Borrar
Estado actual del taro de Teguerey, entre Tuineje y Tiscamanita. Javier Melián / Acfi Press
¿A quién le importa el taro de Teguerey?

¿A quién le importa el taro de Teguerey?

Patrimonio agrícola ·

Desde marzo de 2023, cuando el Cabildo de Fuerteventura emprendió unas obras de resturación que nunca finalizó, el ejemplo más singular de la arquitectura tradicional agrícola avanza en su camino hacia la ruina

Catalina García

Puerto del Rosario

Sábado, 6 de abril 2024, 22:51

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Después de que el Cabildo de Fuerteventura iniciara en 2023 la compra y el arreglo del taro de Teguerey, en Tuineje, puesto una barrera de plástico para que nadie entre y afianzado alguno de sus muros, nadie lo ha vuelto a mirar.

De aquellas obras realizadas en marzo de 2023, no queda ni un puntal de los que la Corporación colocó para que no se siguieran cayendo las paredes de este singular ejemplo de patrimonio agrícola del siglo XVIII, sólo el plástico en el suelo.

El taro de Teguerey no es el único de Fuerteventura, pero sí el más singular. Su excepcionalidad radica en su tamaño, casi 100 metros cuadrados de capacidad, y por contener un pozo en su interior, ahora entullido, y una noria de la que sólo queda huella del eje. Los taros, que se caracterizan por la planta circular, eran almacenes de grano, quesos o aperos.

En septiembre de 2022 por el paso del ciclón Herminia, cayó la primera pared del taro. Fueron los vecinos de Tuineje, los mismos que avisaron que, en enero de 2023, por más lluvias, volvió a derrumbarse otro lado.

La ruina sigue acechando a este taro en cada invierno, en cada agua fortuita, sin que el Cabildo y el Ayuntamiento de Tuineje vuelvan a mirar para sus paredes.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios