Trabajos de reparación en Blas Cabrera Felipe. / C7

El alcalde dice que la reapertura de Blas Cabrera Felipe se hará «lo más rápido posible»

La avería se produjo porque la tubería no aguantó la presión que llegaba desde la zona de La Laja

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA

El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, explicó este martes que el reventón de la tubería de la calle Blas Cabrera Felipe se produjo por un problema de presión. «Se hizo un bypass en una reparación de una tubería de La Laja que era mayor que la de Blas Cabrera Felipe y ésta no soportó la presión», aclaró.

El regidor indicó que se está evaluando la situación para reparar el problema «por la vía de urgencia» y tratar de restablecer el tráfico en la calle lo antes posible.

Preguntado sobre la financiación de la reparación, Hidalgo dijo que «entiendo que será Emalsa» la que la asuma, aunque aclaró que «lo haremos por la vía más rápida posible».

El reventón de la tubería se originó en las primeras horas de la tarde de este lunes. A consecuencia de la fuga de agua, se debilitó el firme y se produjo un socavón al paso de una guagua de la línea 12. Esto obligó a cortar el tráfico en un tramo de Blas Cabrera Felipe. Además, también se vio afectado el aparcamiento del complejo hospitalario Materno Insular.

El alcalde desmintió que la avería tuviera relación alguna con la remodelación de la calle en el marco de la obra de implantación de la MetroGuagua.

Pepa Luzardo visitó la zona donde se produjo el incidente. / C7

Por su parte, la portavoz del Partido Popular (PP) en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Pepa Luzardo, afirmó que el hundimiento de la calzada de la Avenida Blas Cabrera Felipe, junto al barrio capitalino de Zárate, certifica la «penosa ejecución» del proyecto de la Metroguagua, el sistema de transporte de alta capacidad que debía haber estado terminado en 2021 y que sigue acumulando retrasos.

Luzardo, que se desplazó a la zona para comprobar la situación, recordó que la obra tuvo un presupuesto superior a los tres millones de euros. «Además de los retrasos y los ya habituales cambios de empresa a mitad de proyecto, en este tramo tampoco se cambiaron las instalaciones de agua y luz», enfatiza la edil del PP.

«De aquellos polvos estos lodos porque, como ya hemos advertido también en tramos como el de Mesa y Lopez, es un sinsentido que una obra que iba ser transformadora y que nos costará más de 120 millones de euros no esté siendo utilizada para la renovación de infraestructuras básicas como la red de abasto», indicó la concejal.

«Es de juzgado de guardia», continúa la portavoz popular, quien dijo que el lunes dos guaguas se vieron atrapadas al colapsar el firme, quedando una de ellas atascada durante horas. «Hoy -este nartes, para el lector- a las 12:00 horas seguíamos con el tráfico totalmente cortado y desconocemos si ya todos los vecinos disponen de suministro de agua, algo que no ocurría ayer por la tarde».

Asimismo Luzardo añadió que los miles de litros de agua «anegaron el aparcamiento del Complejo Hospitalario Materno Infantil», por el que se filtraba de una planta a otra. «Supongo que los gestores ahora nos pedirán una indemnización por los daños causados», explicó la edil, quien califica de «desastre» la planificación y ejecución del proyecto.