Conrado Domínguez, ante el juez. / C7

Conrado Domínguez, ante el juez: «No supe del objeto social de la empresa»

CANARIAS7 accede a las declaraciones de los investigados en el caso Mascarillas en el Juzgado de Instrucción

FRANCISCO JOSÉ FAJARDO FRANCISCO SUÁREZ ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

El director del Servicio Canario de Salud (SCS), Conrado Domínguez, afirmó este jueves ante el juez instructor del caso Mascarillas que no se preocupó en conocer la actividad de la empresa RR7 y tampoco su solvencia económica.

Según señaló al declarar en calidad de investigado, eso le correspondía al órgano de contratación y en mayo de 2020 él era miembro del Comité de Gestión de la Emergencia Sanitaria pero estaba en el Gobierno como secretario general técnico de la Consejería de Obras Públicas. Fue en septiembre de 2020 cuando fue nombrado al frente del SCS, cargo en el que ya estuvo bajo el mandato de Fernando Clavijo como presidente.

A preguntas del juez, Francisco Javier García García-Sotoca, Domínguez contesta: «No supe del objeto social de la empresa». También asegura no conocer a Rayco González, administrador único de RR7 y niega haber mantenido una conversación a tres con él

Como se recordará, Conrado Domínguez y Rayco González están como investigados en la querella presentada por la Fiscalía Anticorrupción. La tercera investigada es Ana María Pérez, que era directora general de Recursos Económicos de Sanidad. Anticorrupción ve indicios de tráfico de influencias y prevaricación en el caso de Conrado Domínguez y Ana María Pérez, mientras que a Rayco González le imputa estafa agravada y blanqueo de capitales.

En su declaración, Conrado Domínguez se excusa sobre la elección de RR7 para un contrato de cuatro millones de euros por un millón de mascarillas que nunca fueron entregadas señalando que correspondía «al órgano de contratación» garantizar la solvencia de la empresa. Pero admite, tras una pregunta del juez, que sí estuvo «pendiente de la ejecución del contrato».

El director del SCS señaló que fue Osvaldo Lastras, a quien conoció como jugador de balonmano en su juventud, quien contactó con él y le dijo que había «una empresa que se dedicaba a la importación» que podía traer material sanitario. En la declaración, Domínguez no menciona que RR7 importaba vehículos. Fue Lastra quien le puso en contacto con Samuel Machín, que intermedió en la operación y pactó con RR7 una comisión por sus gestiones.

Samuel Machín ha sido llamado a declarar este viernes en calidad de testigo.

Según Conrado Domínguez, él solo habló con Machín y jamás tuvo contacto directo con Rayco González: «En ningún caso contacté con él». «La primera vez que lo vi», agregó ante el juez, el fiscal y los abogados personados, fue cuando visión «el vídeo de la declaración» de González ante Javier Ródenas, fiscal Anticorrupción.