Cabecera de un tren de velocidad alta instalada hace una década en el parque San Telmo de la capital. / C7

El Cabildo cree atrevido que la ULPGC concluya que el tren no es rentable

El consejero de Movilidad sostiene que su estimación de la demanda no valora que las 11 estaciones incluyen aparcamientos para dejar el coche

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

El consejero de Movilidad del Cabildo, Miguel Ángel Pérez, considera que el estudio de la ULPGC que concluye que el proyecto del tren entre la capital y el sur de la isla no es rentable ni social ni financieramente contiene lagunas en la estimación de la demanda del ferrocarril, entre ellas no tener en cuenta la previsión de que las 11 estaciones de la línea ferroviaria incluyen aparcamientos disuasorios para facilitar el transbordo de los usuarios del vehículo privado, que según esa evaluación socioeconómica están mucho menos interesados en pasarse al tren.

Según Pérez, llegar a la conclusión de que el tren entre Santa Catalina y Meloneras no es rentable basándose en «solo 500 encuestas personales» a usuarios de guaguas y coches y mantener que los estudios anteriores contienen sesgos que sobredimensionan el cálculo de la demanda entre un 50 y un 75% es un atrevimiento teniendo en cuenta que el coste de mantenimiento de la vía, mayoritariamente subterránea y diseñada como una caja, «será inexistente a lo largo de los primeros 50 a 75 años» de funcionamiento del ferrocarril.

También subrayó que la evaluación socioeconómica del Grupo de Investigación en Economía de las Infraestructuras, el Transporte y el Turismo (EITT) no tiene en cuenta el impacto ambiental de los distintos medios de transporte y en este sentido señaló que mientras el tren emite 14 gramos de CO2 por usuario y kilómetro, en el caso del vehículo privado esas emisiones se elevan a 350 gramos.

El consejero de Movilidad puso asimismo de manifiesto que el estudio del EITT no ha podido valorar las tarifas del tren, fundamentales para atraer demanda al transporte público guiado, así como que en el corredor entre la capital y el sur que atraviesa la línea ferroviaria se localiza el 85% de la población insular.

Además, entre los usuarios posibles citó a los 13 millones de pasajeros que en 2019 pasaron por el aeropuerto.

Pérez lamentó que la ULPGC no le haya hecho llegar su estudio ni invitado a su presentación y anunció que reclamará una copia al rector para analizar su metodología de trabajo y los resultados obtenidos.

Las valoraciones del también vicepresidente primero del Cabildo respondían a una pregunta del portavoz de Cs, Ruymán Santana, quien le trasladó su preocupación por las conclusiones del estudio de la ULPGC, resaltando que al incluir los riesgos inherentes a la inversión en la línea ferroviaria la probabilidad de que el proyecto tenga un VAN financiero favorable (diferencia entre ingresos y gastos) se reducen al 8%.

Santana invitó a Pérez a analizar el estudio independiente del EITT para contrastar su estimación de la demanda con la que se ha calculado hasta ahora.

Pérez se mostró dispuesto a analizar el estudio y a sentarse con los expertos que lo han elaborado, lo que el portavoz de CS agradeció como fórmula para evitar la confrontación pública entre partidarios y detractores del tren que se viene produciendo entre defensores y opositores a la construcción de la central hidroeléctrica.

Financiación europea

El Cabildo, que ha asumido la declaración de impacto ambiental del proyecto del tren, todavía no emitida, aspira a que los fondos europeos del programa Next Generation aporten el presupuesto necesario para hacer realidad la línea ferroviaria.

El presupuesto estimado para ello hace varios años se eleva a 1.560 millones de euros que habría que actualizar.