Costa española. / Archivo

Una playa andaluza se lleva la primera bandera negra por contaminación de crema solar

Ecologistas en Acción denuncia los casos más significativos de mala gestión ambiental en las costas nacionales donde los protectores frente al sol se ganan un hueco en la investigación

José A. González
JOSÉ A. GONZÁLEZ Madrid

«Podríamos haber otorgado muchas más». Esta es la contundente afirmación de la oenegé Ecologistas en Acción en su último informe 'Banderas Negras 2022', una catalogación que pone de manifiesto el mal estado de conservación, ya sea por contaminación o por mala gestión, de las playas españolas.

365 días de análisis de cerca de 8.000 kilómetros de costa española para otorgar un total de 48 banderas negras, dos por provincia y dos por cada ciudad autónoma. «De esta forma, se denuncia un caso de contaminación y otro de mala gestión ambiental en cada uno de estos lugares», revela el informe de la oenegé. «Este año se han recogido problemáticas muy similares a las de ediciones anteriores», añaden.

Sin embargo, por primera vez aparece un nuevo protagonista: el impacto de los filtros solares que llevan las cremas de protección solar. «Constituyen un importante agente contaminante», informan.

Protegerse del sol es una máxima para proteger la piel de enfermedades producidas por la exposición al astro rey, pero también «pueden contener sustancias como los disruptores endocrinos, entre otras, que no solo afectan a la salud de los seres humanos si no también la de mares, ríos o lagos», desvela el informe de Ecologistas en Acción.

La oenegé ha puesto el foco al sur de la Península Ibérica, en la provincia de Málaga y, concretamente, en el Paraje natural acantilados de Maro-Cerro Grande, aunque «este problema es general en toda la costa», señalan.

«Cada vez que una persona embadurnada en filtros solares químicos se baña en un mar, río o lago, deja parte de estos tóxicos en el agua»

Ecologistas en Acción

El documento firmado por los ecologistas señala el daño provocado por las cremas solares en el entorno natural, «hay que recordar que es un espacio natural protegido y perteneciente a la Red Natura 2000», señalan.

Un paraje que acoge a erizos de mar, pulpos, almejas finas, doradas, cangrejos de roca o algas microscópicas del fitoplancton. «Las nanopartículas de estos filtros solares, una vez ingeridas, afectan a sus funciones vitales, ya sea por vía genética o fisiológica», advierten. Una revisión de un centenar de artículos científicos, realizados en España por equipos de investigación de Baleares, Cataluña, Valencia y Andalucía y publicados en revistas científicas de prestigio, en los que se detallan los resultados de estudios realizados sobre los filtros solares ultravioletas (UV) de las cremas protectoras solares, muestra, consistentemente, y en todos estos estudios, la certeza de que estos filtros solares UV, una vez liberados al medio acuático, provocan un impacto ecotoxicológico considerable», apostillan.

Las características especiales de este enclave con calas y playas semiconfinadas, es decir, con poca hidrodinámica y «la masificación turística» le ha valido para ‘ganarse’ la primera bandera negra por este tipo de agente contaminante. «Cada vez que una persona embadurnada en filtros solares químicos se baña en un mar, río o lago, deja parte de estos tóxicos en el agua. Y eso multiplicado por millares de personas fruto de la turistificación se convierte en un gran impacto ambiental», señalan los investigadores de Ecologistas en Acción.

Muchos filtros solares disponibles en el mercado contienen benzofenona-3 u oxibenzona, «que no es otra cosa que una hormona femenina sintética», advierte la oenegé. Uno de los efectos más habituales y estudiado de los disruptores endocrinos en peces es la aparición de gónadas intersexuales. «El problema de la intersexualidad en poblaciones silvestres es que produce daños reproductivos y como consecuencia, pérdida de población», denuncian.

No obstante, cada vez más existen alternativas de protectores solares con menos tóxicos, así como aceites vegetales para exposiciones cortas.

Las banderas negras de siempre

A pesar de la irrupción de los filtros solares, las causas que provocan las banderas negras en las costas españolas se mantienen sin cambios. Así, ha otorgado 14 ‘banderas negras’ por vertidos de aguas sin depurar, deficiencias en los sistemas de saneamiento o graves problemas de depuración; 10 por especulación urbanística, a veces con urbanizaciones que invaden el dominio público marítimo-terrestre; 5 por afecciones a la biodiversidad; cuatro por actividades industriales contaminantes próximas a la costa; 4 por dragados y ampliaciones portuarias sin justificación; 4 a actividades de acuicultura o contaminación química; 3 por erosión costera y 3 por acumulación de basuras.

«Todas las administraciones tienen que tomar conciencia de estos problemas y actuar de manera inmediata para mejorar la salud de nuestros ecosistemas, de nuestras economías y de las propias personas», denuncia Cristóbal López Pazo, portavoz de la organización ecologista. «Las banderas negras son una herramienta para visibilizar casos flagrantes de contaminación y mala gestión ambiental de nuestras costas», añade.

«Las banderas negras son una herramienta para visibilizar casos flagrantes de contaminación y mala gestión ambiental de nuestras costas»

Cristóbal lópez

portavoz de Ecologistas en Acción

No obstante, a pesar del aumento de estas denuncias, se han producido desapariciones del mapa. Tres ejemplos de ello son la nueva depuradora de Barbate (Cádiz); el arreglo del emisario de Roquetas de Mar (Almería) y la ampliación de la depuradora para incluir el tratamiento terciario y aprovechar el agua regenerada; o las iniciativas políticas, administrativas y judiciales espoleadas por la presión social llevadas a cabo en el Mar Menor (Murcia). «Estos se incluyeron en informes de Banderas Negras de años anteriores y sus problemáticas ya se han solucionado, al menos en los dos primeros casos», apunta la oenegé.

«Celebramos y nos alegramos de estas mejoras, pero tenemos que hacer hincapié en que son actuaciones que entran dentro de los deberes, competencias y obligaciones de las administraciones, y que todavía queda mucho por hacer», advierte Ana Aldarias, portavoz de Ecologistas en Acción.

Las 48 banderas negras

  • Andalucía: Cuevas de Almanzora y Costa de Levante de Adra, en Almería; Vejer y Barbate (Cádiz); La Rábita y La Charca (Granada); Ría de Huelva y Playa de La Antilla (Huelva); Paraje Natural Acantilados Maro-Cerro Gordo y Litoral de la provincia de Málaga (Málaga).

  • Asturias: Saneamiento industrial Ría de Avilés y la Regasificadora de Gijón.

  • Cantabria: El Saneamiento del Bajo Asón y los aparcamientos de caravanas en la costa.

  • Cataluña: El puerto y el aeropuerto en Barcelona; las Abarlofarras en calas de la costa brava y Pineda d' en Gori (Gerona); las Playas de Tarragona y Playa del Trabucador (Sant Carles de la Ràpita), en Tarragona.

  • Ceuta: El litoral frente a la desaladora y bahía norte de la ciudad y la LICES6310002 del Monte Hacho.

  • País Vasco: Ría de Barbandun, Muskiz y en Gernica y Murueta, en Reserva de la biosfera de Urdaibai, en Vizcaya; y en San Sebastián y el Puerto de Mutriku en Guipúzcoa.

  • Galicia: Minas de San Finx (Lousame) y en el dragado de la ría de O'Burgo en La Coruña; Playa de Arealonga (San Cosme de Barreiros) y la isla de Pancha (Ribadeo) en Lugo; el estuario de Foz y las Playas de Vigo, en Pontevedra.

  • Islas Baleares: Puerto Colom y el Puerto de Alcudia, en Mallorca.

  • Islas Canarias: Playa del Charco de la Araña (Los Silos) en Tenerife y para Piscifactorías del Atlántico (Yaiza) y la Playa de Waikiki (La Goleta) en Las Palmas.

  • Melilla: Vertidos de los cauces de la ciudad y el proyecto de remodelación del cuartel Primo de Rivera.

  • Comunidad Valenciana: Cala de Lanuza y Cala Baeza y al Proyecto «Colossus» Calpe en Alicante; Playa de Les Fonts y Playa del Triador (Vinaroz), en Castellón; la Depuradora de Pinedo y las Dunas playa de Tavernes, en Valencia.

  • Región de Murcia: Bahía de Portman y Sierra Minera y en el Mar Menor.