Recreación del ferrocarril de Gran Canaria circulando por una vía férrea. / C7

El tren al Sur no es rentable ni social ni financieramente según la ULPGC

La evaluación estima que la demanda será inferior en un 50 a 75% a la prevista en los estudios previos basándose en una encuesta a 500 personas

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

El proyecto de construcción de una línea ferroviaria entre la capital y el sur de la isla «no es rentable ni para la sociedad ni para el futuro operador del tren», según las conclusiones de una evaluación socioeconómica independiente realizada por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) sobre los beneficios y costes que tendría su implantación en comparación con su no creación.

El estudio del Grupo de Investigación en Economía de las Infraestructuras, el Transporte y el Turismo (EITT) de la ULPGC hace su propia estimación de la demanda que tendría el tren entre Santa Catalina y Meloneras, a través de una encuesta a 500 personas, que arroja resultados son muy inferiores, entre un 50 y un 75%, a los obtenidos en los estudios previos.

Frente a anteriores estimaciones de la demanda, la del EITT incorpora las preferencias de los usuarios de las guaguas y el coche en función de los tiempos y costes que les supondría pasarse al tren. Según Javier Campos, uno de los autores de la evaluación, los estudios incluidos en el proyecto del tren «tienen sesgos que sobreestiman la demanda». Con tales números, señala, «sí sale rentable».

La evaluación sigue la metodología estándar del análisis coste-beneficio que recomienda Europa, valora los trayectos intermedios entre las 11 estaciones y los trasbordos en función de los orígenes y destinos y analiza la distribución de viajes en las horas pico y valle. El estudio, hecho en 2019 y que el covid impidió presentar en 2020, también analiza las variaciones de ingresos y costes que el tren supondría en las empresas de transporte (operador del ferrocarril y Global) y la recaudación de impuestos y subvenciones del sector público.

La implantación de la línea ferroviaria, de 57,8 kilómetros de longitud y entre 35 y 33 minutos de tiempo de viaje de extremo a extremo, no es rentable en ninguno de los tres escenarios sobre la demanda de usuarios que plantea el estudio.

Sin valorar los riesgos del proyecto, en el primer escenario, que supone que la guagua no pierde cuota de mercado, los resultados del VAN (diferencia entre beneficios y costes) social arrojan pérdidas de 156 millones de euros. En el que estima que la demanda vendrá de usuarios de guaguas y coches las pérdidas suben a más de 957 millones. En el que prevé una solución intermedia rozan los 524 millones.

Así, quienes más salen ganando con el tren serían los usuarios del coche (por la descongestión del tráfico), mientras que a los de las guaguas no les resultaría tan rentable.

VAN financiero negativo

El VAN financiero también resulta negativo en los tres escenarios, oscilando entre 1.196 millones de pérdidas en el primero y 1.366 millones en el segundo.

Incluyendo en la evaluación las variables con riesgo (sobrecostes, ahorro de tiempo y otros), en el mejor supuesto la probabilidad de lograr un VAN positivo no llega al 8%.