Borrar
Botellas biodegradables en una fábrica gala. reuters
Seis de cada diez plásticos compostables no se reciclan bien

Seis de cada diez plásticos compostables no se reciclan bien

ods 12 | consumo responsable ·

Un estudio concluye que productos como las bolsas hechas de materiales orgánicos no se no se descomponen bien en el cubo y generan residuos que contaminan

A. Herranz

Jueves, 3 de noviembre 2022, 05:52

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Pese a las buenas intenciones, reciclar plásticos compostables en casa (aquellos que provienen de materias orgánicas, como la patata) acaba siendo más un fracaso que un éxito. Según un estudio realizado por el University College de Londres, el 60% de los plásticos compostables no se desintegran completamente en los cubos de compostaje domésticos, por lo que siguen generando residuos que contaminan el suelo.

El informe también pone de relieve que los consumidores no tienen claras las diferencias entre plásticos compostables y biodegradables (los que están fabricados para que determinados organismos vivos lo utilicen como fuente de carbono y lo acaben desintegrado). Algo que también provoca que no se separen estos residuos plásticos de forma correcta.

Los autores del estudio recuerdan que el término «plástico compostable» describe un material que puede sufrir una degradación biológica en un lugar de compostaje a un ritmo consistente con otros materiales conocidos, sin dejar residuos tóxicos visibles.

Sin embargo, estos materiales son actualmente incompatibles con la mayoría de los sistemas de gestión de residuos. No existe ninguna norma internacional armonizada para los plásticos compostables domésticos. Por tanto, el destino de estos plásticos, cuando se tiran o se clasifican para su reciclaje, es la incineración o el vertido.

«El destino típico del vertedero o la incineración no se suele comunicar a los clientes, por lo que las afirmaciones medioambientales que se hacen sobre los envases compostables pueden ser engañosas», afirma la autora, Danielle Purkiss.

Malos resultados

Cabe señalar que este estudio se realizó en Reino Unido, pero que los autores consideran que sus conclusiones son extrapolables a otros países puesto que “las prácticas de compostaje doméstico se ven afectadas en gran medida por las variaciones del clima, así como por los métodos utilizados. Por lo tanto, es muy posible que el rendimiento de los envases compostables en el compostaje doméstico se vea afectado de forma similar”, explica a esta redacción la autora del informe.

El estudio se elaboró a través de una encuesta sobre la opinión que tienen las personas sobre los plásticos compostables, los residuos de alimentos y cómo se comportan con ellos. Además, algunos encuestados participaron en un experimento de compostaje casero donde se les pidió que buscaran rastros de los artículos de plástico compostable. Los investigadores recogieron los datos durante un periodo de 24 meses.

Las conclusiones, publicadas en el informe 'The Big Compost Experiment', también recogen las opiniones de la industria, la política y las organizaciones del tercer sector, con el fin de tener una visión completa sobre los «problemas sistémicos en la fabricación, el uso y la eliminación de los envases de plástico compostable», explica Purkiss.

Aunque en términos generales puede decirse que las personas tienen una buena predisposición a tomar decisiones sostenibles comprando plásticos compostables, hay cierta confusión sobre el etiquetado y la identificación de estos plásticos. De una muestra aleatoria de 50 imágenes de diversos productos, los investigadores descubrieron que el 46% no mostraba un etiquetado identificable de certificación o normas de compostaje doméstico y el 14% mostraba una certificación de compostaje industrial.

Falta de formación y comunicación

“Esto demuestra que actualmente hay una falta de etiquetado y comunicación clara para garantizar que el público pueda identificar qué es un envase compostable industrial o doméstico, y cómo eliminarlo correctamente”, señala la autora de la investigación.

Tal y como explica Danielle Purkiss a esta redacción, “los mensajes de marketing en torno a los envases compostables y biodegradables no están regulados en su mayoría, lo que provoca confusión sobre cómo identificar los diferentes materiales y cómo eliminarlos correctamente”.

Durante la realización del estudio, se pidió a los participantes que sólo probaran los envases que mostraban una determinada información, “se comprobó que había un gran número de envases tenían sello de "compostable industrial" o ninguna certificación o norma reconocible”.

Los envases que debían ser probados son aquellos con etiquetas "compostable", "biodegradable en casa, "compostable en casa”, "apto para el compostaje doméstico”, marca de certificación TUV OK Compost 'Home' y /o marca de certificación Din Certco 'Home Compostable'.

Además, el 60% del plástico certificado como compostable en casa no se desintegra completamente en los cubos de compostaje domésticos. Los autores del estudio achacan este dato en parte a las condiciones de compostaje doméstico del Reino Unido, pero denuncian que, al final, esto provoca “que se genera contaminación por plástico”. “Incluso los envases que han sido certificados como compostables en casa no se descomponen eficazmente”, subrayan.

Cómo reciclar en casa

Preguntados sobre cómo llevaban a cabo esta labor de reciclaje del compost, los participantes indicaron que utilizan su compost en sus jardines de flores y verduras. Como los resultados del experimento muestran que el compost contiene plástico que no se ha desintegrado totalmente, el plástico acaba inevitablemente en la tierra de los ciudadanos del Reino Unido.

En cualquier caso, este experimento también ha servido para demostrar que los cubos de compostaje, incluso los domésticos, son una fuente de biodiversidad, ya que las fotos enviadas por los participantes mostraban 14 categorías diferentes de organismos, como hongos, ácaros y gusanos.

No obstante, para los investigadores las conclusiones del estudio ponen en duda que los plásticos compostables sean una solución al problema de la contaminación por plásticos.

Aunque consideran que este material puede resultar útil para determinados productos, consideran que se deberían evitar para otros como las bolsas de té, las etiquetas de fruta, los envases de comida para llevar y ciertos productos de higiene. «Estos productos suelen acabar en el vertedero», explica Purkiss. En estos casos, los investigadores concluyen que la mejor solución es enviar los plásticos compostables a instalaciones de compostaje industrial, donde las condiciones de compostaje están reguladas.

«Hemos demostrado que el compostaje doméstico, al no estar controlado, es en gran medida ineficaz y no es un buen método de eliminación de los envases compostables», concluye la investigadora, quien asegura que «sólo un sistema de producción, recogida y reprocesamiento de un material puede ser sostenible», concluyó Purkiss.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios