El Norte presume de piscinas libres

Los municipios de Arucas, Gáldar, Guía, Moya y Agaete cuentan con un buen número de piscinas naturales que hacen cada año las delicias de miles de visitantes. Con la desescalada hacia la nueva normalidad, han vuelto a ser sitio concurrido.

PATRICIA VIDANES SÁNCHEZ | ARUCAS

Durante los más de dos meses de confinamiento en los hogares debido al estado de alarma decretado a raíz del covid-19 una de las cosas que más echaron de menos los canarios fue el mar, la playa, pisar la arena. Pero no hay que olvidar que Gran Canaria cuenta, sobre todo en el Norte, con un buen número de piscinas naturales que hacen cada año las delicias de miles de visitantes. Una vez que se permitieron los baños de mar ya en la fase 2 de la desescalada hacia la llamada nueva normalidad, son muchos los ciudadanos, sobre todo de la comarca, que han comenzado la temporada estival, aunque oficialmente no se haya entrado en ella. Sin embargo, las temperaturas acompañan.

Así, Gáldar permite disfrutar durante todo el año en su costa de hermosos lugares para el baño. Piscinas naturales como las de El Agujero, Emiliano, Los Dos Roques, La Furnia y Punta de Gáldar son acogedores y tranquilos lugares para pasar el día con la familia o los amigos disfrutando de sus cristalinas aguas y el sol, al resguardo de las olas. Pero por ahora toca ser prudentes, mantener la distancia de seguridad de dos metros y evitar largas estancias en la zona. En este caso, el Ayuntamiento de Gáldar ha colocado cartelería informativa frente al covid-19. Así, se recomienda además de guardar los dos metros de separación, cubrirse la boca y la nariz al toser y/o estornudar y hacer uso de las papeleras para depositar los deshechos, sobre todo mascarillas y guantes.

Hay que recordar que el litoral galdense ha permitido ir haciendo esas piscinas naturales que hoy son un encanto. Desde el consistorio apuntan que «tenemos un litoral diferente pero con bandera azul gracias a la calidad de sus aguas, la accesibilidad y su belleza natural. Gáldar es muy heterogénea y va desde el mar hasta la cumbre. Contamos con senderos en la cumbre con unos paisajes únicos y un litoral abrupto y salvaje». También es verdad que el Plan de Barrios promovido por el grupo de gobierno, con el alcalde Teodoro Sosa a la cabeza, ha incluido en los últimos tiempos una serie de obras de mejoras en la costa, en sus zonas de solarium, en los accesos y paseos, así como en los espacios destinados a los muchos deportistas que se desplazan hasta la costa de Gáldar. El bodyboard a nivel internacional ha encontrado su lugar preferido en El Agujero, con una apreciada ola, y en El Frontón. Sin olvidar que las aguas de Sardina son de un indudable atractivo para los submarinistas.

En el caso de Arucas, la joya de la corona son Los Charcones, en la costa de Bañaderos. Un bonito paseo, remodelado hace unos años, lleva desde El Puertillo a Los Charcones. Se trata de dos enormes piscinas en las que el mar renueva constantemente el agua, una de ellas adaptada especialmente a para los niños por su baja profundidad, cuentan con una zona de solárium, escaleras y rampa de acceso, por la calidad de sus aguas y servicios también disponen del galardón de la bandera azul. Como en el caso de Gáldar, al Ayuntamiento de Arucas le preocupa que se respeten las medidas higiénico sanitarias dictadas a raíz de la pandemia generada por el coronavirus. Así que hay cartelería específica, además de vigilancia por parte de la Policía Local y de Protección Civil, lo que se repite en las piscinas naturales y playas de Agaete, Moya y Guía. Por ahora no ha empezado el servicio de socorrismo, que en el Norte suele quedar para julio y finalizar en septiembre –en Guía ya hay–.