Vista del estado en que Hermine dejó la explanada donde iba a situarse la mayor parte del público que iba a ir al concierto. / C7

Agüimes esperaba a 80.000 personas por Quevedo

Así se gestó la suspensión del concierto, previsto para este viernes

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Agüimes

No pudo ser. Quevedo, el cantante grancanario convertido en estrella mundial, no actuará finalmente este viernes en Agüimes. Un acuerdo in extremis suspendió el concierto. ¿Eso es malo? Según se mire. Para sus miles de aficionados seguro que sí. Perdieron una oportunidad de disfrutarlo en directo.

Pero, en cambio, la decisión hizo respirar más tranquilos a gestores públicos y a efectivos de seguridad. No en vano, en Agüimes ya se preparaban para recibir a 80.000 personas. La previsión dejó sin dormir a más de uno. Y es que, según estas estimaciones, iban a ir al concierto de Quevedo casi el triple de gente de la que reside en el pueblo.

Por mucho que el Ayuntamiento y las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado hubiesen diseñado un dispositivo para hacer frente a semejante afluencia, lograr que no pasara nada era casi más una cuestión de suerte. Y es que, a la dificultad de gestionar una muchedumbre de ese calibre, se le sumaba otro hándicap maquiavélico.

80.000 personas para disputarse 1.600 plazas

El concierto iba a ser gratuito y solo para 1.600 personas. Es decir, unos previsibles 80.000 asistentes se tendrían que disputar 1.600 plazas, y por estricto orden de llegada. El Ayuntamiento intentó negociar aumentar el aforo, pero no hubo acuerdo.

Para amortiguar el más que posible efecto embudo, al Ayuntamiento se le ocurrió habilitar el solar anexo al lugar del recital, en la trasera del Teatro-Auditorio de Agüimes, para acoger a los 78.000 que se iban a quedar con las ganas de ver de cerca a su joven ídolo.

Es un espacio amplio y con vistas al concierto que suele usarse como explanada de tierra para aparcar. La plaza donde estaba previsto que actuara Quevedo está situada a una cota más baja que el solar, por lo que, entre que podían verlo desde arriba y que se colocarían pantallas gigantes, podrían seguir el espectáculo.

Imagen reciente de Quevedo. / C7

Pero la fórmula ideada no era palabra de Dios. Se parecía más al azar de una moneda echada al aire. Por eso el paso de la borrasca Hermine y sus efectos regalaron a las dos partes la solución al entuerto: una suspensión del concierto por el mal estado en que quedó la explanada aledaña. Y tan amigos.

En contrato es de abril y Quevedo saltó a la fama en verano

Agüimes solo quería contentar a su población más joven y ofrecerles un cantante de su gusto. No en vano, fueron los mediadores juveniles del Ayuntamiento los que conocían a Quevedo y los que dieron su referencia. Pero eso fue en marzo y en abril se firmó el contrato.

Nadie podía imaginarse que en verano su famoso Quédate, junto a Bizarrap, sería líder mundial en descargas en Spotify. Tanto fue así que iba a cantar en Agüimes por poco más de un sueldo mensual de un trabajador bien pagado en un momento en que su caché había adquirido tintes estratosféricos.

No vendrá Quevedo, es verdad, pero la juventud de Agüimes seguirá teniendo una cita este viernes (22.00) en las fiestas del Rosario. La llamada 'Noche Joven' ofrecerá las actuaciones destacadas de Lucho RK y Juseph, dos atractivas propuestas de la escena musical local. Será en el mismo sitio y a partir de las 22:00 horas; y contará también con Tata Band, DJ Alejo Sánchez y DJ Antonio Boada.