Gavia bebida con olivos en Guisguey, en el municipio de Puerto del Rosario. / Javier mELIÁN / aCFI pRESS

Fuerteventura recupera el pulso tras las mejores lluvias en veinte años

Corralejo es el lugar donde más agua cayó y, en el extremo sur, Morro Jable, donde menos. Las lluvias han resultado «un alivio para el campo majorero», según el consejero David de Vera. Las averías del CAAF se arreglarán en las próximas 72 horas

Catalina García
CATALINA GARCÍA Puerto del Rosario

Tras el domingo de agua, Fuerteventura hace balance de incidencias y el campo majorero dice adiós a la sequía de casi veinte años. Sólo el Consorcio de Abastecimientos de Aguas a Fuerteventura (CAAF) se encontraba ayer, lunes, arreglando la tubería de impulsión rota en uno de los accesos a la capital, muy cerca del carrilbici que le llevará para entre 48 y 72 horas de trabajo, y otra en Gran Tarajal, a la altura de El Cuchillete.

La Aemet ha confirmado los litros caídos en la Maxorata durante el domingo, sobre todo a partir de las 2.00 horas. Corralejo -y a la vista de las imágenes de las inundaciones- encabeza el ranking con 56 litros. En el mismo municipio de La Oliva, en concreto en Lajares cayeron 46 litros que llenaron gavias e hicieron correr barrancos.

La playa de El Castillo, en el municipio, con el suelo del paseo marítimo roto por las escorrentías. / javier melián / acfi press

El siguiente mayor registro del agua hay que buscarlo en Antigua (en cuya playa más turística, El Castillo, la lluvia se llevó parte del paseo marítimos) y Betancuia, donde se contabilizaron 42 litros. Hay que darse un salto al municipio de Tuineje para encontrar en Gran Tarajal un litro menos: 41 litros recogidos.

Las lluvias más escasas, pero aún así las más importantes de los últimos años, se registraron en Morro Jable: 37 litros.

Gavias cerca de la Rosa de Tinojay, en el municipio de Puerto del Rosario. / javier melián / acfi press

No sólo la cantidad de litros sino que fue una lluvia «bastante serena, sin viento, que no ha generado ningún tipo de destrozo», la calificó ayer David de Vera, consejero de Agricultura, Ganadera y Pesca del Cabildo, que destacó así mismo que no provocó ningún tipo de destrozo en explotaciones agrícolas y ganaderas de Fuerteventura. «Realmente el campo necesitaba este tipo de agua para seguir rellenando los acuíferos, las presas y las gavias».

De hecho, de Vera destacó que los acuíferos estaban ya muy reducidos tras años de sequía. « Las lluvias han sido realmente un alivio para el campo de Fuerteventura porque permitirán que los cultivos no dependan del agua del CAAF sino que los agricultores podrán tener sus reservas propias«.

En cuanto a las averías del CAAF, que es de las pocas consecuencias del paso del ciclón Hermine por Fuerteventura, se trata de la red de impulsión que conduce a lo depósitos principales de La Herradura y otra en la glorieta de El Cuchillete, en Gran Tarajal.

Maquinaria del CAAF arreglando ayer por la mañana la avería cerca de la autovía de Puerto del Rosario. / Javier Melián / Acfi Press

La avería de la capital se ocasionó al recuperarse el funcionamiento de las plantas desaladoras tras un breve corte eléctrico por parte de Endesa que se produjo por las lluvias intensas del domingo. Inmediatamente, el CAAF activó el protocolo de actuación para detectar el problema, descubrir la tubería y trabajar desde el lunes en su soldadura química.

Desde el CAAF se prevé que los posibles cortes de suministro de agua no sean muy significativos a lo largo del territorio insular, debido a los buenos niveles existentes en los depósitos que se han ido recuperando en los últimos días.