotros, los contribuyentes, vaya destinado a pagar un sobrecoste por intereses de demora solo porque el Ayuntamiento pague tarde y mal a Geursa, encargada de gestionar y ejecutar las obras municipales», dijo Candil.

El portavoz de CC-UxGC culpó al Consistorio de ser el máximo responsable de poner a la empresa «a los pies de los caballos». Y dijo que el concejal de Urbanismo, Javier Doreste, «debería ponerse a trabajar para mejorar la gestión de su área en lugar de dedicarse solo a presentar, junto con el alcalde, todas las obras».